EL DESAFÍO DEL DRAGÓN

 

 

 

 

El desafío del Dragón.pdf
Documento Adobe Acrobat [2.3 MB]

EL DESAFÍO DEL DRAGÓN

 

 

C A P Í T U L O  P R I M E R O
L A  A T L Á N T I D A
“He llegado a la conclusión de que la Atlántida era
la cuna de nuestra civilización”.
(Homero)

 

 

 

Daniel era un joven inquieto y curioso. Su afán por conocer y

saber más de la vida le había convertido en una persona sabia
a pesar de su juventud.
Devoraba con deleite libros y libros de historia, su gran pasión,
deseando descubrir los secretos de la vida, las claves del pasado.
Acababa de terminar la universidad y se había licenciado

en Historia, pero pocos compañeros suyos compartían

la vocación del conocimiento,
pocos se tomaban sus estudios con intención de
comprender el por qué de las cosas, la razón de la vida. Él sí, y su
gran capacidad mental le había compensado con muy buenas notas.
Su sueño, una vez finalizada la universidad, era viajar a países lejanos ricos en historia antigua. Cuánto daría por recorrer el tranquilo Mediterráneo surcando sus aguas y, como en un crucero, visitar Marruecos, Egipto, Grecia, Italia… Sobre todo Italia, un país que ejercía una gran atracción sobre él.
Porque él vivía en el Atlántico, ese mar de aguas profundas que
rodea sus Islas Canarias. Y como buen isleño adoraba el mar y se
sentía feliz en sus costas, bien pescando bien bañándose

en las playas.
Pronto llegaría el momento en el que soltaría amarras para embarcarse en el gran viaje de su vida. Muy pronto.
Mientras, aprovechaba su tiempo libre en leer y, con su imaginación,
viajar a lejanos países. También el tiempo que no dedicaba a la
lectura lo empleaba en ir al campo. Como buen amante de la naturaleza que era el campo, al igual que el mar, le daba muy buena inspiración, muy buenas vibraciones.
Sus escapadas las hacía sobre todo los domingos. Cogía su coche,
viejo pero gran compañero de aventuras, y juntos iban en dirección
a la cumbre de su isla.
Entre los muchos parajes que le llamaban poderosamente la atención había encontrado el que más le relajaba, un lugar emblemático en el que se refugiaba, el Roque Nublo. Este monolito natural que emerge en medio de la isla de Gran Canaria le daba la paz y la serenidad que tanto necesitaba. Por eso acudía allí tantas veces como podía.
Ese domingo de agosto llenó su mochila, se despidió de sus padres
y salió apresuradamente de su casa. Subió al coche y tomó
rumbo al Nublo.
Por el camino meditó sobre sí mismo y su futuro incierto. Debía
buscar un trabajo porque eso era lo que se esperaba de él, al menos
hasta que aprobara alguna oposición. De esa manera podría permitirse viajar de vez en cuando.
Tras la caminata del último tramo, que inevitablemente debía hacerse andando, llegó algo cansado. Se sentó. Su mirada se perdió en el horizonte. Estaba en lo más alto de su isla y veía el mar y la isla
vecina.
El día estaba soleado y el cielo completamente despejado. Ni una
sola nube. Empezaba a sentirse muy relajado, tan relajado como solo en el lugar porque había llegado temprano y nadie había llegado antes que él.
Se centró en sus pensamientos. Era un joven solitario, no tenía
amigos con quienes compartir aficiones e inquietudes. Siempre fue
muy tímido y reservado en exceso, y su adaptación al entorno le
había costado bastante porque tenía la sensación de que las personas que conocía no tenían sus mismas aspiraciones. Se sentía un bicho raro.
Su vida no era tan divertida como la de otros chicos de su edad
puesto que su gran diversión consistía en leer todos los libros que
caían en sus manos. Claro, no era de extrañar que no tuviera novia,
nunca la había tenido, ¿quién iba a compartir su vida con alguien tan
raro como él? Si realmente existían las almas gemelas su pareja debía ser inconformista y con inquietudes intelectuales, no le cabía la menor duda.
Muchos pensamientos pasaban por su mente, muchas dudas y
preguntas por contestar, sobre quién era él y cuál su misión en el
mundo. Conocía sus limitaciones, sus miedos y angustias, y lo que
más le preocupaba era el juicio que los demás pudieran hacer sobre
él. Le importaba mucho lo que los demás opinaban sobre sus ideas
hasta el punto que procuraba callarlas, guardarlas para él. Un terror
irracional le bloqueaba al hablar y expresar. El por qué él lo desconocía.
En ese instante miró al cielo por intuición y vio varios objetos
que volaban sobre su cabeza, y que no eran precisamente aviones.
Cuando quiso reaccionar ya era tarde, los objetos habían desaparecido en un solo segundo.
Se quedó bloqueado. Ovnis, pensó, es frecuente verlos por aquí.
Metió su mano en el bolsillo del pantalón y palpó el cuarzo
blanco que allí llevaba. Lo había encontrado cuatro años atrás en el
mismo Nublo y, desde que lo tenía consigo, se sentía más protegido
y hasta más feliz. No sabía quién lo habría perdido ni por qué fue él
quien lo encontró, pero lo que sí sabía era que, a partir de ese momento, hubo un antes y un después en su vida, algo se abrió en su mente y en su espíritu que le incitó a buscar en su interior.
Inmerso en sus pensamientos ni siquiera se dio cuenta de que ya
no estaba solo. Sentía que alguien le observaba por lo que miró a su
derecha. Ante él se encontraba un hombre de mediana edad, de pelo
rubio y ojos de color azul muy claro. Este hombre, alto y de buena
presencia, le observaba con una sonrisa en su rostro. ¿Quién era y
por qué le miraba así?
Apartó la mirada entre tímido y turbado y simuló mirar el horizonte.
Transcurrieron unos segundos que le parecieron incómodos
y eternos.
- ¡Hola! –le dijo el desconocido mientras se dirigía hacia él.
Daniel se levantó, se sacudió el pantalón y se atusó el pelo. El
hombre ya se encontraba a su lado.
- ¡Hola! –tardó en responder.
- Me llamo Jonay.
- Daniel –contestó tímidamente y en baja voz mientras se estrechaban
la mano.
Sintió el calor y la fuerza que le transmitía el desconocido.
- Bonito paisaje –dijo Jonay observando a su alrededor.
Los dos se sentaron sin mediar palabras y casi al mismo tiempo.
No se conocían pero tampoco se incomodaban, y esto sí era extraño
porque Daniel se había vuelto muy desconfiado con el paso del
tiempo.
Tras una infancia y adolescencia más bien tristes, las personas en
las que había confiado le habían fallado y no acababa de encontrar
otras en las que confiar. Por eso no era fácil para él hablar con desconocidos.
Jonay rompió el silencio.
- Este lugar está lleno de historias increíbles.
- ¿A qué te refieres? –Se atrevió a mirarlo con curiosidad.
Observó que sus ojos parecían transmitir secretos escondidos y
misterios por desvelar.
- A que nos encontramos en la antigua Atlántida, ¿te parece
poco? Y lo más curioso de todo es que justo desde aquí partieron
las grandes injusticias que desde hace muchísimo tiempo mantienen al ser humano esclavo y oprimido, impidiéndole evolucionar.
Daniel respiró profundamente sin tiempo para pensar en lo que
realmente estaba sucediendo. Se sentía algo nervioso por encontrar
a una persona a la que le inquietaban las injusticias. ¿Qué querría de
él?
Mientras se debatía en sus dudas se acomodó y, un poco impaciente, le animó a que hablara. La curiosidad le desbordaba.
- ¿Realmente crees en la existencia de la Atlántida?
- Hace más de doce mil años, y antes de nuestra actual civilización,
existía otra que era poseedora de avanzados conocimientos
científicos y técnicos, pero esa antigua civilización desapareció a
causa de un cataclismo que la sepultó.
“¿Has oído hablar del diluvio? Este acontecimiento fue el suceso
que marcó la frontera entre esta antigua civilización hoy casi desconocida y las primeras culturas que conocemos, y el diluvio fue provocado por el hundimiento en el Atlántico de este continente.
Aunque estudió historia Daniel nunca había oído hablar del tema
en su universidad donde comenzaban en un período más reciente,
como si antes no hubiera existido nada, o a lo sumo seres prehistóricos y cavernícolas.
Pero él estaba muy interesado en este misterioso continente y visitar la biblioteca le había aportado algo de información, no mucha.
Sobre todo recordaba a Platón y lo que el filósofo griego había contado sobre la Atlántida. Realmente le había impresionado y también le había hecho soñar.
- Platón contaba –dijo Daniel- que en el tiempo anterior al diluvio
era posible atravesar el Océano Atlántico porque la gran isla que se
encontraba en este lugar servía de paso hacia otras islas desde las
cuales se podía llegar hasta el otro continente.
- Y Platón también decía que la última generación de atlantes fue
gobernada por Atlas, soberano que dio nombre al continente entero,
a su montaña más alta y al océano que la rodeaba, ¿sabes que “atl”
significa agua?
- No. ¿Sabes que le pasó a la Atlántida?
- Desapareció al hundirse en el océano, pero no se hundió del
todo ya que quedaron sobre el nivel del mar las cumbres más altas
que se convirtieron en islas como Azores, Madeira y Canarias, de tal
manera que se puede afirmar que estos archipiélagos son los restos
de aquél país poderoso y los antiguos testigos de la gloria de un pueblo que cultivó las artes y las ciencias. Los aborígenes canarios o guanches son sus descendientes.
El pueblo guanche, pensaba Daniel, disponía de un alfabeto compuesto por veinte letras y un exacto calendario. Tenían reyes, sacerdotes y embalsamaban ceremoniosamente a sus muertos.
- Después de desaparecida la Atlántida –dijo Jonay- los guanches
fueron visitados en numerosas ocasiones por un pueblo navegante
y guerrero que consideraba a las Islas Canarias como su territorio.
“Aunque fueron denominados de muchas maneras diferentes, se
les identifica más con el nombre griego de fenicios. Pero tuvieran
un nombre u otro siempre les delataba su gran flota naval, bien equipada, y su perfecto conocimiento del mundo entero pues lo habían navegado como marinos y comerciantes natos que eran. Pues bien, los fenicios consideran que las Islas Canarias eran los restos de su antigua patria porque también ellos eran atlantes.
“Aunque quedó poca constancia de su visita a Canarias porque
quienes les vieron o fueron asesinados o llevados como esclavos,
porque ellos hacían un misterio político de las tierras que frecuentaban en el Océano Atlántico, un mar que navegaban con asiduidad desde hacía mucho tiempo pero del que decían que era innavegable para que nadie más se adentrara en él.
- Es cierto –dijo Daniel-. Antiguamente se afirmaba que en el
Estrecho de Gibraltar se acababa el mundo conocido. En cuanto a
los guanches, éstos conservaron el recuerdo de lo que antaño sus
antepasados les habían contado acerca de un diluvio, recuerdo que
compartieron con los primeros conquistadores oficiales que llegaron a las islas.
“Ellos insistieron en ser los supervivientes del gran cataclismo
manifestándoles su sorpresa por verles porque pensaban que el desastre había acabado con todos los seres humanos menos con ellos.
Estaban convencidos de que sus antepasados habían vivido en un
país inmenso con grandes ciudades, fértiles llanuras y caudalosos
ríos.
Daniel recordó que los últimos monarcas guanches, junto con su
pueblo, habían sido asesinados por los conquistadores españoles llegados a las islas. ¿No sería porque sabían demasiado?
- ¿No te resulta extraño –preguntó a Jonay- que primero griegos
y romanos ensalcen hasta el infinito las maravillas de estas mágicas
islas y la felicidad de sus habitantes y que, poco después, estos felices habitantes de las Islas Afortunadas sean asesinados?
- De hecho fueron los mismos conquistadores quienes se encargaron de destruir las pruebas del pasado atlante de las islas, y había muchísimos testimonios como pruebas arqueológicas, por ejemplo.
Pero demostraron no tener ningún interés, ni ellos ni los cronistas,
por contar la verdad, más bien al contrario.
- Por eso todo parece tan fantástico que cuesta creerlo, porque
nos han ocultado la verdad. Y lo cierto es que resulta fascinante pensar que este mismo lugar en donde nos encontramos ahora estuvo, en el pasado, habitado por atlantes.
Estaba claro que le apasionaba la historia y cuanto más leía, más
quería saber y más anhelaba visitar esos lugares en donde, hacía miles de años, los seres humanos se hallaban organizados, tenían ciudades, cultivaban la tierra, pescaban y practicaban cultos religiosos.
Pero sospechaba que en el pasado más remoto había existido una
civilización más brillante y próspera que las conocidas después. Además, el hecho de que los museos conserven objetos e instrumentos muy avanzados para la época de la que datan, sin que la historia explique nada al respecto, es sospechoso.
Las mismas pirámides egipcias demostraban que sus constructores
habían utilizado una tecnología muy avanzada incluso para la
época actual. Esto podía dar sentido a la historia de la Atlántida y
de sus avanzados conocimientos científicos y técnicos.
- Si miras a las Islas Canarias desde el aire, desde arriba –dijo
Jonay-, verás que las islas son puntas de montañas que se elevan
bruscamente del fondo de las aguas. Y las distintas exploraciones
submarinas llevadas a cabo en sus aguas demuestran que decenas de kilómetros de antigua costa se encuentran en la actualidad bajo el mar.

“Incluso han descubierto, a cierta profundidad, restos de edificaciones, pirámides, columnas y calles de piedra, entre otras construcciones hechas por el ser humano. Muchos restos fueron
descubiertos también en las costas del otro lado del Océano Atlántico.
- Aquí circula la teoría oficial de muchos geólogos que afirman
que estas islas fueron creadas por la acción sucesiva de los volcanes.
- Pero esta teoría no se sostiene porque se encuentra en su suelo
capas de tierra pura y arcilla compacta y fina arena cuarzosa sin que
nada indique que estas materias hayan sido alteradas por el fuego o
que se trate de lava descompuesta. Además, las diversas sustancias
que se encuentran en capas profundas demuestran también que los
volcanes no existieron sino después de una cierta época.
Era apasionante escuchar a Jonay hablar con tanta seguridad del
pasado. Parecía que lo sabía todo, y empezaba a admirarlo aunque
seguía siendo un desconocido para él.
Su aspecto físico era agradable. Le calculaba unos cuarenta años
y en su cara se reflejaba la experiencia de la vida y las arrugas que el sol había perfilado en un rostro que era sereno. Con su mirada limpia y transparente transmitía paz. Y debía tener dinero porque iba vestido con elegancia, con un atuendo apropiado al lugar pero con tejido de buena calidad.
Daniel miró su propia ropa. Había diferencia porque él vestía
unos vaqueros demasiado usados pero muy cómodos y entrañables, una camiseta blanca con la publicidad de un restaurante de su barrio, y una chamarra con cremallera que ya empezaba a demostrar haber sido lavada en exceso.
Claro, pensó, con dinero se puede recorrer el mundo tantas veces
como uno quiera. Pero él siempre había sido un pobre estudiante y
aún vivía de sus padres, y eso le limitaba mucho. Su situación económica ni siquiera le permitía realizar esos viajes de placer que tantas personas disfrutan en sus vacaciones. Ya llegaría el momento.
- ¿De dónde eres? –se atrevió a preguntarle.
- De esta isla, aunque he estado algún tiempo fuera. Echaba de
menos el Nublo y, tan pronto como he podido, he venido a visitarlo.
¿Sabes que el Nublo funciona a modo de antena captando las energías cósmicas y las telúricas?
- Siempre he pensado que este lugar es especialmente mágico.
¿Has viajado mucho? –preguntó con curiosidad mal disimulada.
- He dado la vuelta al mundo en varias ocasiones.
- Pero no tienes el aspecto del típico aventurero.
- Se puede viajar de muchas maneras y por muchos motivos. Yo
he viajado más por cuestiones profesionales que por vacaciones.
Se dieron un respiro. Daniel aprovechó el descanso para beber
agua, quitarse la chamarra y así refrescarse un poco porque empezaba a hacer calor.
- ¿Quieres? –le ofreció a Jonay su botella de agua.
Los dos bebieron.
Daniel se levantó y estiró observando el paisaje. Su mente se encontraba en ebullición recordando lo que su acompañante le había contado. Pensó en el diluvio.
- El diluvio debió ser terrible pero los que vivían en las cumbres
pudieron sobrevivir.
- Efectivamente muchos sobrevivieron pero las grandes ciudades
no se encontraban en las cumbres de las montañas sino en las costas, y fueron tragadas por el mar.
Sentándose de nuevo a su lado le animó:
- ¿Sabes qué sucedió después del cataclismo?
- Verás, antes de su hundimiento la Atlántida era un gran imperio
con colonias en algunos lugares como México, India y Egipto. Pues
bien, tras el cataclismo, los supervivientes se dispersaron por toda
la Tierra pero especialmente en dirección a los lugares donde otros
atlantes se hallaban instalados, produciéndose las grandes migraciones de la época.
- Esto explica por qué apareció por esa época y de forma masiva
un nuevo tipo de hombre incomparablemente superior a sus contemporáneos física y culturalmente.
- Y algo que es muy curioso –añadió Jonay-, su aspecto físico era
parecido al del europeo-nórdico actual. Y estas eran precisamente
las características físicas de los atlantes y de sus descendientes los
fenicios, los guanches y los bereberes.
“Los bereberes eran atlantes que vivían en el norte de África
antes del desastre, cuando lo que hoy es el desierto del Sáhara era
aún un vergel. Cuando la Atlántida desapareció estos supervivientes, que recordaban su pasado reciente, llamaron Atlas a las montañas más altas de la que iba a ser su definitiva patria. Y no sólo eso sino que, durante mucho tiempo, permanecieron aislados transmitiendo, al igual que los guanches, historias sobre el continente hundido.
- De hecho la lengua guanche y la bereber tienen una raíz común.
- A esta lengua se la llamó indoeuropea -le aclaró Jonay-, y de ella
no sólo procede el guanche y el bereber sino también el sánscrito,
el iranio, el germano, el celta o el latín. De hecho la sabiduría ancestral de India está contenida en libros escritos en sánscrito.
“Porque los supervivientes atlantes no sólo llevaban consigo una
lengua sino muchos conocimientos técnicos y científicos que son
los que impulsaron la gran revolución de lo que se llamó neolítico.
¿Has oído hablar de Mohenjo Daro y Harappa?
Daniel titubeó. Jonay continuó:
- Fueron ciudades muy prósperas y al mismo tiempo muy antiguas.
Situadas en el noroeste de India estas ciudades existían hace
más de doce mil años. Lo que las caracterizaba eran sus casas de varios pisos con canalizaciones de agua, con sanitarios y cloacas.
- ¿Cómo es posible que existieran edificios hace tanto tiempo?
- Las técnicas de edificación atlante lo permitían. Pues bien,
cuando la Atlántida se hundió muchos supervivientes se instalaron
allí y cuando analizaron sus esqueletos se descubrió que sus habitantes pertenecían a una raza distinta a la autóctona, de más estatura y próximos al tipo europeo. De hecho, fue justo por esa diferencia física por lo que fueron llamados “arios”, que significa “extranjeros”.
“Fueron estos “extranjeros”, yo los llamo fenicios, los que portaron
consigo el legado atlante, los profundos conocimientos que
poseían sobre diversas ciencias y que habían sobrevivido al desastre.
Esos conocimientos fueron recogidos en unos libros que estaban
escritos en sánscrito y que no sólo debían ser traducidos sino también descifrados, pero sólo por los iniciados que poseyeran la clave oculta.
- ¿De qué conocimientos estamos hablando? –preguntó con curiosidad.
- Por ejemplo, hablamos de fórmulas que aún no se han podido
descifrar o de aleaciones que fueron usadas en tiempos remotos,
cuyas propiedades son desconocidas para nosotros, incluyendo las
minas donde se encuentran estos minerales y hasta sus modos de
extracción.
“En el terreno astronómico, en estos libros se encuentran definiciones asombrosamente precisas sobre los movimientos de la Tierra y de los planetas, leyes cósmicas universales o la previsión de los eclipses. También encontramos especulaciones sobre la naturaleza del espacio y el tiempo, relaciones entre la materia y el pensamiento o la extensión y longitud de los diversos continentes; ciencias médicas como la cirugía y los injertos, ciencias químicas como la farmacología, investigaciones sobre la estructura de los átomos, metalurgia, ciencias musicales, militares o mágicas.
- Asombroso.
- Pero no sólo India, Egipto también conoció la astronomía científica
atlante y las pirámides son una prueba de los conocimientos
que poseían sus constructores ya que fueron erigidas siguiendo unos complejos patrones matemáticos y astrológicos. Esto sucedió en pleno apogeo atlante, cuando Egipto era gobernado por una realeza cuyas características físicas se relacionan con la Atlántida.
“Los griegos lo sabían muy bien y tanto ellos como otros pueblos
de la antigüedad afirmaron que los primeros egipcios eran de la
misma raza que los europeos de la época. De hecho, sus momias
nos desvelan que eran altos y de piel blanca pero, al igual que los
bereberes, bronceada y oscura por la acción del sol.
- No sólo las pirámides, toda la cultura del antiguo Egipto es apasionante.
- Sus construcciones encierran grandes conocimientos matemáticos
y astronómicos y son muy parecidas a las que se encuentran
en América. Esto es debido a que los atlantes dejaron también en
América sus impresionantes obras y grandes conocimientos, antes
de la destrucción de la Atlántida.
“Justo en esos mismos lugares, pero miles de años después, vivieron los incas, mayas y aztecas. Los mayas destacaban por sus
grandes conocimientos sobre el movimiento de los astros. Por su
parte los incas, que habían habitado el sudoeste de Perú haciendo
de la cordillera de los Andes su hogar, se encontraban en un hogar
que previamente había pertenecido a una cultura que había dejado
tras sí monolitos altos como edificios de seis pisos, pirámides y túneles subterráneos kilométricos, entre otras construcciones.
“Cuando los incas levantaron Cuzco, la capital de su imperio,
hacía ya miles de años que las técnicas de edificación de los atlantes se habían perdido, sin embargo ellos dispusieron de otros grandes conocimientos que les legó esta ancestral cultura sobre física, matemáticas, escritura, medicina o arte. Y hasta se puede afirmar que muchos de esos conocimientos científicos eran superiores a los actuales.
- Nuestra actual civilización –añadió Daniel- no fue capaz de calcular
correctamente la latitud para la navegación hasta hace un par
de siglos y, sin embargo, eso no significa que este dato no se cono-
ciera con anterioridad. Sabemos que pueblos de la antigüedad como
egipcios, sumerios y griegos conocían a la perfección ciertos instrumentos ópticos y observaban las estrellas con lentes mucho antes que Galileo.
Algo que apasionaba especialmente a Daniel era la astronomía.
Como buen autodidacta que era, con el transcurrir de los años y a
base de muchos libros leídos, había llegado a adquirir tal conocimiento que siempre sabía, en cada momento, qué estrellas o planetas se encontraban sobre su cabeza.
- El hecho de que lugares tan alejados geográficamente coincidan
de forma sorprendente en su conocimiento sobre astronomía sólo
puede explicarse si en algún momento del pasado hubo algún tipo
de contacto de tipo cultural –reflexionó Daniel.
- Los pueblos de la antigüedad sabían que las ciencias que ellos
conocían no provenía de ellos, y hasta en sus narraciones mencionan a unos “extranjeros” que las traían de lejanas tierras. Se puede afirmar, y es opinión compartida, que los conocimientos sobre astronomía y otras ciencias que tenían los sumerios, egipcios o mayas habían pertenecido a un solo cuerpo que había sido esparcido por diversos lugares.
“Las historias narradas por griegos y romanos tampoco procedían
de ellos mismos sino que fueron tomadas de Egipto, país por
el que sentían una gran admiración. Y fue justo en Egipto donde
fueron formados los iniciados que luego contaron, a través de sus
escritos, las maravillas de la raza que construyó las pirámides. Muchos escritores e historiadores como Herodoto, Plinio el Viejo, Estrabón o Platón y sus discípulos, fueron iniciados en los misterios
atlantes en sus templos.
- ¿Por qué en los templos?
- Verás, la ciencia atlante fue ocultada en los templos y rodeada
de un carácter mágico-religioso como si esos conocimientos procedieran de entes sobrenaturales. Digamos que, a partir de aquí, surgió la religión tal y como la conocemos.
“También nació el sacerdocio puesto que a ese conocimiento
sólo tenía acceso un grupo selecto de elegidos que habían sido formados desde su niñez para la función que iban a desempeñar. Estos sacerdotes debían comprometerse, bajo juramento, a no desvelar sus secretos al resto de las personas.
- Pero si dices que muchos escritores transmitieron información
sobre Egipto, ¿cómo es que les estaba prohibido? El mismo Platón
escribió sobre la Atlántida, como ya sabes.
- Pero la información más importante no ha llegado hasta nosotros
y sí una información manipulada. No es casualidad que los escritos
relacionados con la Atlántida y Egipto, los asuntos más
relevantes, hayan sido mutilados justo donde hablaban de estos
temas. “Es una realidad que sólo circulaban entre ellos y que una
grave amenaza pesaba sobre el que comunicara al pueblo la ciencia
secreta. De hecho muchos pagaron con sus vidas por hablar más de
lo permitido.
“A pesar de todo no consiguieron evitar que llegaran hasta nosotros
las afirmaciones de algunos escritores e historiadores de gran
prestigio que nos contaron historias sobre la Atlántida, las Islas Canarias como restos de la Atlántida, sobre el rey Atlas y sus avanzados conocimientos sobre astronomía, o historias sobre el diluvio.
“También, gracias a ellos, podemos saber que los primeros egipcios
eran extraños que en tiempos remotos se asentaron a orillas del
Nilo llevando consigo la civilización de su país de origen, el arte de
escribir, un lenguaje refinado y otras ciencias.
- Es apasionante esta historia pero hay algo que no entiendo,
Jonay, ¿por qué se hundió la Atlántida?
- Todo lo provocó una guerra, una lucha entre dos bandos enemigos
y la sublevación del pueblo. Pero para que comprendas bien
esta parte de la historia antes tengo que hablarte de los dioses, los
auténticos responsables de esta catástrofe.
“Según los libros religiosos de distintas culturas fue el dios principal el causante del diluvio. Pues bien, este dios no quería que los seres humanos evolucionaran y por eso los mantenía alejados del conocimiento, pero por aquella época surgieron maestros que quisieron revelar al pueblo ciertos secretos que les abría la mente hacia su evolución. Como consecuencia de ello los atlantes se rebelaron contra sus jefes y destruyeron estatuas de los dioses y diversos templos.
- Yo pensaba –dijo Daniel tímidamente- que los dioses formaban
parte de la mitología y no de la historia.
- Lamentablemente existieron de verdad pero lo que es peor, continúan existiendo. Según los textos religiosos estos dioses llegaron a la Tierra en un momento determinado del pasado y se encargaron de organizar nuestro planeta a su antojo y conveniencia, utilizando a los seres humanos como esclavos y mano de obra para conseguir sus objetivos.
“Los sumerios los llamaban “anunakis”, es decir, “visitantes de
las estrellas”, y en sus escritos relatan sus peripecias, las luchas de
poder entre ellos y cómo se repartieron el planeta para gobernarlo
según sus propios y egoístas criterios.
- ¿Quieres decir que los dioses eran extraterrestres? –Daniel escuchó con atención.
- Eso es lo que dicen todas las antiguas tradiciones, que llegaron
a nuestro planeta hace muchísimo tiempo, que eran muy poderosos,
que existían muchas rivalidades entre ellos y que tenían la capacidad de volar en naves espaciales porque disponían de elevados conocimientos técnicos.
“Pero también tengo que añadir que estos dioses tuvieron cuerpo
hace muchísimo tiempo pero ahora no existen físicamente y sí en el
plano espiritual, es decir, una vez murieron físicamente, empezaron
a gobernarnos desde el plano espiritual a través de sus sacerdotes a
los que instruyen para tal fin. Los sacerdotes, tras el cataclismo, pasaron a ser los títeres de estos dioses y los intermediarios de los mismos a través de los cuales ellos siguieron dominando el plano
material.
“Los dioses pasaron a convertirse en espíritus demoníacos y siguieron esclavizando a los humanos exigiéndoles constantes sacrificios ya que sólo se pueden manifestar si se les ofrece sangre,
humana o animal.
“Nunca permitieron que los humanos abrieran los ojos y dejaran
de ser sus esclavos, pero cuando las cosas se les fueron de las manos decidieron destruirlo todo para así borrar las huellas del pasado y sumir a todos en las tinieblas de la ignorancia.
“Tras la destrucción de la Atlántida consiguieron su objetivo de
alejar, nuevamente, el conocimiento de manos del pueblo. Piensa
que, tras el desastre y mientras los seres humanos comenzaban de
cero, un grupo reducido de fenicios- sacerdotes acapararon los conocimientos, lo cual les ofrecía el poder absoluto.
“A partir de aquí estos sacerdotes contaron al pueblo lo que les
interesó para mantenerlo sumiso ante los dioses e hicieron y deshicieron, en base a este “poder divino”, lo que les dio la gana.
Daniel meditaba sobre lo que estaba escuchando. Transcurrieron
varios minutos en silencio y Jonay continuó:
- Hasta ahora te he contado por qué destruyeron la Atlántida
pero no cómo. Y sé que te va a sorprender lo que te voy a contar –
miró a Daniel a los ojos-. Sé que parece ciencia ficción pero, créeme,
la realidad supera con creces a la ficción. Verás, entre los conocimientos atlantes figuraba la física nuclear.
“Una prueba de que conocían y utilizaban bombas atómicas la
encontramos en Mohenjo Daro. Los restos humanos allí encontrados demuestran que sus habitantes murieron por el fuego. Hasta aquí todo normal, pero estos restos demuestran también que algo con gran contenido radiactivo fue la causa de la catástrofe que sumió en tinieblas a esta ciudad antaño próspera. Los esqueletos aún conservan esta radiación.
“En las obras clásicas hindúes, particularmente en el Mahabharata,
aparecen descripciones sorprendentes de esa guerra. En este
libro se puede leer que una bomba estalló y tuvo la capacidad de
matar a miles de personas. Su estallido se caracterizó por la proyección de nubes letales sufriendo los supervivientes tremendas quemaduras y contaminándose también los alimentos.
“Aunque Mohenjo Daro y Harappa desparecieron de la faz de la
Tierra como Sodoma y Gomorra, este acontecimiento fue posterior
al hundimiento de la Atlántida. El gran desastre se produjo en el
Océano Atlántico y esto quedó de manifiesto cuando analizaron la
radiación atmosférica de la Tierra y comprobaron que, hace unos
doce mil años, hubo un aumento súbito del nivel de radiactividad.
Y no existe ninguna catástrofe natural capaz de generar estos altos
niveles.
- Utilizaron la bomba atómica, es increíble –dijo Daniel.
- De esta manera pretendían borrar las huellas del pasado, pero
el pasado está ahí y se puede acceder a él de muchas maneras. Hay
innumerables pruebas arqueológicas que demuestran incluso que la
Atlántida existió en un período muy reciente de la historia de la humanidad, encontrándose pruebas muy anteriores a este período, y
estamos hablando de millones de años.
- ¿De qué pruebas me hablas?
- Por ejemplo de cientos de miles de piedras grabadas que llevan
desenterrándose desde hace décadas en Perú. Estas piedras tienen
una gran antigüedad y muchos lugareños han dedicado buena parte
de su tiempo a desenterrarlas. Gran cantidad de ellas fueron encontradas en Ica, por eso fueron denominadas “las piedras de Ica”.
Daniel asintió con la cabeza ya que tenía conocimiento del tema.
Había leído que en el desierto de Ica se encontraba un depósito o
yacimiento con más de un millón de piedras grabadas y que cientos
de miles circulaban por todo el mundo.
- Algunas tienen un peso superior a los doscientos kilos –dijo-.
¿De qué época son?
- Estas piedras contienen dibujos de personas que convivían con
los dinosaurios, y éstos desaparecieron hace más de sesenta millones de años. Si se ha podido conservar este testimonio es porque está grabado en piedra ya que ni siquiera los metales pueden soportar el paso de tanto tiempo sin descomponerse, pero las piedras sí.
“En ellas se dibujaron seres humanos matando a los dinosaurios
y utilizándolos en provecho propio, en cualquier caso, conviviendo
con ellos. Pero estas piedras también demuestran un conocimiento
profundo de la fauna, un conocimiento que sólo puede producirse
a base de haber coexistido con dichos animales.
“Además existen muchos testimonios de la convivencia del ser
humano con los dinosaurios ya que se han encontrado restos humanos junto a estos animales extinguidos hace millones de años.
“Pero no estamos hablando de una sociedad primitiva sino de
una civilización que se esforzó por dejar constancia de todas sus
ciencias. Los conocimientos de medicina que había alcanzado aquella civilización eran superiores a los de nuestros mejores cirujanos y especialistas ya que se practicaban los trasplantes de órganos, encontrándose el de cerebro entre ellos. También se practicaban cesáreas y todo tipo de operaciones complicadas.
“Aquella civilización dejó grabado el mapa terrestre de nuestro
planeta situando correctamente los continentes, incluida la Atlántida, y en donde Groenlandia y la Antártica aparecen desprovistas de sus hielos. Hoy en día es imposible marcar el relieve de estos lugares porque lo impide el hielo.
- Y sabes que para hacer el relieve de los continentes –añadió hábilmente Daniel –es necesario divisarlos desde arriba. Desde tierra es imposible.
- Aquella civilización dominaba la navegación aérea. En muchas
piedras aparecen dibujados extraños “pájaros” de apariencia mecánica, naves voladoras que podían elevarse sobre los continentes y abandonar incluso el planeta sin necesidad de esa potente carga de combustible que hoy exigen nuestros cohetes. También usaban telescopios y seguían muy de cerca la evolución de otros planetas.
“Pero lo que sucedió hace millones de años nos queda muy lejos,
lo más importante es saber qué pasó tras la destrucción de la Atlán-
tida hasta nuestros días.-Jonay reflexionó unos segundos, luego continuó.- He seguido la pista a los fenicios, los responsables de ocultar el legado atlante, y algún día escribiré esta historia, me hace mucha ilusión.
- ¿Por qué no me la cuentas? –le pidió Daniel.
- Es una historia muy larga.
- No tengo prisa –se apresuró a decir lleno de impaciencia-. Adelante.
Jonay decidió confiarle parte de sus descubrimientos. Comprobaba
que el joven tenía interés en saber y hacía tiempo que quería
contar con un discípulo, alguien que apreciara su inmensa labor de
investigación.
Él se sentía así, un maestro, y Daniel era la persona adecuada porque escuchaba con gran interés, comprendía y asimilaba. ¡Qué mayor satisfacción para él que poder transmitir sus conocimientos a los demás! Aunque sabía que no todo el mundo estaba preparado para entender la verdad, la cruda verdad.
Seguiría adelante. Ya que empezó acabaría su historia tal y como
él la concebía. Daniel sabría entenderla.

 

 

C A P Í T U L O  S E G U N D O
R E N A C I M I E N T O  E N  S U M E R
“Yahvé plantó un jardín en un lugar de Oriente llamado Edén

y colocó allí al hombre que había formado. (…)

Del Edén salía un río que regaba el jardíny se dividía en cuatro brazos. (…) El tercer río se llama Tigris y
fluye al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Éufrates”.
(Génesis)

 

 

Jonay no tenía prisa por comenzar su historia.
Daniel lo entendió y, como tenía hambre, sacó de la mochila una
jugosa manzana roja. Se la dio a Jonay y sacó otra para él. La devoraron con deleite cada uno absorto en sus propios pensamientos.
Seguían solos en el Nublo. Se levantaron y caminaron para estirarse
y de esta manera contemplar, desde otra perspectiva, el panorama.
Era un paisaje lleno de grandiosidad y belleza.
Jonay observaba al joven y escrutaba su mente. Él lo sabía pero
no se sentía cohibido. Le agradaba que alguien se interesara por él y
por su mundo interior porque, como era callado y poco dado a la
conversación espontánea nadie, ni siquiera sus padres, sabía nunca
lo que estaba pensando.
En el horizonte se observaba el mar y, al fondo, el impresionante
Teide y parte de la isla de Tenerife. Ambas islas, Gran Canaria y Tenerife, separadas por un mar que no existía en la antigüedad.
- El auténtico monte Atlas –dijo Jonay señalando al Teide-. Aunque
ya no tiene la misma altura que tenía originalmente porque el
nivel del mar subió tras el hundimiento y el mismo Teide vomitó
multitud de piedras y tierra. En su origen era más espectacular.
Estuvieron varios minutos observando el paisaje y después volvieron al lugar donde se encontraban charlando para continuar con la conversación.
Jonay, sabiendo la impaciencia del joven, comenzó su relato:
- Como te dije antes, el culpable de la destrucción de la Atlántida
y de la ocultación de su ciencia fue uno de los dioses, un dios que se caracteriza por cambiarse el nombre constantemente. Bajo el Imperio Griego se llamó Zeus pero en la Biblia aparece con el nombre de Yahvé. Según la Biblia, Yahvé fue el causante del diluvio, el que decidió destruir la humanidad porque, según él, la Tierra estaba llena de violencia por culpa del hombre.
“Y para ocultar la existencia de la Atlántida hizo creer al ser humano
no sólo que había sido él mismo el que había creado el universo,
la Tierra y todo cuanto hay en ella sino que este acontecimiento
lo fechó en un período muy reciente de la historia como si antes no
hubiera existido más que caos, la nada.
- Es verdad, en la Biblia se encuentran muchas contradicciones,
muchas afirmaciones que atentan contra la lógica. Que si Yahvé creó
el mundo en seis días, que si todos descendemos de Adán y Eva…
- Hablando de Adán y Eva –le interrumpió Jonay-. ¿Recuerdas
la historia que aparece en la Biblia sobre el Árbol de la Ciencia del
que nadie podía alimentarse y al que Eva se acercó siendo posteriormente castigada? El Árbol de la Ciencia representa los conocimientos atlantes, anteriores al diluvio, a los que Yahvé no quería que nadie se acercara.
- Lógico, porque el conocimiento es poder y los dioses se habrían
quedado sin siervos sumisos e ignorantes.
Estaba claro que Daniel había asimilado el mensaje.
- Tanto la historia del Árbol de la Ciencia –continuó Jonay- como
otras que recoge la Biblia no son nuevas, fueron copiadas total o
parcialmente de la historia de la Creación sumeria, que es mucho
más antigua en el tiempo y en donde, en lugar de Yahvé, es el dios
Enlil el causante del diluvio destinado a destruirlo todo, y el que se
hace pasar por el creador de todo cuanto existe.
“Zeus, Enlil y Yahvé son sólo algunos nombres del mismo jefe
de los dioses, dios que se caracteriza por dominar imperios, cambiándose en cada nuevo imperio de nombre pero contando siempre las mismas historias.
- Sólo la existencia de una fuente común que transmitió los mismos
conocimientos explica por qué tanto en la mitología egipcia
como sumeria, babilonia, griega o nórdica, incluso en la inca, maya
y azteca, se describen los mismos acontecimientos pero con distintos nombres y detalles.
- Existen muchísimas coincidencias –dijo Jonay-. Por ejemplo, el
nombre del “primer hombre” o Adán de los hindúes es Yama, en
iranio es Yima y para los nórdicos es Ymir. Y si Mannus es el primer
legislador e impulsor de la mitología germana, Manu es en India,
Manes en Egipto y Minos entre los cretenses. Y Manu significa Hijo
del Sol.
“Este dios figura siempre caracterizado con el símbolo del sol,
pero el sol no era adorado como un astro sino como un dios por
encima de los demás dioses. También le representa el disco solar, el
oro como mineral y la serpiente o dragón, que significa “gran serpiente”, como animal.
- La serpiente representa lo negativo, maléfico y pecaminoso pero
también se identifica como guardiana de los tesoros y conocimientos ocultos.
- No es casualidad que todos los grandes monarcas de todos los
imperios se hayan hecho adorar como Hijos del Sol. Tanto en Sumer
como en Babilonia y Egipto, entre los hititas o los persas, incas,
mayas y aztecas, todos los reyes se creían elegidos por el dios principal, por lo que también ejercían las labores de sumos sacerdotes de ese dios.
“Estos sumos sacerdotes mantenían fuego permanentemente en
sus templos como representación del dios, llegándose a suspender
el ejercicio de la justicia y de los asuntos administrativos si se apagaba el fuego del templo. Pensaban que, apagado el fuego, se rompía el nexo de comunicación con su dios, por lo que no era conveniente arriesgarse a realizar actividades de responsabilidad.
- También los guanches practicaban el culto al Sol –apuntó Daniel-
y una de las leyendas de este dios lo representa alimentándose
de una planta mágica que crece en la Isla de los Bienaventurados,
nombre con el que los antiguos relacionaban a Canarias como resto
de la Atlántida.
- La planta mágica hace referencia a los conocimientos atlantes,
al igual que el Árbol de la Ciencia. Pues bien, con el poder que le
aportaba esta ciencia el dios Sol, seguro de que nadie reconocería
sus huellas y con la ayuda de sus aliados los fenicios, se instaló en
Mesopotamia para, desde allí, comenzar su maquiavélica farsa,
dando paso a una nueva civilización por él organizada y guiada cuyo
objetivo iba a ser el dominio total del planeta. Por eso fechó el comienzodel mundo en la época en la que empezó esta farsa, unos
siete mil años atrás.
“Tras borrar las huellas del pasado guió a sus futuros monarcas,
títeres humanos, para la consecución de sus objetivos. Su primer
monarca en Mesopotamia, actual Irán e Irak, se llamó Adán y allí se
encontraba el Edén, que es una palabra sumeria, ya que fue justo en
Sumer donde comenzó todo.
“Pero en Mesopotamia ya vivían personas muchísimo tiempo
antes de que Yahvé, el dios serpiente, inspirara a sus monarcas, personas que vivían infinitamente mejor de lo que vivieron después
cuando Yahvé empezó a organizarles la vida.
- ¿Quieres decir que lo que se cuenta en la Biblia tiene su origen
en Sumer?
- Para ponerte un ejemplo de la relación del Antiguo Testamento
con la historia que se escribió en Sumer sólo debes leer la leyenda
sumeria llamada Ciclo de Ziusudra, en la que se basa la historia del
diluvio narrada en la Biblia.
“En ella se cuenta que el rey Ziusudra se pudo salvar del diluvio
al construir una nave en la que embarcó él con su familia y con ani-
males y plantas de todas las especies. El diluvio destrozó todo pero,
después de siete días y siete noches, cesó y el rey pudo salir de la
barca. Si analizamos las medidas del arca según la Biblia y según este relato podemos comprobar que ambos datos coinciden entre sí.
“Aunque pretendieron desvincularse de su pasado sumerio en la
Biblia aparece un gran número de oraciones, salmos, lamentaciones
e himnos que habían sido escritos por los sumerios.
“La historia de la Creación sumeria presenta los mismos temas y
refleja las mismas concepciones cosmológicas que el relato bíblico;
lo mismo sucede con la narración del Paraíso Terrenal, la historia
del pecado y el consiguiente castigo, el diluvio y muchos otros textos que también se encuentran literalmente de acuerdo. Tampoco faltan paralelos con los libros sapienciales como Proverbios, Eclesiastés o Sabiduría.
“Seguramente conocerás la historia del paciente Job. Esta historia,
recogida en la literatura sumeria con el nombre de El Justo Sufriente, se halla enteramente consagrada a exaltar la gracia y el poder de Enlil. La historia que cuenta es la de un noble y piadoso hombre abandonado por su dios y al que le caen toda clase de desdichas hasta que se reconcilia con él.
- Si conservamos estas historias –dijo Daniel- es porque están escritas en tablillas de arcilla, de otra manera no habrían llegado hasta nosotros.
- De hecho, la llegada de los dioses a Sumer se encuentra registrada
en unas tablillas encontradas en la ciudad de Nippur, sede de
Enlil. En estas tablillas se hace alusión a unos visitantes que llegaron a la zona, un grupo de dioses menores encabezados por Enlil.
“Las tablillas también mencionan una asamblea en la cual se reunieron los dioses para discutir dónde y cómo se habrían de instalar.
Según el texto, los habitantes de la zona donde iban a instalarse no
utilizaban ropa, lo que hace referencia a la historia de Adán y Eva y
su desnudez.
“Los reyes-sacerdotes transportaban consigo los conocimientos
atlantes, conocimientos que fueron atribuidos a Enlil, por lo que en
Sumer entró de lleno el sistema de pesas y medidas, las técnicas de
irrigación, la extracción de los minerales, la escritura, la rueda, el
torno de alfarero, la elaboración de la cerveza, las matemáticas, la
astronomía…
- Los sumerios conocían a la perfección los signos del zodíaco y
también dominaban los ritmos de algunas estrellas utilizando complejos cálculos matemáticos.
- Con la ciencia atlante en su poder Sumer vivió su máximo apogeo
sobre el tercer milenio, fecha en la cual ya poseía un gran imperio
bien organizado junto al río Éufrates.
“La población se encontraba distribuida en ciudades-estados y
cada una de ellas era gobernada por un dios determinado, de tal manera que todo el territorio se hallaba bajo el dominio de esos dioses y no había nada que se pudiera hacer sin su autorización. “También todas las ciudades tenían un zigurat de estilo parecido al de las pirámides egipcias, mayas y aztecas. El zigurat era considerado el santuario de Enlil y era el lugar donde se realizaban los constantes sacrificios animales y humanos gracias a los cuales Enlil se fortalecía al absorber la energía de las víctimas.
Daniel hizo una mueca de desagrado. Jonay continuó:
- El zigurat de Enlil se encontraba en Nippur y allí acudían los
reyes de su imperio a solicitar sus favores hasta el punto que todos
los grandes soberanos rivalizaban en honrarle y en ofrecerle sus sacrificios.
“Cualquiera que fuera la dinastía Enlil, el dios serpiente, era quien
elegía al rey ante la asamblea de los dioses, lo consagraba como su
vicario en la Tierra, dirigía las guerras, concertaba alianzas e inspiraba las leyes. Este poder lo justificaban explicando al pueblo que, después del diluvio, la monarquía había vuelto a descender a la Tierra.
“Poseyendo, pues, la realeza un carácter sagrado el rey era considerado el representante de Enlil ante el pueblo, el elegido del dios, del juez supremo. Y las leyes dictadas por él eran muy severas, de hecho el sistema social sumerio estaba basado exclusivamente en la servidumbre y en la explotación de los esclavos, en elevados tributos y en abusos del ejército. Por su parte las clases sociales se hallaban establecidas de tal manera que nadie podía salirse de ellas.
- Una auténtica dictadura –afirmó Daniel.
- Se trataba de un gobierno dictatorial y teocrático, es decir, estaba
presidido por unos reyes-sacerdotes que se ocupaban de que la religión, creada por ellos, y la política estuvieran siempre estrechamente unidas. Por eso el poder, tanto económico como religioso y político, estaba centralizado en torno al sacerdocio que acaparaba toda la actividad administrativa de la comunidad teniendo en sus manos la fortuna del imperio, localizada en los templos.
“En los templos se llevaban a cabo todas las gestiones económicas.
Parte de las rentas se utilizaba para comerciar con otros países
y todos los templos sumerios hacían las veces de depósitos y centros comerciales. Estos templos contaban con un equipo de directores y matemáticos y un medio conveniente de registro para consignar las entradas y salidas, utilizándose la contabilidad por partida doble, igual a la que hoy conocemos.
“También en los templos se encontraban los graneros y almacenes
donde se guardaban las ofrenda de los dioses, ya que había que
tenerlos contentos y ofrecerles lo mejor de la producción. Cerca del
templo se encontraba la biblioteca que contenía los archivos que
proporcionaban a los sacerdotes su absoluta autoridad.
- ¿No se rebelaban los sumerios? –dijo Daniel sin entender bien
la pasiva posición de la población.
- Al principio sí y muchos no vivieron para contarlo. A través de
las distintas generaciones fueron asimilando la doctrina de los dioses y llegaron a creer firmemente que eran siervos que debían trabajar para ellos porque en el pasado remoto habían hecho algo malo por lo que fueron castigados.
“Esto da sentido a la historia sumeria que recoge la Biblia en
donde se dice que, por haber desobedecido a Yahvé y haber accedido al Árbol de la Ciencia, debían ganarse el pan con el sudor de su frente.
“Por lo tanto, había que trabajar duramente para compensar esa
deuda, y encima trabajaban unas tierras que pertenecían a los dioses por lo que debían estarles agradecidos por el trabajo que éstos les daban. Pero no era suficiente, también debían ofrecer el mejor producto de su trabajo, a modo de tributo, y los animales para el sacrificio, sangre que tanto les agradaba.
“Cuando hablo de los dirigentes sumerios, sacerdotes y reyes,
hablo de los fenicios que formaban parte de una minoría, la minoría
dirigente. El pueblo sumerio no podía rebelarse ante la opresión de
sus dirigentes y ante sus injustas leyes porque podía pagar con su
vida si así lo hacía, y las leyes estaban establecidas de tal manera que quien se atreviera a contradecirlas se exponía a ser penalizado severamente.
“De esta manera el pueblo sumerio llegó a creer firmemente que
ellos eran los elegidos de los dioses, los privilegiados, asimilando su condición de esclavos como de un hecho absolutamente natural.
Esto venía bien a los intereses de los dioses.
- ¿Qué intereses?
- Su principal objetivo consistía en abarcar el mundo entero sometiendo a todos los habitantes del planeta. Con esta idea los dioses se trasladaban de un lugar a otro pasando el imperio de ciudad a ciudad a través del tiempo.
“Por esta razón cuando consiguió su objetivo en Nippur, como
sede principal sumeria, se trasladó a la ciudad de Ur, ubicada al sur
de Babilonia y Nippur.
“A partir de aquí cambiaron los nombres de los dioses de tal manera
que Enlil pasó a llamarse Marduk, y el tratado de la Creación
de Marduk pasó a describir los mismos acontecimientos que describía el de Enlil.
“Ahora era Marduk el que decía haber creado el universo, la Tierra
y todo cuanto hay en ella, como los seres humanos, a los que él
mismo había asignado el trabajo. Ahora era a Marduk a quien debían
obedecer ciegamente, quien dictaba las leyes, quien inspiraba a los
monarcas, quien organizaba las guerras, a quien se debía ofrecer
constantes sacrificios.
“La ciudad de Ur también se encontraba a orillas del río Éufrates
pues los fenicios se instalaban siempre cerca de los ríos y de los
mares. A partir de aquí los fenicios pasaron a llamarse hititas, y bajo
este nombre levantaron un gran imperio en Ur donde construyeron
un zigurat dedicado a Marduk.
“De esta ciudad salió el monarca Abraham portando consigo los
conocimientos ancestrales para expandir el monoteísmo por todo
el imperio: muchos dioses pero sólo uno al que adorar, el jefe de los
dioses.
“El imperio de Marduk lo constituía un conglomerado de tribus
distribuidas en ciudades-estados y un extenso territorio que habían
ido ganando con el tiempo y que incluía Mesopotamia y parte de
India y de Egipto. Quedaba por conquistar Canaan, que significa “el
país de dios”, llamada también Palestina, tierra que Marduk prometió
a Abraham.
“El importante papel de los hititas en la fundación de la ciudad
de Jerusalén preparó el terreno para la revolución que iba a emprender Abraham. El pacto que estableció con Marduk exigía la adoración exclusiva a él por lo que destruyó las imágenes de los templos, que representaban a otros dioses, antes de salir de Ur.
“Acompañado por los hititas Abraham llegó a los lugares más
importantes de su imperio para reactivar la religión solar y el monoteísmo.
Estas migraciones comenzaron sobre el año dos mil antes
de Jesús y, doscientos años más tarde, ya se notaban profundas transformaciones en el panorama religioso, económico y político

de estos lugares.
“En India impusieron el monoteísmo a base de destruir monumentos
y quemar bibliotecas, por lo que muchos libros fueron pasto
de las llamas. También impusieron las clases sociales y una nueva
lengua, el brahmi, utilizada desde entonces por los sacerdotes y escribas.
“Los sacerdotes acaparaban los conocimientos, unos conocimientos que sólo podían ser transmitidos oralmente a los iniciados oponiéndose por todos los medios a su divulgación. A su vez ellos se encargaron de escribir numerosos libros que daban su particular versión de los hechos del pasado, mientras la ciencia seguía depositada en los templos.
“Se impuso así el culto a Brahma, otro nombre del dios, por encima
de los demás dioses, algo complicado teniendo en cuenta que
India era extremadamente politeísta. Y de igual manera se impuso
también el ritual del sacrificio, algo que complacía soberanamente a
Brahma. ¿Sabes que Abraham significa “el adorador de Brahma?
- No había caído en la cuenta –contestó Daniel.
- Por esa misma época Abraham y los hititas llegaron también a
Egipto siendo bien recibidos por sus hermanos fenicios que llevaban allí instalados desde hacía mucho tiempo. De hecho los egipcios designaban a los fenicios “hau-nebu”, que significa “las gentes que están detrás de Egipto”.
“Los faraones eran llamados Hijos del Sol desde hacía tiempo y
considerados, a su vez, dioses. El dios principal tenía varios nombres: Amón, Ra y Atón, que significa “disco solar”, y es que el Sol era representado por un disco solar rodeado de dos serpientes. La serpiente era el símbolo que portaban también los faraones egipcios en todos sus tocados.
“Egipto se hallaba distribuido en ciudades-estados y cada una de
ellas se encontraba bajo el patronazgo de un dios, hasta que llegó
Abraham a considerar a Amón como dios principal. A partir de aquí
se reactivó el monoteísmo produciéndose una separación brutal de
las clases sociales y reactivándose los sacrificios.
“Pero su período de máximo esplendor lo vivió Egipto bajo la
dinastía XVIII, en torno al siglo XVI, convirtiéndose en la sede principal del imperio del Sol. En esa época el país se convirtió en una potencia mundial desarrollando una política imperialista en donde los demás países eran sus ciudades-estados.
“El faraón Ahmose, fundador de esta dinastía, era hitita y se casó
con una mujer también hitita. Lo mismo hizo su sucesor Thutmosis
IV quien tuvo a su hijo Amenofis III de su relación con una princesa
hitita. Este dato es importante porque la ley del dios Sol establecía
la descendencia sólo entre los miembros de la raza elegida, los fenicios, la minoría dirigente.
“Al final del reinado de Amenofis III y al principio del reinado
de su sucesor, Amenofis IV o Akenatón, el imperio egipcio alcanzó
su máximo apogeo. En esta época todos los reinos orientales reconocían la supremacía de Egipto pagándole tributos y la soberanía del faraón era un hecho consumado.
“Akenatón levantó su imperio en la ciudad de Heliópolis, que significa Ciudad del Sol, lugar donde se impuso el monoteísmo bíblico impulsado en el pasado por Abraham. Aunque la Biblia dice que fue Moisés quien implantó este monoteísmo, esto se explica si entendemos que estamos hablando de la misma persona. Es decir, Akenatón es Moisés.
- Ya lo había sospechado.
- Justo en la misma época en la que vivió Akenatón se sitúa la
presencia de Moisés en Egipto. Moisés no fue encontrado en el Nilo
pero se quiso ocultar su identidad con esta historia del niño que,
nada más nacer, fue depositado en un río y abandonado a su suerte
hasta que fue rescatado y el faraón lo adoptó y crió. Esta historia
del niño rescatado de las aguas que se convierte en dirigente político y religioso la encontramos también en otros personajes de la historia.
“Como sacerdote, Moisés dio sus primeros pasos en la ciudad de
Heliópolis al igual que Akenatón. Otra prueba de que ambos son el
mismo personaje la encontramos al leer el fragmento del salmo cuatro de David, compuesto no antes del siglo décimo, y comprobar su semejanza con el Himno de Akenatón, que fue anterior en el tiempo.
“Pero también existen otras similitudes que relacionan multitud
de papiros egipcios con secciones bíblicas, como las Instrucciones
de Ani y de Amenemopet, obra egipcia que se encuentra relacionada
con los Proverbios, o El Diálogo del Misántropo con su Alma que
se repite en Eclesiastés. Por su parte los Cantos de Amor egipcios
poseen múltiples similitudes con el Cantar de los Cantares. Es más,
de los diez mandamientos que Yahvé dio a Moisés, seis procedían
de su bagaje egipcio figurando cinco de ellos en el Libro de los
Muertos.
- He leído que el “amén” de las oraciones es la invocación de
Amón.
- Esto demuestra el bagaje cultural egipcio. Pues bien, cuando
Moisés concluyó su misión él y su pueblo abandonaron la ciudad de
Heliópolis, conocida como la Babilonia de Egipto, dejando al país
sumido en una grave crisis económica ya que con ellos se fue todo
el oro y las demás riquezas de los templos, verdaderos centros comerciales al estilo de los sumerios.
“Para conquistar Palestina Moisés firmó una alianza con Yahvé,
alianza que renovaba la que en su momento había llevado a cabo
Abraham. El pacto establecía la exclusividad y el reconocimiento de
Yahvé por encima de los demás dioses y seguía las mismas pautas
que los tratados internacionales del antiguo Oriente.
“La alianza estaba precedida de una exposición histórica que explicaba los antecedentes de esa alianza y terminaba con fórmulas de maldición y de bendición para los que no la cumplieran y para los
que la observaran adecuadamente. Se consignaba por escrito y era
colocada en el santuario del dios y leída periódicamente al pueblo.
Las alianzas entre Yahvé y el pueblo eran habituales.
“El pacto incluía como destino Palestina. Pues bien, de camino
a Palestina Yahvé instruyó a sus sacerdotes sobre lo que tenían que
hacer con su numeroso pueblo, debían establecer nuevas leyes que
regularan las ofrendas y los sacrificios para el culto, la contribución
a pagar, la posesión de los primogénitos y la exclusividad de adorarle sólo a él porque, como él mismo reconocía, era un dios celoso. Por este motivo Moisés ordenó destruir los altares de los pueblos vecinos y romper sus imágenes.
“La elección de Moisés como representante de Yahvé en la Tierra
provocó una inclinación de tipo monoteísta en todas las civilizaciones contemporáneas, como en el pasado había sucedido con Abraham.
Pero toda esta impresionante labor no podía llevarse a cabo
sin los fenicios.
- Háblame más de ellos –le pidió.
- Denominados por los historiadores como “pueblos del mar”,
los fenicios aparecen en la Biblia como cananeos o filisteos, razón
por la cual a Canaan se la llamó Palestina, que proviene de la palabra filisteo o “philistini”. Ellos se hallaban instalados en China, Japón, Egipto, Sumer, India, Creta... Donde se encontraban las grandes civilizaciones antiguas, allí estaban ellos.
“Hábiles diplomáticos y grandes colonizadores dominaron estos
imperios que ellos mismos levantaron bajo la regencia de su dios y
que les permitía comerciar libremente, renaciendo en cada nuevo
imperio como el Ave Fénix, símbolo que les identifica.
-El ave que renace de sus cenizas transportando consigo la ciencia
atlante.
- Así es. Los fenicios dominaban, entre otras ciencias, las ciencias
navales y destacaban por el prodigioso conocimiento que tenían del
mar. Como comerciantes natos que eran conocían a la perfección
los océanos y los ríos, conocimiento que guardaban con excesivo
celo mientras sus naves daban la vuelta al mundo.
“Comerciaban con todo: oro, piedras preciosas, marfil, textos antiguos y sobre todo esclavos. Por algo fueron tachados de piratas,
gente peligrosa, de malas entrañas y raptores de niños, ya que eran
pródigos en sacrificios infantiles.
“La mayor parte de sus intercambios comerciales los llevaban a
cabo en la ciudad portuaria de Biblos, en la costa de Fenicia, ciudad
que habría de dar nombre al libro donde recopilaron sus historias.
Biblos vio llegar a su puerto multitud de papiros egipcios porque el
gran mercado del papiro estaba allí.
“Para los griegos Biblos fue el manantial de donde obtenían este
papel que sustituyó a las tablillas de arcilla y el antecesor de nuestros libros. Ello era debido también al tráfico de madera de Líbano que se centralizaba en esta ciudad. También los cedros de Líbano les proporcionaba la madera para la construcción de sus barcos.
- Me hablas de los fenicios como si fueran seres inmortales que
viven miles de años llevando a cabo siempre las mismas tareas.
- La tradición fenicia pasa de padres a hijos, sobre todo a los primogénitos, a través de un pacto de sangre que el dios estableció con ellos en un momento dado y por el cual los fenicios se comprometieron, a cambio de dinero y poder, a seguir la tradición de generación en generación.
“Por eso los hijos son formados en diversas ciencias como navales,
arquitectónicas, astrológicas, siendo los depositarios de la tradición
y traspasándola, a su vez, a sus propios hijos. Pero sólo los
varones son los que siguen la tradición ya que el dios no admite
nunca a las mujeres en ninguna labor, menos de responsabilidad, de
tal manera que si cualquiera de ellos no tiene descendencia con su
pareja se le permite tener a otra mujer para cumplir con la misión
para la que ha sido elegido.
- El hecho de que el alfabeto que ha llegado al día de hoy lo hayan
aportado ellos demuestra lo que estás diciendo, que los conocimientos han sido transmitidos de generación en generación, si no ya se habrían perdido –apuntó Daniel.
Se dieron un nuevo respiro. Daniel tenía mucha información en
su cabeza y necesitaba procesarla.
- Necesitas energía –le dijo Jonay con voz decidida.
Era agradable Jonay, tierno, comprensivo, cariñoso, algo que le
permitía simpatizar con él. De carácter animoso a su lado se sentía
cómodo, como si le conociera de toda la vida. Se sentía seguro y reconfortado.
- ¿Energía?, ¿y cómo? –quiso saber.
- Sólo debes imaginártela entrando por tu cuerpo a través de la
respiración. Su color debe ser siempre blanco, de esta manera evitarás inhalar energías negativas, que hay muchas en el ambiente aunque no las puedas ver.
Mientras Daniel respiraba profundamente concentrado en imaginar
esa energía, Jonay la vio entrar por la nariz del joven, llegar a
su corazón e inundar todo su cuerpo. Una oleada de energía salió a
través de sus manos.
La felicidad se reflejaba en su rostro, sobre todo en los ojos, unos
ojos que brillaban de una manera muy especial. Daniel se sintió, así,
invadido por una agradable sensación de bienestar.
- Cuando visualizamos que cada inspiración introduce energía en
nosotros y nos llena como globos –añadió Jonay-, realmente adquirimos más vigor y nos sentimos mucho más ligeros y eufóricos ya que conectamos con la energía positiva disponible en el universo.
“También puedes cargarte de energía bañándote en el mar y pensando lo que estás haciendo, que te estás cargando. El mar tiene la capacidad no sólo de cargarte sino también de limpiarte de energías negativas porque es un lugar mágico en donde se conjugan los cuatro elementos: agua, tierra, aire y fuego. El fuego lo aporta el sol, otra fuente de energía.
Daniel lo sabía bien ya que siempre que iba a la playa regresaba
a casa como nuevo.

 

 

C A P Í T U L O  T E R C E R O
L A  L E Y
“Todos los que han pecado por la ley, por la ley serán juzgados,

y los cumplidores de la ley serán justificados”.
(Romanos)

 

 

Como hacía mucho calor decidieron cobijarse en un lugar más
fresco. Se levantaron y se sentaron a la sombra del Nublo.
Jonay continuó con su historia:
- A los fenicios siempre los identificarás porque, como ya te dije,
son los que están detrás de todos los imperios, fieles sacerdotes de
su dios. Fueron ellos quienes levantaron dos grandes imperios que
surgieron en Mesopotamia cuando las tribus egipcias, comandadas
por Moisés, se hallaban ya instaladas en Palestina. Te estoy hablando de los imperios asirio y persa bajo cuyo dominio el dios Sol y sus sacerdotes trabajaron duro para llevar a cabo la misión de trasladar la capital del imperio de Babilonia a Jerusalén.
“A finales del siglo VIII antes de Jesús seguía siendo Babilonia la
sede de Marduk, a donde acudían los grandes generales y los príncipes ilustres a buscar la bendición divina, la consagración de su gloria y la coronación de sus hazañas. Aquí los fenicios dejaron de llamarse hititas y se llamaron asirios. Pero aunque el imperio asirio poseía una ciudad importante llamada Assur seguía siendo Babilonia la joya del imperio.
- Ahora recuerdo –dijo Daniel- algo que tiene que ver con el legado
atlante. Me estoy refiriendo al descubrimiento que se llevó a
cabo en la ciudad de Nínive de una biblioteca perteneciente al rey
asirio Assurbanipal.
“Estamos hablando de una biblioteca que, con más de treinta mil
tablillas de arcilla, contiene obras de astronomía, astrología, medicina, religión, matemáticas, filosofía, historia y poesía, entre otros conocimientos. De hecho llegó a constituir la mayor y más importante colección de textos sumerios, babilonios y asirios que jamás se ha descubierto.
- Pero aunque Assurbanipal pasó a la historia por su monumental
biblioteca fue bajo el reinado de Nabucodonosor, en el siglo VI,
cuando se produjeron importantes cambios en el imperio del dios
Sol. En esta época, y en Babilonia, fueron formados los sacerdotes
y reyes que, con posterioridad, habrían de llevar a cabo el traslado
del templo de la ciudad de Babilonia a Jerusalén.
“Babilonia poseía cincuenta y tres templos dedicados a Marduk,
y en torno al templo principal, en sus dependencias, habitaban estos
sacerdotes que luego se hicieron conocidos en la Biblia. Algunos de
ellos vivían en Nippur, donde vivió el profeta y sacerdote Ezequiel,
llegando a disponer, en esta y en otras ciudades, de miles de esclavos y fortunas inmensas.
“Elegido por Marduk, Nabucodonosor fue el encargado de imponer
el monoteísmo por lo que fueron prohibidos todos los cultos
politeístas y suprimidos todos los santuarios de los otros dioses.
“Pero el traslado de la sede se produjo después, bajo el imperio
persa y en concreto bajo el reinado de Ciro, quien aseguraba haber
sido elegido también por Marduk. Jerusalén, la ciudad que tomó el
relevo religioso, político, judicial y económico del imperio, ya poseía
un templo que había sido edificado en el siglo X bajo el reinado del
fenicio Salomón.
“Mientras el imperio seguía creciendo el hijo de Ciro, Darío, que
había heredado de su padre un territorio que incluía India, Meso-
potamia, Palestina, Egipto, Asia Menor, Arabia y las ciudades e islas
griegas, amplió el imperio que le había dejado su padre.
“Darío llevó a India, sobre todo a la región del Indo, varias corrientes
filosóficas de carácter monoteísta, precursoras del budismo
y de otras religiones. Se establecieron así grandes sistemas filosóficos que desde el Tíbet a Japón formaron sistemas de gobierno y diversas sectas. De una de estas escuelas se alimentó Buda, el adorador de Brahma.
- No sabía que el budismo fuera una religión –se asombró Daniel.
- El fenicio Buda, cuyo nombre significa “el iluminado”, era el
primogénito de un rey. Él siempre aspiró a ser como los dioses y,
según cuenta su leyenda, un día y como un rayo se le apareció
Brahma pidiéndole que llevara a cabo la misión para la que había
sido elegido. Y tanto insistió, según relatan sus cronistas, que decidió predicar su doctrina.
“Esta doctrina se implantó también en China, lugar donde se
construyeron casi un centenar de pirámides antes del hundimiento
de la Atlántida, alguna de ellas de grandes proporciones.
- No tenía noticia de estas pirámides.
- Están situadas en el noroeste del país y son muy parecidas a las
pirámides mexicanas de Teotihuacan. La tradición ancestral china
atribuía su civilización a ciertos “emperadores celestes” quienes, en
tiempos remotos, habían inventado el arado, la escritura, la música
y las demás ciencias.
“Dominada desde hacía tiempo por los fenicios la cultura china
resurgió sobre el tercer milenio, coincidiendo con el florecimiento
de Egipto y Sumer, y luego tuvo otro resurgimiento en el segundo
milenio coincidiendo con Abraham. Por esta época comenzaron a
recopilarse sus historias ancestrales al mismo tiempo que comenzaba el reinado de unas dinastías que florecieron en el norte del país, en las cuencas de los ríos Amarillo y Wei.
“Los fenicios iban de palacio en palacio dirigiendo a unos príncipes
que ellos mismos habían elegido y a los que recompensaban
bien ya que poseían gran poder. Como políticos profesionales que
eran, especialistas en revoluciones y en asuntos religiosos, implantaron en China la religión de los sacrificios. Sin embargo hizo falta varios siglos para que el budismo se extendiera por el país y llegara a ser religión del Estado.
“Cuando alcanzó en China la cima de su desarrollo correspondió
a Japón la tarea de continuarlo. El budismo encontró en Japón una
cultura afín a sus planes porque hacía mucho tiempo que el emperador era considerado Hijo del Sol. Con la ayuda de Confucio Budaintrodujo su culto en la isla llegando más tarde a ser religión estatal.
“La jerarquía budista llegó a ocupar los altos cargos de la política
del país integrándose dentro del sintoísmo, otra doctrina solar, y
dando su particular versión sobre el origen de Japón. Esta nueva religión fue llamada “doctrina de Confucio” ya que fue el fenicio Confucio quien le abrió las puertas tanto en China como en Japón.
“A Confucio se le sitúa en la misma época en la que Buda buscaba
su iluminación, y también fue formado en una escuela filosófica similar a la de Buda, escuela que preparaba a sus elegidos para ocupar los altos puestos del gobierno.
“Al igual que Buda Confucio estaba convencido de que la única
manera de que sus ideas políticas se llevaran a la práctica era gobernando el país, y aunque el fundamento de su poder era la sumisión del soberano al dios, consiguió la sumisión del pueblo al soberano.
“Según su doctrina había que respetar a los dioses, que eran los
verdaderos gobernantes, aunque gran parte de sus escritos consistían en discursos morales sobre el Estado y sobre los deberes existentes entre el rey y sus súbditos.
“Los emperadores hallaron en sus enseñanzas de lealtad al gobernante la fórmula específica que necesitaban para consolidar su poder en el trono. A partir de aquí sólo podían ser funcionarios
aquéllos que demostraran sus conocimientos de los libros de Confucio, a través de exámenes que evaluaban dichos conocimientos.
“Los hombres hábiles para lograr beneficios estaban ya en el
poder y, gracias a ellos, el Dragón gobernaba el lejano Oriente.
Los dos quedaron pensativos durante unos minutos. Daniel pensaba
en lo que Jonay le estaba contando del budismo, una filosofía
que, aparentemente, no era tan mala, o al menos él así lo pensaba.
- En un momento de mi vida –dijo Daniel- llegué a interesarme
por el budismo creyendo que no tenía nada que ver con la religión.
Me interesaba la meditación.
- Sobre la meditación esta religión dice que hay que mantener la
mente fija en Brahma, ser sinceramente su devoto, postrarse ante él
ofreciéndole todos los pensamientos, palabras y obras. Brahma desea que el adepto tenga su mente saturada de él y establezca siempre su
inteligencia en él.
- Parece una trampa.
- Es una trampa, además puedes meditar o reflexionar sin necesidad
de conectar con Brahma.
- ¿Y qué me dices del Nirvana? –quiso saber.
- El Nirvana es lo mismo que la iluminación que buscaba Buda,
conlleva también la unión con Brahma. Ser iluminado por Brahma
significa actuar por él, ser su marioneta al cien por cien. De igual
manera funciona el yoga, practica a través de la cual uno conecta
también con el dios. La palabra yoga proviene de “yuj”, que significa
unir o enyugar.
- Yo he practicado yoga y no me ha parecido nada malo.
- Para el cuerpo está muy bien porque, sin movimientos bruscos,
lo estira y le aporta flexibilidad, pero este resultado lo puedes obtener a través de otras disciplinas físicas, sin que implique un compromiso religioso.
- ¿Y qué me dices del Karma?
- El concepto de Karma es entendido como que el mal es inevitable
porque lo creamos nosotros mismos, en esta o en otra vida pasada,
y nadie más puede remediar nuestros sufrimientos salvo
nosotros mismos en una serie de existencias sucesivas. Obviamente esto es mentira, el mal no lo creamos nosotros mismos, pero es que encima Brahma exige a sus súbditos pronunciar constantemente su nombre para, de esta manera, no tener que volver a reencarnar.
- Muy listo. Está claro que sabe cómo manipular jugando con el
miedo y el sufrimiento de los demás.
- Pero hay más. Para encontrar la iluminación se exige no sólo
llevar una vida solitaria y contemplativa sino abandonar la vida familiar, mujeres e hijos, tal y como hizo el mismo Buda.
“Ten en cuenta que toda la doctrina solar va dirigida sólo a los
hombres. El odio a las mujeres se manifiesta en la opinión que Buda
tenía de ellas, a las que consideraba transmisoras de problemas, llegando incluso a prohibir la entrada en la secta a su propia hermana, sólo por ser mujer.
- Todo son mentiras –se lamentó Daniel.
- Debes tener en cuenta que, tras la muerte de Buda, los sacerdotes
se encargaron de transformar su vida en una sucesión de hechos
prodigiosos que habrían de rodearle de un carácter sagrado
que nada tenía que ver con la realidad. Como el bagaje cultural de
Buda era la tradición atlante a la que él, como sacerdote, tenía acceso, condimentó sus obras con retazos de esa ciencia, pero siempre según sus intereses.
“Pero de la ciencia atlante lo que más gustaba tanto a Buda como
a Confucio eran las leyes. Su insistencia en la Ley y en la obediencia
a la Ley se recoge en los libros budistas. Por algo estos textos afirman que, en su primer sermón, Buda había puesto en movimiento “la rueda de la ley”.
- La mejor manera de manipular y de conseguir objetivos es sometiendo al pueblo a la obediencia ciega de la ley –sentenció Daniel.
- Las leyes atlantes fueron adaptadas, desde tiempos remotos,
con ese propósito y adecuándose a las circunstancias de la época, y
se aplicaban a todos los habitantes del imperio. Bajo el imperio persa se hizo una recopilación de esas leyes que fueron recogidas en el Pentateuco, que son los cinco primeros libros de la Biblia.
“Aunque impuestas desde un principio, la interpretación de esas
leyes se inició oficialmente con el sacerdote Esdras quien, guiado
por Yahvé, hizo de la ley la norma de conducta del pueblo de tal
manera que aquél que no la guardara puntualmente podía ser condenado a destierro, multa o prisión.
“Los sacerdotes Esdras y Nehemías, que ostentaban el título de
“sacerdotes y escribas instruidos en los mandamientos y leyes de
Yahvé”, salieron de Babilonia en dirección a Palestina para imponer
y reactivar esas leyes en todo el imperio.
“Con dicho cargo restauraron los diezmos, defendieron el sabbat
como día de descanso y dedicación plena a Yahvé y, entre otras múltiples imposiciones, mandaron expulsar de Jerusalén a todos los extranjeros que se encontraban allí instalados. “Emprendieron también acciones contra los que se habían casado con mujeres extranjeras pues la raza debía mantenerse pura y sólo podían casarse entre ellos, así que dieron a las mujeres seis meses para que salieran de Palestina, con sus respectivos hijos.
“Tanto Nehemías como Esdras habían sido enviados a Jerusalén
por los hombres de la Gran Asamblea o Sanedrín, una especie de
cuerpo legislativo cuyo presidente o sumo sacerdote había sido el
mismo Esdras.
“Una de las tareas fundamentales de este gran órgano legislativo
era el de hacer observar la ley escrita teniendo capacidad para introducir nuevas leyes. En esta labor la función de los escribas o maestros de la Ley era fundamental porque, pertenecientes a la casta sacerdotal, fueron los encargados de transmitir su visión de la historia y de la religión, abriendo después cada uno su propia escuela que funcionó a modo de secta.
“A partir de aquí la Ley volvió a ser el centro de la vida del pueblo,
aceptada como sagrada o de inspiración divina. Tanto la circuncisión, que sellaba el pacto del varón con Yahvé, como el precepto sabático o las múltiples prescripciones sobre alimentos y limpieza se impusieron a todos los habitantes del imperio.
“Existían tantas prohibiciones que era lógico pecar y, por consiguiente, sacrificar a Yahvé un animal en acto de perdón por la culpa cometida, ya que cuando se quebrantaba alguna ley se debía reparar ofreciendo sacrificios.
“El pueblo estaba también obligado a ofrecer sacrificios tres
veces al año en unas celebraciones en donde la sangre era derramada sobre el altar en abundancia, una de estas fiestas se llamaba “acción de gracias”.
“Estas opresoras leyes obligaban al pueblo a comprometerse con
el cumplimiento de una serie de acciones, abstenciones y ritos para
los que no se daba una explicación lógica. Por la Ley el pueblo lo
sufría todo, por ella era capaz de arriesgarlo todo engendrando un
fanatismo indomable que a veces invadía al pueblo entero, confiado
en tener así una recompensa celeste.
“Por la Ley la persona se convertía en una autómata a la que se
decía que hiciera algo, y lo hacía, que hiciera lo otro, y lo hacía, que
no hiciera algo, y no lo hacía. Toda la ordenación legal trataba de
proveer todos los actos y todas las situaciones del ser humano desde que se levantaba hasta que se acostaba, desde que nacía hasta que moría.
- Eran tan esclavos como los sumerios.
- Más que los sumerios porque estas leyes fueron recogidas, en
parte, del Código de Hammurabi y este monarca había endurecido
las leyes que había recopilado de un código anterior, el Código de
Ur-Nammu. De la misma época de Abraham Ur-Nammu, además
de rey fundador de la última dinastía de Ur, fue un gran legislador
que proclamó muchas leyes.
Daniel recordó que el Código de Hammurabi se encuentra grabado
en un pilar de piedra de casi dos metros y medio de altura. En
esa enorme piedra aparece el rey Hammurabi recibiendo los símbolos de justicia de manos de Marduk y en postura de adoración ante el dios que permanece sentado en su trono.
- El Código de Hammurabi -continuó Jonay- recoge y unifica los
códigos anteriores teniendo como fuente el Derecho sumerio. Regulaba la conducta y formaba la base de todas las decisiones legales como delitos contra la propiedad, la forma en que debían hacerse los préstamos, leyes sobre la boda y la familia, las tarifas que se debían pagar a los médicos, a los asalariados, a los constructores y artesanos, las multas que se debían imponer por las ofensas y las estafas y muchas cosas más.
“Incluso la ley del “ojo por ojo” aparece en este Código, ley utilizada
en la realidad literalmente y con absoluta brutalidad de tal manera
que si el ojo veía un secreto prohibido era arrancado y si la
mano cometía un robo era cortada. Ahora bien, esta ley era aplicada
dependiendo de la clase social del infractor de tal manera que no se
penalizaba igual a un esclavo que a un hombre libre. Recuerda que
la esclavitud estaba absolutamente regulada aceptándose como algo natural que no se debía cuestionar, siendo los hombres libres sólo los fenicios.
“El Código también incluía cláusulas detalladas sobre las distintas
penas de muerte que podían ser por hoguera, por empalamiento, a
palos o a rastras, por crucifixión y por lapidación. Estas penas, junto
con las mutilaciones, estaban previstas con extraordinaria frecuencia.
“Ten en cuenta que, más que prescripciones jurídicas, estos códigos
eran religiosos ya que todo se colocaba bajo una sanción religiosa,
todo se correspondía con una determinada voluntad del dios,
incluso las prescripciones de carácter higiénico.
“Los maléficos efectos que estos códigos produjeron en las personas fueron enormes ya que estas leyes fortalecían la conciencia del pecado y la del perdón a través de los sacrificios de tal manera que, cuanta más sangre, el dios estaba más contento. “Endurecidas en multitud de ocasiones estos códigos pasaban de imperio a imperio siendo adaptadas por los nuevos legisladores. De esta manera llegaron a Grecia cuando tocó a este país tomar el relevo religioso, económico y político del dios Sol.
“Bajo el Imperio Griego los fenicios ya tenían aglutinado un inmenso
territorio que utilizaba una misma lengua, una misma religión
y unas mismas leyes. Y seguían tratándose de leyes muy duras porque sólo se consideraba “pueblo” a la minoría fenicia, y esta minoría abusaba tanto que si alguien les debía dinero, lo cual era muy normal, y no podía pagarlo, el infeliz pasaba a ser esclavo de su acreedor.
“Por supuesto, las leyes siempre beneficiaban a los fenicios a la
hora de acentuar más las clases sociales y a la hora de acabar con los más molestos ya que la pena de muerte se aplicaba por los más absurdos de los motivos.
“Grecia estaba compuesta también de ciudades-estados al igual
que Sumer y poseía en cada una de estas ciudades multitud de templos dedicados a los dioses, encontrándose siempre los dioses presentes tanto en la vida del individuo como en la vida de la comunidad.
“Pero aunque había multitud de dioses todos reconocían la superioridad de Zeus por encima de los demás, y no se podía hacer
nada importante sin que Zeus diera su consentimiento. Cualquier
autoridad que se ejerciera era aprobada por el dios que era quien dirigía las campañas militares, quien decidía en los asuntos políticos y religiosos, quien elegía a sus monarcas y quien, por supuesto, inspiraba las leyes.
“Por esta época Zeus inspiró a otro de sus elegidos, Alejandro
Magno, quien había sido consagrado por su padre Filipo al dios tal
y como era la costumbre. Filipo, que había sido instruido en Egipto
en filosofía, historia y estrategia militar, entre otras disciplinas, preparó a su hijo para que, a su muerte, fuera proclamado su sucesor.
“Fue así como Alejandro, tras ofrecer suntuosos sacrificios a
Zeus, partió para cumplir con la misión para la que había sido formado y elegido: ampliar y consolidar el imperio.
- De Alejandro Magno –dijo Daniel intentando comprender la
mitología que había estudiado- se decía que era hijo de Zeus quien,
en forma de serpiente, había fecundado a su madre Olimpia. Claro,
esto significa que era sacerdote de Zeus.
- El pacto que estableció con su dios le otorgó la victoria, en apenas
unos años, en Asia Menor, las costas fenicias, Palestina, India,
Egipto y Mesopotamia. Esto explica por qué sus fulgurantes conquistas dieron la impresión de obedecer a un propósito preconcebido, como si siguiera los dictados de poderosos dioses a fin de que todas las situaciones se le volvieran favorables.
“En primer lugar fue a Jerusalén, que seguía siendo la cuna del
imperio, donde fue recibido como un libertador y en donde ofreció
sacrificios a Yahvé. Su llegada a Egipto también fue triunfal ya que,
aclamado por los sacerdotes, se sentó en el trono de los faraones
proclamándose Hijo de Ra y ofreciéndole suntuosos sacrificios.
También mandó construir la ciudad de Alejandría. Los sacerdotes
de Ra le aseguraron que se convertiría en “el conciliador y el gobernador de la Tierra”, prometiéndole el imperio del mundo.
“Los sacerdotes egipcios también le acompañaron a Mesopotamia
porque, verás, la presencia de los sacerdotes en el ejército y en
las guerras era una necesidad para el mismo dios. Su misión consistía en explorar su voluntad para recibir la guía y ayuda en las batallas y las indicaciones oportunas que les permitía saber si éstas debían llevarse a cabo y, si era así, qué movimientos se debían realizar.
“Pues bien, los sacerdotes de Babilonia pusieron en manos de
Alejandro el legado de Darío por lo que pudo mandar reconstruir
el templo de Marduk proyectando para la ciudad un gran renacimiento como centro comercial y religioso que unía India con Egipto.
“De Babilonia fue a India siendo bien recibido por sus hermanos
fenicios y ofreciendo, cómo no, sacrificios a Brahma. Tras su regreso de India y cumplida ya la misión de unificar el imperio e implantar de nuevo el monoteísmo, fue asesinado dejando un inmenso territorio que incluía Japón, China, India, Mesopotamia, Palestina, Egipto, Asia Menor y Grecia.
“Por esta época Atenas ya se había convertido en un centro solar,
lugar donde Alejandro recibió su formación de la mano de Aristóteles, un maestro que opinaba que los hombres no eran en absoluto iguales por naturaleza sino que unos nacían para la esclavitud y otros para la dominación.
“En Atenas también se formaron quienes pasaron a la historia
como grandes filósofos, todos pertenecientes a la casta sacerdotal.
Fue allí donde se produjo un resurgimiento de los temas relacionados con la Atlántida, y la admiración que sentían por Egipto provocó que muchos de ellos visitaran el país y se hicieran iniciar allí, como Platón que vivió trece años con los sacerdotes egipcios.
“Porque fue en Alejandría donde se depositó la ciencia atlante,
en su universidad, lugar que albergaba a todos los sacerdotes que
querían dedicarse a la investigación y donde fueron formados muchos iniciados que se instruyeron en diversas ciencias.
“Su biblioteca contenía el material que necesitaban hombres
como Tales de Mileto, quien fue iniciado en astronomía y matemáticas por lo que llegó a descifrar los principales teoremas sobre los que se basaba la ciencia. Por su lado Pitágoras visitó todo Oriente incluida India y fue iniciado también por los sacerdotes egipcios fundando, a su regreso a Atenas, la más totalitaria de las academias, algo entre fortaleza y monasterio donde adoctrinó a un círculo de iniciados en matemáticas, geometría, aritmética y otras ciencias.
- Entonces podemos afirmar que Pitágoras no descubrió el teorema
que lleva su nombre sino que lo descifró.
- Así es, de hecho Pitágoras era sacerdote de Zeus al igual que
Demócrito, quien viajó a India y Egipto llegando a componer tratados sobre medicina, matemáticas, música, física o anatomía. También Hipócrates era sacerdote y elevó a sacerdocio la medicina con un juramento que comprometía al adepto a hacer su trabajo de una manera determinada, pasando el símbolo de la medicina hipocrática a ser el caduceo, una especie de vara con dos serpientes enroscadas.
“Aunque estos sacerdotes en realidad no inventaron nada sino
que interpretaron la ciencia atlante, esta información ya llegaba a sus manos oscura y tergiversada y ellos tenían la tediosa labor de descifrarla.
“Pero lo que está claro es que ellos no tenían la menor duda de
que Yahvé y Zeus era el mismo dios, un dios que había aglutinado
un gran imperio en torno a unos elevados conocimientos, utilizando
las leyes para conseguir sus objetivos.
“En Grecia estas leyes se decidían en el parlamento ateniense,
lugar donde los parlamentarios se reunían, siempre al aire libre y
bajo el sol. Si llovía quería decir que Zeus estaba de mal humor por
lo que la reunión quedaba aplazada.
“La sesión se abría al amanecer con una ceremonia que consistía
en el sacrificio a Zeus de un ternero o un cerdo, luego se leían los
proyectos de ley. Antes de que la proposición se convirtiera en ley
se pedía el parecer del Sanedrín.
“El Sanedrín estaba presidido por un sumo sacerdote y constituido
por un grupo muy reducido de personas que se habían transmitido
el cargo de generación en generación. Este tribunal, que
debía ofrecer constantes sacrificios a Zeus, abusaba del castigo de
pena de muerte como ya te he dicho. Por esta injusta Ley muchos
inocentes murieron, entre ellos Jesús.
- ¿Jesús? –preguntó Daniel con cara de sorpresa.
- El Sanedrín jugó un papel muy destacado en la muerte de Jesús
ya que fue Caifás, el sumo sacerdote de la ciudad y cuyo suegro era
el hombre más rico de su tiempo, quien le condenó. Todo el Sanedrín consideró a Jesús culpable.
“Como ya te dije el dios Sol no sólo se alimenta energéticamente
de sangre animal sino humana, de ahí las penas de muerte que ofrecen constantes víctimas rituales. La historia del sacrificio de Jesús comenzó en plena fiesta pascual, el día en que se sacrificaban al dios millones de corderos. También en ese día se sacrificaban seres humanos que habían sido condenados por algún delito.
“Ese día le tocó a Jesús y a otros dos acusados más. A Jesús le
condenaron por no querer respetar las injustas leyes y por querer
vivir al margen de ellas. Se saltaba las normas cada dos por tres situando a las personas por encima de la Ley y no al revés, y encima
no poseía un sentimiento de arrepentimiento.
“Además, tenía de su lado a muchísima gente, sobre todo a los
marginados sociales entre los que se encontraban mayoritariamente
las mujeres y los enfermos.
- Por eso murió crucificado.
- La muerte de Jesús no la causó la cruz, que es un símbolo solar,
sino una lanza que le traspasó el corazón a la misma hora en que las
leyes establecían la inmolación del cordero pascual, después de la
puesta del sol.
“José de Arimatea, destacado miembro del Sanedrín, después de
haber asistido al consejo que condenó a Jesús y tras su fallecimiento, tomó de la herida de su corazón la sangre necesaria para llevar a cabo el ritual del sacrificio.
“Esta muerte, meticulosamente planificada, servía a los proyectos
de Yahvé pasando la cruz a ser el signo que le identificaba y el emblema honorífico de los jerarcas eclesiásticos ya que, con la sangre derramada de un inocente, se había establecido una Nueva Alianza, un Nuevo Testamento.

 

C A P Í T U L O  C U A R T O
S A T A N Á S  E N  E L  N U E V O  T E S T A M E N T O
“Ustedes tienen por padre al diablo y quieren realizar

los malos deseos de su padre.

Ha sido un asesino desde el principio porque la verdad no
está en él y no se ha mantenido en la verdad.

Lo que se le ocurre decir es mentira,

porque es un mentiroso y padre de toda mentira”.
(Juan)

 


Lo que Jonay estaba contando dejó a Daniel con un semblante
triste. Se sentía abatido y no sabía por qué.
- La verdad es que, desde que vine a este mundo, no he dejado
de ver la cruz, y aunque algo dentro de mí se rebelaba a admitir este
signo, sin embargo Jesús siempre me ha atraído –dijo Daniel.
- Es cierto, aunque de Jesús se han dicho pocas verdades y muchas
mentiras, es el símbolo de la rebeldía contra las leyes, aunque
su rebeldía la pagó muy cara, el símbolo de la lucha por los derechos de los más desfavorecidos, por su deseo de organizar una sociedad más justa. Encima demostró poseer conocimientos importantes sobre el mundo espiritual puesto que alejaba a los malos espíritus de las personas sanándolas al instante.
“La religión solar utilizó a Jesús para conseguir sus fines, lo que
demuestra que Jesús era una persona verdaderamente especial e importante.
Fue así como nació la Iglesia que conocemos, algo que se
fraguó en Jerusalén el día en que se celebraba la fiesta de la renovación de la alianza, Pentecostés.
“Ese día se reunieron los doce apóstoles en el templo de Yahvé
y fueron instruidos y posteriormente enviados por todo el imperio
para propagar la Nueva Alianza. Judas y Simón fueron a Babilonia
y Persia, Matías a Judea, Mateo a Etiopía, Tomás y Bartolomé llegaron a India, Andrés al sur de Rusia, a Felipe le tocó Asia Menor
mientras Juan fue a Grecia, Santiago se quedó en Jerusalén...
“Mientras estos doce sacerdotes imponían la nueva doctrina al
mundo conocido en Alejandría se empezó a dar forma escrita a este
Nuevo Testamento utilizando para ello los textos que más se prestaban para legitimar el poder y la autoridad del Antiguo Testamento.
De hecho en el Nuevo Testamento figura escrito el nombre de Abraham más de setenta veces.
“En Alejandría comenzaron también las traducciones al griego
del Pentateuco y luego de toda la Biblia. También allí fueron formados quienes habrían de escribir estos textos llegando Mateo y Lucas a ser obispos de la ciudad.
- He leído que Juan no escribió el Apocalipsis.
- La verdad es que existen serias dudas porque el texto se limita
a transcribir trozos de Zacarías, Daniel y Ezequiel. El cielo que refleja el libro está relacionado con las liturgias matinales del templo
de Jerusalén y la visión de los cuatro jinetes está basada en imágenes de Zacarías. Nada nuevo, pues.
- ¿Han contado alguna verdad sobre Jesús?
- Lo que se recordaba sobre su vida y obras fue censurado de tal
manera que sólo nos queda lo que era afín a la doctrina. Ten en
cuenta que por aquella época la escritura era tarea de un grupo tan
reducido como selecto, retribuido y supervisado por la casta sacerdotal.
“Si algo verdadero se escribió sobre él se encargaron de destruirlo.
La biblioteca de Alejandría podía haber conservado algo esclarecedor pero, como sabes, ardió para que la verdad permaneciera oculta.
“Y son tantas las mentiras que recoge el Nuevo Testamento que
sería largo y tedioso insistir en ello, pero sí te digo que todas las palabras puestas en la boca de Jesús son falsas, como las famosas frases “dios mío, dios mío, ¿por qué me has abandonado?” o “en tus manos encomiendo mi espíritu” que figuran en el salmo treinta y uno del Antiguo Testamento.
“Otra mentira es la relación familiar que se establece entre él y
Juan el Bautista, hijo del sacerdote Zacarías, quien fue formado en
Qumran en la comunidad de los esenios. Fanáticos de la Ley los esenios vivían dominados por la esperanza de la llegada de un Mesías, un nuevo ungido de Yahvé con el que se establecería una nueva alianza.
“Estaban convencidos de que Yahvé les había confiado la especial
misión de esperar como testigos en el desierto la venida de dicho
Mesías, y se consideraban la avanzadilla de los ejércitos que habrían
de batallar para implantar un reino que haría que todas las naciones
del mundo se congregaran en Jerusalén para rendir culto y alabanzas a Yahvé.
“Aunque la filosofía de Jesús y la de Juan eran absolutamente contrapuestas se atribuyó a Jesús ser el Mesías esperado, el mejor gancho para los planes de Yahvé de extenderse por todo el mundo porque Jesús era muy seguido, querido y admirado. Claro, una vez el rebelde había muerto.
“Pero el verdadero Mesías prometido por la Ley debía vencer y
someter bajo su poder a todos los habitantes de la Tierra. Muchos
reyes tuvieron un carácter mesiánico como Abraham, Moisés, Alejandro Magno, Ciro o Nabucodonosor, pero no Jesús. Estos reyes recibieron de Yahvé, a través del rito de la unción, el título de Mesías que significa “ungido” y en su forma griega “crhistus”. Su misión consistía en dirigir las guerras y velar por el cumplimiento del pacto realizando funciones propias del sacerdocio como la ofrenda de sacrificios.
“También se intentó justificar el mesianismo de Jesús basándose
en el Antiguo Testamento según el cual el Mesías esperado procedería del linaje de David del cual, dicen, desciende José.
- Pero, ¿no dicen también que José no era el padre biológico de
Jesús?
- Se olvidaron de ese “pequeño” detalle –dijo Jonay con una sonrisa-.
De hecho la insistencia de los evangelistas en relacionar a Jesús
con David les hizo incurrir en innumerables contradicciones.
“Mateo enumeró una larga lista genealógica que partía de Abraham
y llegaba a Jesús. Por su parte Lucas, en una lista ascendente,
partía de Jesús y llegaba hasta Adán. Pues bien, entre David y Jesús
Mateo colocó veintiocho personas y Lucas cuarenta y dos, coincidiendo ambos sólo en dos nombres, y ni siquiera coincidieron en el nombre del padre de José.
“Por otro lado, y según la tradición, el Mesías debía nacer en la
ciudad del rey David, en Belén. El afán por situar allí el nacimiento
de Jesús les hizo incurrir también en varios errores ya que aseguraron que sus padres se encontraban allí por una cuestión censal lo cual es mentira porque el censo se realizaba en el mismo lugar de residencia y trabajo. Además, por aquella época no se había realizado ninguno.
“También resulta ridículo pensar que un hombre mayor y su
mujer embarazada y a punto de parir, tuvieran que desplazarse tantos kilómetros y en tan malas condiciones por una cuestión de papeles.
“La realidad es que Jesús no nació en Belén sino en Nazareth,
tierra ocupada por los fenicios desde el siglo X antes de nuestra era.
En esa época se sitúa la construcción del Templo de Salomón en
cuyas escrituras figura Nazareth entre las tierras cedidas a sus constructores como definitiva residencia.
- ¿Jesús era fenicio?
- Así es. Un fenicio rebelde por eso fue asesinado y después sólo
se contaron mentiras sobre él. En base a estas innumerables mentiras se creó una nueva religión, sólo en apariencia, impulsada por el Sanedrín y encabezada por Pablo.
“Porque fue Pablo el primero que empezó a escribir sobre la vida
y obras de Jesús, pero a él le importaba muy poco lo que dijo o hizo
exactamente, lo único que verdaderamente le importaba era ver a
Jesús como al Mesías esperado.
“Aunque escribió mucho sobre Jesús sólo le mencionó quince
veces, sin embargo el nombre de Cristo lo empleó casi cuatrocientas veces. En realidad la vida de Jesús le importaba muy poco, lo que más le interesaba y apasionaba era su muerte en la cruz.
“Pero el verdadero Mesías era él, el encargado de divulgar la
“gran mentira”, el ungido de Yahvé para llevar a cabo la misión para
la que había sido formado y el que debía ofrecer constantes sacrificios.
“Descendiente en línea directa del rey Herodes Pablo se formó
en el templo de Jerusalén con el sacerdote Gamaliel, perseguidor de
los verdaderos discípulos de Jesús. Cuando Pablo estuvo preparado, ya sacerdote, partió para Damasco después de votar a favor de la sentencia de muerte del apóstol Esteban, sacrificio que sellaba el pacto con su dios.
“Dondequiera que iba se reunía con los sacerdotes para debatir
sobre las escrituras porque era un observador escrupuloso de la Ley y un defensor a ultranza de esa Ley rechazada por Jesús.
“De esta manera esta Nueva Alianza se extendió por todos los
reinos del imperio teniendo allí donde iba una acogida muy favorable y levantándose multitud de iglesias que, por supuesto, estaban supeditadas a la iglesia de Jerusalén.
“Se puede decir que, gracias a Pablo, la religión solar evolucionó
hasta convertirse en religión mundial, consiguiendo unir Oriente y
Occidente más que nunca.
- Una religión basada en la muerte –comentó Daniel.
- Así es. Verás, desde el Edén hasta el Apocalipsis la Biblia habla
de las hazañas de Yahvé. En este libro, lleno de maldiciones, Yahvé
ordena el asesinato y las matanzas y, si alguien se portaba mal, no
tenía reparos en vengarse de él y de la generación siguiente. Los obedientes, por el contrario, verían multiplicarse sus bienes.
“Es una realidad que la Biblia nos presenta a un dios destructor,
guerrero, cruel, conquistador, legislador, árbitro, verdugo, loco, vengativo, rencoroso, mezquino y misógino. Un dios que favorece el
engaño y la traición, que aprueba asesinatos y que castiga despiadadamente sobre todo el pecado de desobediencia.
“Un dios que alienta a su pueblo para que torture, robe, incendie,
arrase y asesine no perdonando ni siquiera la vida de los niños o de
los ancianos y enviando plagas y enfermedades con relativa frecuencia.
“Un dios que gobierna, que es astuto y cruel, que invade territorios,
que crea ejércitos y levanta imperios; un dios que persigue y elimina
a sus rivales procurando ganarse a la gente o por la persuasión
o por la violencia.
- Es muy fuerte.
- Lo más fuerte es que se le llame dios como si fuera una angelical
criatura. Fueron los griegos los que les llamaron así pero recuerda
que los sumerios los llamaban “visitantes de las estrellas”. El hecho
de que uno de ellos se haya hecho con el poder, acaparando los conocimientos, y que haya dicho que él creó el cielo, la Tierra y todo
cuanto existe, no significa que esto sea verdad.
“El dios Sol también se caracteriza por ofrecer un más allá oscuro
y tenebroso, lugar de castigo para sus víctimas rebeldes, y presenta
la muerte como algo abominable. El Nuevo Testamento, tomando
recortes del Antiguo, se imaginaba con fantasías rebosantes de agresividad el horroroso final de los ricos y la felicidad de los pobres y obedientes. Se tomó la pobreza como un ideal y renunciar a la propia defensa no oponiendo resistencia y encima ofreciendo la otra mejilla, como meritorio.
“Las mortificaciones, los ayunos extremados, las flagelaciones, el
uso de cadenas, las oraciones que duraban horas y el aguante voluntario de muchas molestias debían, por su parte, extirpar todas las pasiones mundanas.
Daniel respiró profundamente en señal de impotencia. De repente
recordó que la mitología también hablaba de diosas.
- ¿Y las diosas?
- Hay muchas pero de entre todas ellas hay una que destaca de
forma especial. Vinculada al dios Sol esta diosa era designada como
la “dama de la serpiente”. En Sumer se llamaba Inana, en Babilonia
Isthar, Asherat en Fenicia, Isis en Egipto, Amaterasu en Japón, Atenea en Grecia, Minerva o Cibeles en Roma…
- Kali en India.
- Aunque era calificada como “diosa del amor” también se la conocía
como la “dama de las batallas” porque era cruel y sanguinaria,
intrépida y bravía con sus enemigos. Siempre exigía adoración absoluta a cambio de aplacar su ira y constantes sacrificios humanos y animales.
“En el Nuevo Testamento figura bajo el nombre de María como
si ella y la madre de Jesús fueran la misma persona. A partir de aquí
presentaron a la que supuestamente era María con los mismos atributos de la diosa fenicia.
- La catedral de Notre Dame está situada donde antiguamente se
encontraba el templo de Isis –dijo muy acertadamente Daniel.
- Es la prueba de lo que te estoy diciendo. Pero fueran dioses o
diosas a todos había que tenerlos contentos y felices, siempre satisfechos en sus caprichosas y terrenales demandas para que su ira no recayera sobre ellos causándoles enfermedades o incluso la muerte.
Los griegos estaban convencidos de que eran los dioses quienes ocasionaban las enfermedades, también esto lo pensaban sus antecesores.
“Pues bien, cuando el Imperio Griego decayó ya estaba brillando
el siguiente emplazamiento del Sol, el Imperio Romano. Roma absorbió la cultura y la religión de los griegos cambiando tan sólo los nombres de los dioses que fueron traducidos al latín. Los fenicios romanos se llamaban etruscos y fueron ellos los encargados de trasladar al nuevo imperio la religión solar y la ciencia atlante.
“Lo primero que se hizo fue un censo de la población la cual fue
dividida en gremios. Se computó las tierras distribuyéndolas entre
el culto religioso, el Estado y el pueblo y también se dividió al pueblo entre patricios, que eran los fenicios, y plebeyos.
“La población se hallaba dividida en ciudades-estados y cada una
de ellas estaba encomendada a un dios en particular, dominando
siempre el dios principal que se llamó Júpiter. El templo de Júpiter
alcanzó su mayor apogeo cuando, en el año setenta de nuestra era,
se destruyó el templo de Jerusalén y se trasladaron a Roma las grandes riquezas que en él había.
“A la par que se extendía el reino de Júpiter también se extendía
el cristianismo llegando pronto a convertirse en religión oficial, en
el siglo IV, bajo el reinado de Constantino. En este período las masivas y continuas matanzas de los seguidores de Jesús fueron sustituidas por el lavado de cerebro, haciéndose así olvidar a Jesús y ofreciendo en su lugar a un Cristo sangrante y sacrificado que habría de regresar como Mesías en los últimos tiempos para instaurar su reino.
“Tras los sacrificios correspondientes a Júpiter, Constantino se
consagró como Mesías para cumplir la misión para la que había sido
elegido. Cristianizó los cultos pero éstos siguieron siendo cien por
cien solares.
“Un ejemplo es la fiesta de Navidad que se ubicó en el solsticio
de invierno, fecha en la que se celebraba el Nacimiento del Sol en
donde los reyes eran coronados y en donde se festejaba la renovación del poder real.
“Estas tradicionales fiestas duraban siete días terminando el día
veinticinco de diciembre, y en ellas se incitaba a gastar, derrochar y
comer sin límites, aparte de realizar los obligados sacrificios.
“Era la fiesta de coronación del monarca en donde éste debía
arrodillarse ante el altar y, bajo el olor del incienso, hacer una ofrenda de oro siendo ungido después con la mirra. También asistían los reyes vecinos quienes tenían por costumbre enviar regalos al nuevo monarca.
- Me estás diciendo que la historia de los tres reyes magos es falsa.
- Y que también es mentira que Jesús naciera en esa fecha. Mira,
de los tres regalos que los supuestos reyes magos ofrecieron a Jesús resulta que el oro es el mineral preferido del dios y está relacionado con la realeza, por su parte el incienso es un aroma irresistible para él y le ayuda a manifestarse, relacionándose con el sacerdocio. En cuanto a la mirra es el óleo con el que se unge a los nuevos reyes, un bálsamo relacionado con la incorruptibilidad y también con los profetas.
Daniel se sentía profundamente decepcionado. Era demasiado
ingenuo como para pensar que las historias que escuchaba año tras
año eran falsas.
- ¿Sabes qué diferencias hay entre los cultos sumerios y los católicos?
-continuó Jonay-. Prácticamente ninguna porque en los templos
sumerios había imágenes que representaban a los dioses,
destacando la imagen de la diosa fenicia a la que también sacaban
los sumerios en procesión. En Sumer se rezaba, se ofrecía incienso
y se encendían velas, aunque ahora los sacrificios no se practican
como antes porque se sustituye por la sangre de Jesús.
“Todo es prácticamente igual que hace seis o siete mil años aunque
se adornó con un ropaje aparentemente nuevo que sirvió de
pretexto para influir con más profundidad en la vida de las personas.
“Había tres caminos para influir en las personas como son la doctrina, la autoridad y los ritos del culto religioso. Entre estas doctrinas tuvo mucha aceptación la inclinación hacia la contemplación, la soledad y la vida célibe, particularmente en el sacerdocio al que ya podían acceder los plebeyos, de tal manera que se perjudicaba la vida familiar.
“El deseo de Yahvé de “creced y multiplicaos” no se aplicaba a
los cristianos sino sólo a los fenicios, de tal manera que mientras
éstos contraían matrimonio desde la tierna edad de diez o doce años, multiplicándose extensamente, a los cristianos se les impuso el estado estéril.
“Frailes, clérigos y monjas eran beatificados como ejemplos a seguir para el buen cristiano, y una familia cristiana se daba por satisfecha casando a alguno de sus hijos y a otros metiéndolos a clérigos, monjas o soldados. A fin de cuentas el cristianismo se basaba en la pobreza, en el dolor, en la renuncia y en toda clase de miseria y humillación.
“Esta religión prosperó al mismo ritmo que lo hacía el Imperio
Romano extendiéndose con rapidez por casi toda Europa y varios
países de Oriente, de tal manera que, cuando el imperio alcanzó su
máxima expansión, sus dominios eran extensos. Pero aún quedaba
mucho territorio por conquistar.
“Con este objetivo el dios Sol creó otra religión, aparentemente
distinta pero que en el fondo era la misma, y gracias a la cual amplió
su imperio con rapidez. Me estoy refiriendo al Islam, una misma
doctrina y un mismo dios pero con otro nombre, Alá.
“En los primeros siglos de la era cristiana los habitantes de Arabia
profesaban el politeísmo al igual que todos los pueblos de la antigüedad, pero de entre todos los dioses había uno que destacaba
sobre los demás. El santuario de este dios se encontraba en la Kaaba, un edificio cuadrangular situado en la Meca que, según los historiadores árabes, había sido construido por orden de Abraham.
“En el siglo VI de el cuidado de la Kaaba estaba confiado a una
tribu fenicia a la que pertenecía Mahoma, quien se hallaba emparentado con la estirpe dirigente y sacerdotal del lugar.
“Como buen fenicio y comerciante nato que era Mahoma había
viajado en numerosas ocasiones a Siria, Palestina y Babilonia.
Cuando regresó de su último viaje a Jerusalén ya se encontraba preparado para llevar a cabo la misión para la que había sido formado, instaurar el monoteísmo. Para ello contó con el dinero y el ejército que necesitaba.
“Sus historiadores lo describen elevándose al cielo en el mismo
lugar donde antiguamente se encontraba situado el templo de Jerusalén, y reuniéndose con Abraham y Moisés. En realidad se reunió con el Sanedrín recibiendo de los sumos sacerdotes la promesa de ser protegido, incluso con las armas, y el título de “enviado de dios”.
Así surgió el Islam, que significa “sometimiento”, “sumisión” o
“rendición”.
“Pues bien, con las riendas del poder que depositaba Alá en sus
manos, Mahoma destruyó todos los ídolos del santuario proclamando la existencia de un solo dios, Alá, un dios que premia a los creyentes con goces materiales y castiga a los infieles con las llamas del infierno.
“También impuso a su pueblo leyes similares a las recogidas en
el Pentateuco porque, claro está, el Corán presenta enormes similitudes con la Biblia como no podía ser de otra manera. En el Islam Abraham es considerado un patriarca y casi todas las narraciones que se contienen en el Corán tienen sus paralelos bíblicos.
“Alá posee las mismas características y atributos que Yahvé ya
que dice haber creado todo cuanto existe, exige a los varones el
pacto de sangre a través de la circuncisión y el respeto incondicional a las leyes.
“A través de la imposición violenta el Corán pasó a ser aceptado
como norma de conducta y, siguiendo sus pautas, los musulmanes
fueron obligados a rezar varias veces al día, siempre dependiendo
de la posición del sol.
“También fueron obligados a hacer la guerra santa que tenía por
finalidad la expansión del Islam, por medio de las armas, otorgando
a los que morían en ella un lugar preferente en el paraíso. La guerra
santa fue el instrumento más importante con el que contó el imperio
musulmán y que le permitió avanzar rápidamente.
“En una primera fase el Islam se expandió por Oriente hasta
Constantinopla, ciudad edificada por orden de Constantino, llegando
a Alejandría, Palestina, Siria, Persia e India. En una segunda
escalada llegó a la costa norte de África y, cruzando el Estrecho de
Gibraltar, tomó rumbo a España –se tomó unos segundos para organizar sus pensamientos.
“Al igual que el resto de Europa España vivía desde hacía milenios
bajo ladominación fenicia. Sobre el tercer milenio y coincidiendo
con el auge de Egipto y Sumer, los pueblos europeos fueron
invadidos por los fenicios de forma masiva.
“Por lo tanto el culto al Sol que llegó después en nada se diferenciaba del que practicaban los germanos, sajones, anglos, francos o celtas quienes siempre estuvieron en estrecho contacto con sus hermanos fenicios del resto del imperio y con quienes comerciaban y aunaban criterios.
“Su manifiesto culto al Sol, ya fueran escandinavos o germanos,
se observaba en sus prácticas religiosas que eran las mismas en toda Europa. Sus historias escritas también reflejan las mismas raíces y conceptos.
- Se dice que Europa era una mujer fenicia que fue secuestrada
por Zeus –dijo Daniel- pero ahora entiendo lo que esto significa. Se
puede decir que lo que estudiamos como mitología tiene verdaderas
raíces históricas aunque no se cuente la verdad. ¿Cómo se llamaba
el dios principal?
- Odín era el más reverenciado de todos especialmente por el terror
que causaba en las guerras que él provocaba. La diosa se llamaba
Friga y a ella correspondía gran parte de los sacrificios aunque quien más sacrificios humanos recibía era Odín, bajo el nombre de Thor, a quien los fenicios-vikingos se encomendaban antes de iniciar sus expediciones o sus guerras.
“Los tributos y ofrendas que se entregaban a los dioses eran depositados en los templos, centros religiosos, económicos, políticos y judiciales. La sociedad también se hallaba dividida en clases sociales y se encontraba sometida a un estricto control judicial ejercido por la minoría de siempre.
“Los fenicios europeos recibieron una bocanada de aire fresco
bajo el Imperio Romano ya que fue en esa época cuando se fusionaron las tradiciones mientras la miseria hacía que las personas se vieran obligadas a vender sus tierras a los grandes propietarios patricios.
“Desde entonces los europeos contaron con una minoría de
hombres libres y grandes propietarios que, desde la cúspide de la pirámide, dominaba al resto de las personas de forma absolutista, a
través de las leyes.
“En los siglos XV y XVI Europa se hallaba sumida en la peste,
el hambre y las guerras. En esta situación se encontraba cuando
Yahvé decidió que era el momento de ampliar de nuevo su imperio,
y esta vez lo hizo desde sus emporios económicos de Génova y Venecia.
En estas dos ciudades, convertidas ahora en los primeros centros
financieros de Europa gracias a los fenicios y a su armada, se
administraba el monopolio económico de Yahvé.
“Allí se sufragaban los gastos de expansión de un dios que,
cuando así lo consideró oportuno porque el Islam le había preparado el terreno, eligió España como país trampolín para extenderse desde allí a otras partes del mundo.
Jonay calló porque se dio cuenta de que Daniel no le estaba prestando atención. El joven meditaba sobre las injusticias cometidas por Yahvé. Jonay le observó.
- ¡Cuántas injusticias se han cometido por culpa de los dioses! –
dijo Daniel enfadado.
- Estamos hablando de una larga trayectoria, de miles y miles de
años, en donde estos dioses han pisoteado, una y otra vez, la libertad del ser humano.
- ¿Son inmortales?
- Igual que nosotros, aunque cuando nacemos al mundo material
olvidamos quiénes fuimos y a qué venimos. El hecho de que no lo
recordemos no significa que no lo seamos, y la realidad es que somos más de lo que vemos.
Esta parte interesaba mucho a Daniel quien animó a Jonay a que
continuara hablando de este tema.
- Cuando venimos a este mundo y ocupamos un diminuto cuerpo
nos sentimos muy limitados porque no podemos hablar ni expresarnos, por lo que después se nos va olvidando. Sin embargo hay muchos niños que conservan de forma nítida el recuerdo de su pasado porque aún lo tienen muy reciente. Lamentablemente esta vida no nos permite conservar este recuerdo y se le exige al niño que se adapte a esta realidad material, la que se ve y se toca.
- ¡Somos inmortales! –exclamó Daniel con gesto de alegría.
- He indagado mucho en la mente de las personas –le dijo Jonay
mirándole a los ojos-. Estudié hipnosis y esta técnica me permitió
profundizar en el pasado de los demás y en el mío propio. Y la respuesta es un sí rotundo, somos inmortales y tenemos multitud de
vidas anteriores.
- Es un tema que me apasiona. ¿Sabes hipnotizar?
- La hipnosis es una técnica muy sencilla ya que sólo se necesita
relajación y enseguida llegan a tu mente imágenes y recuerdos del
pasado, justo lo que necesitas saber. La información que recibes
siempre te ayuda a comprender muchísimas cosas de tu vida presente y a ser mejor persona, te lo aseguro. Se ve la vida de otra manera.
“Los miles de viajes al pasado o regresiones que he inducido
siempre han sido positivos y a mí me han permitido saber más sobre
los demás, sus inquietudes, sus miedos y sus necesidades. Me han
hecho más humano al mismo tiempo que me han aportado una valiosísima información sobre la vida, sobre el sentido de la vida y
sobre la sociedad en la que vivimos.
- A mí me gustaría que me llevaras al pasado, quiero saber por
qué soy como soy y conocerme un poco más.
- Está bien, pero necesitamos un lugar tranquilo y adecuado para
llevar a cabo la regresión –se quedó pensativo durante unos segundos-. Podemos ir a mi casa, allí encontraremos la tranquilidad que necesitamos y las condiciones adecuadas para garantizarnos una buena relajación. En Las Palmas terminaré de contarte esta historia.
Jonay entendía que debían tomarse un descanso con respecto a
su narración. Necesitaban cambiar de actividad.
Por su parte a Daniel le pareció una idea excelente indagar sobre
su pasado para poder saber más de sí mismo. Aunque el estómago
se le revolvía nada más pensarlo tenía la intuición de que debía conocer algo que podía cambiar el rumbo de su vida. Este pensamiento le hizo temblar pero se sentía seguro de querer seguir
adelante.
- Vamos –dijo a Jonay con gran entusiasmo y poniéndose de pie.

 

C A P Í T U L O  Q U I N T O
E X P A N S I Ó N  D E L  I M P E R I O
“Desde donde sale el sol hasta el ocaso todas las naciones

me respetan y en todo el mundo se ofrece a mi nombre

el humo del incienso como una ofrenda pura.

Porque mi nombre es grande en las mismas naciones paganas,
dice Yahvé, dios de los ejércitos”.
(Malaquías)

 

 

Comenzaron a descender en dirección a los coches. Lo hicieron

en silencio disfrutando cada cual de sus propios pensamientos.
¡Cuántas ideas bullían en la cabeza de Daniel! ¡Qué ilusión le hacía
que alguien le ayudara a descubrir más cosas de sí mismo! ¡Qué nervios!
Según llegaron a los coches se organizaron para que Jonay fuera
delante y también acordaron que, durante el largo trayecto, fuera
pensando qué quería en concreto saber sobre sí mismo.
Él lo pensó y le dio muchas vueltas al asunto. No tenía nada concreto en su cabeza porque lo más importante para él era recordar algún hecho de su pasado que le permitiera comprender su presente y, como ignoraba cuál era su pasado, simplemente se abriría a la experiencia que su mente eligiera.
Llegaron a la casa de Jonay que se encontraba situada en la Playa
de las Canteras. Era una casa grande y con unas impresionantes vistas al mar. En su interior todo parecía estar decorado con exquisito gusto destacando, sobre todo, imágenes y objetos de muchas culturas diferentes.
Entraron en una inmensa sala donde unos grandes sillones coloreaban la estancia. La biblioteca, repleta de libros, llamó su atención.
- Bueno –dijo Jonay interrumpiendo sus pensamientos-. Para comenzar la relajación debes tenderte en ese sofá y ponerte cómodo.
Transcurrieron unos segundos en los que Daniel se acomodó.
- ¿A dónde quieres que te lleve?
Jonay le inspiraba un respeto diferente del que jamás tuviera con
otra persona.
Puedo confiar en él, pensó.
- No lo tengo claro pero creo que me servirá cualquier momento
del pasado que sea importante para mi presente.
Jonay puso música suave que invitaba a la relajación y bajó las
persianas creando así el ambiente apropiado- Cierra los ojos y respira profundamente. A partir de ahora sólo
deberás prestar atención a mi voz. Ningún ruido externo podrá molestarte.
“Concentra tu atención en la respiración, siente cómo el aire
entra en tu cuerpo y cómo sale mientras tú te relajas profundamente.
Dejó transcurrir largos segundos.
“Ahora concentra tu atención en tus pies, siente cómo se relajan.
Concentra tu atención en tus piernas…, en tu abdomen…, en tu
pecho…, en tu cuello…, en tus manos…, en tus brazos…, en tu
cabeza… Siente tu cuerpo relajado, profundamente relajado.
“Ahora voy a contar del diez al uno. Cuando diga uno te encontrarás
completamente relajado. Diez…, nueve…, ocho…, siete…,
seis…, cinco…, cuatro…, tres…, dos…, uno… Profundamente relajado…
La voz amiga de Jonay le guiaba.
Cuando Daniel estuvo completamente relajado continuó.
- Ahora tu mente va a elegir el momento de tu pasado que es más
importante para ti. Voy a contar del uno al tres y, cuando diga tres,
llegarán a tu mente imágenes y recuerdos de ese pasado. Uno…,
dos…, tres.
Esperó unos segundos.
- ¿Qué estás viendo?
Daniel empezaba a ver gente que caminaba de un lugar a otro.
- Es una fiesta… Hay mucha gente que viene de fuera, de ciudades
incluso lejanas. Deben celebrar algo.
- ¿Dónde te encuentras?
- Italia… Debe ser un lugar de Italia… Roma, sí, es Roma. La
gente va vestida con ropas antiguas.
- ¿Qué año es? –quiso saber.
- Mil seiscientos –dijo tras pensarlo durante unos segundos-. Se
está celebrando una fiesta religiosa. Entre la gente que camina entre
rezos hay también príncipes y personajes importantes.
- ¿Reconoces a alguien?
- Yo estoy allí –dijo con cierta tristeza en la voz.
- ¿Qué estás haciendo?
- Me siento preocupado… Algo grave va a suceder conmigo. Me
llevan por las calles escoltado por soldados. Entre la muchedumbre
hay sacerdotes… Todos me miran.
- ¿A dónde te llevan?
- Van a asesinarme –dijo con voz entrecortada-. Un ritual religioso…,
un sacrificio humano… Como mismo hicieron con Jesús.
Me acuerdo mucho de él en estos momentos, hasta puedo percibir
cómo se sentía él, le comprendo.
Su rostro cambió y se le escaparon unas lágrimas. Jonay puso su
mano sobre la del joven para transmitirle paz.
- Quédate tranquilo –le dijo-, sólo estás recordando.
Tras unos segundos en silencio Jonay continuó:
- Dime quién eres, dame más detalles de tu persona.
- Me llamo Giordano y tengo cuarenta y cuatro años –se quedó
pensativo-. Soy de estatura mediana, delgado y con barba y pelo de
color castaño… Soy monje dominico y tengo el doctorado en Teología Romana.
- ¿Por qué te van a sacrificar?
- ¡No he hecho nada malo! –gritó-. Sólo he dicho la verdad y por
eso me quieren quemar en la hoguera.
- ¿De qué se te acusa?
- De herejía, entre otras cosas. Ha sido un proceso muy largo y
he pasado los últimos siete años de mi vida encerrado. Estoy muy
enfermo y la muerte es para mí una liberación.
- ¿Cómo te sientes?
- Indignado por la gran injusticia que se está cometiendo conmigo.
Me piden que rectifique. ¡Jamás! ¡Jamás mentiré para librarme
de la muerte! No tengo motivos para arrepentirme de nada.
- ¿Qué es lo que quieren que rectifiques?
- Siempre he defendido, con pasión, que no estamos solos en el
universo y que todas las religiones son negativas para el ser humano.
- ¿Cómo llegaste a esas conclusiones?
- Como monje que soy tengo acceso a los conocimientos que
nos legaron nuestros antepasados. Me quedé asombrado por la cantidad
de información que tenían nuestras bibliotecas sobre habitantes
de otros planetas.
Por unos segundos Daniel calló. Estaba claro que algo veía o sentía
pero debía ser tan importante para él que apenas le salieron las
palabras.
Pero Jonay quería saber.
- ¿Qué está pasando? –le preguntó con dulzura.
- Estoy profundamente convencido de que a lo largo de todo el
universo se encuentran habitantes con raciocinio –dijo en baja voz-.
Siempre defendí, con profunda convicción, que los habitantes de
esos mundos era gente no diferente a nosotros que vivía en lugares
no peores que el nuestro.
“El problema está en que esta información, que sólo circula por
las manos de unos pocos, es después censurada y quienes la divulgan perseguidos y asesinados. No podemos explicar las leyes universales libremente sino mediante la aprobación del pontífice, que es dios en la Tierra.
Como Daniel volvió a callar Jonay le animó a que continuara. Se
sentía gratamente impresionado.
- Háblame más de tus teorías –le apremió.
- Mi conclusión es que las religiones no sólo son inservibles y
contrarias a la ciencia sino que turban la paz y la serenidad del ser
humano, apagan la luz de la razón y no sirven ni para mejorar las
costumbres. Todas fueron repudiadas por mí y condenadas.
“Yo creo, en contra de las religiones, en un universo infinito en
grandeza e infinito por la multitud de mundos similares a éste que
existen. Esa es la nueva herejía, la que afirma y demuestra la pluralidad de los mundos.
“Hablé de ello como de un hecho científicamente demostrable,
y afirmaba con pasión que existen infinitos sistemas planetarios que
forman un solo sistema en dos universos, uno material y otro espiritual. Claro, esta teoría es contraria a la doctrina religiosa.
- Dame más detalles de tu vida y de tu forma de ser.
Daniel reflexionó:
- Aunque viví una vida monástica durante trece años no fui ni
sumiso ni conformista ya que, desde muy joven, vertía opiniones
discordantes con los principios profesados por la Iglesia. De hecho
se abrieron cuatro procesos contra mí y, de Nápoles, tuve que huir
a Roma temiendo por mi seguridad y dejando atrás unos hábitos
que ya no soportaba más porque me pesaban como una losa.
“Me arrestaron en 1.592 –dijo con voz temblorosa-, y me encerraron
durante siete largos años de suplicio espiritual. Todos mis libros
impresos y manuscritos fueron confiscados y mi carácter
franco, abierto y audaz se tornó taciturno, melancólico y reservado.
El dolor se reflejaba en su rostro.
- ¡Todavía no me han hecho justicia! –gritó.
Jonay puso de nuevo su mano sobre la de Daniel para tranquilizarlo
mientras pensaba.
Por los datos que el joven le daba había algo que a él le resultaba
familiar. Seguramente fue la historia trágica de muchos sacerdotes
que sabían demasiado, pero Giordano sólo recordaba uno, Giordano
Bruno.
- Dame más detalles de tu nombre. ¿Conoces tus apellidos?
- Bruno de Nola –contestó tras unos segundos de reflexión.
La cara de Jonay se iluminó porque, efectivamente, se trataba de
Giordano Bruno.
- Bueno –le dijo-, ahora vamos a ir más atrás en el tiempo, justo
al momento en que fuiste condenado. Cuando diga tres empezarás
a revivir ese instante, uno…, dos…, tres.
Esperó unos segundos.
- ¿Qué estás viendo ahora?
- Me encuentro sentado, rodeado de mucha gente entre la que se
encuentran cardenales y teólogos, ¡ah! y un papa… creo que Clemente VIII. Se pide silencio y se leen las acusaciones, después de su lectura el papa ordena se me comunique si reconozco que son herejías.
¡No debo ni quiero arrepentirme, no tengo motivos para ello
y no sé por qué debo hacerlo! -gritó con convicción.
- ¿Qué está pasando ahora?
- Ahora leen la sentencia en virtud de la cual me declaran hereje.
La escucho con calma y meditación, sin dar pruebas de que me
siento afectado.
- Bien, ahora vas a volver al momento en que te llevan a la hoguera.
Contaré de nuevo hasta tres y empezarás a recordar, uno…,
dos…, tres.
- Las calles bullen de gente y la proximidad de la muerte me
asusta aunque signifique la liberación de mi espíritu. Sólo siento un
profundo disgusto por el mundo en el que me ha tocado vivir.
“Acabo de llegar al lugar de mi tortura… Me están desnudando…
Me atan a un palo… Oigo las voces de los sacerdotes cantando
sus letanías y siento un profundo rechazo hacia ellos. No les
odio, les compadezco porque están ávidos de sangre. A mí me han
disfrazado de hereje, encadenado y descalzo. Sin un solo ser querido que me consuele en este terrible momento que me está tocando vivir...
El semblante de Daniel cambió súbitamente, del dolor a la sorpresa.
- Hay alguien que clama mi nombre con un grito desgarrador.
- ¿De quién se trata?
- Es Fiorina. Sí, Fiorina ha venido a verme. Oigo sus gritos llamándome por mi nombre. La busco con la mirada. Ella está entre
la multitud.
La cara de Daniel se iluminó. Seguramente Fiorina era muy importante para él.
- ¿Quién es Fiorina? Háblame de ella.
- La conocí en prisión según llegué a la misma –dijo con una sonrisa
en la boca-. Era la hermana de un preso que fue ejecutado antes
que yo. Cuando sacrificaron a su hermano Fiorina estuvo casi un
mes sin ir por allí, creí que me moría porque ella era la única luz de
mi vida. Nunca nos dirigimos ni una sola palabra, sólo nos mirábamos con intensidad. Sentía la fuerza de su mirada cada vez que iba a ver a su hermano primero y después a mí.
- ¿Qué estás viendo ahora?
- Vuelvo a sentir la mirada de Fiorina. El dolor de su alma se refleja
en su mirada. Somos almas gemelas, lo sé. ¡Cuánto he anhelado
abrazarla, besarla, fundirme con ella! Pero ya es tarde –se le escaparon algunas lágrimas-. La vida no me ha dado esa oportunidad y la tristeza y la frustración se apoderan de mí, terminando por derrotarme.
Ya todo me da igual.
- ¿Dónde se encuentra Fiorina?
- Entre la multitud que se halla congregada junto a la hoguera.
Será una muerte horrible y dolorosa, una muerte que presenciará
ella… Hay un silencio opresivo en el aire.
- ¿Qué sucede ahora?
- Un sacerdote se acerca a mí… Me enseña las sagradas escrituras
para que ponga encima mis manos y me obliga, bajo juramento, a
decir la verdad. ¡Qué verdad! Si yo siempre he dicho la verdad… Me
niego y viro la cara.
“Prenden fuego a la leña que me rodea. No suelto ni una queja
ni vuelvo a mirar a Fiorina. Me siento avergonzado. No quiero que
me recuerde así. Aparto, una y otra vez, la mirada de un crucifijo
que me quieren imponer, símbolo de una religión que tortura y asesina…
Estoy sintiendo mucho calor… Me estoy muriendo…
Jonay observó que la cara de Daniel empezaba a relajarse. Una
intensa paz le acompañaba ahora.
- ¿Qué estás sintiendo?
- No ha sido tan duro como pensaba ya que no he sentido el
dolor de la muerte… Me siento libre… Observo mi cuerpo debajo
de mí todavía entre llamas. Yo vuelo por encima… No tengo frío
ni calor… Me siento muy feliz... Era lo que yo pensaba, existe la
vida después de la muerte y esto me demuestra que estoy en lo
cierto, que la muerte es otro comienzo.
Transcurrieron largos segundos y Jonay decidió dar por concluida
la sesión en este punto:
- Ahora voy a contar del tres al uno, cuando diga uno abrirás los
ojos y te sentirás muy feliz, tranquilo y relajado, tres…, dos…, uno.
Daniel abrió los ojos con dificultad. Se sentía algo turbado pero
tranquilo. Era muy fuerte lo que había experimentado casi en carne
propia. Recordar esta vida pasada le había llenado de seguridad. ¡En
el pasado había sido Giordano Bruno, nada más y nada menos!
Había viajado al pasado y recordaba cada detalle como si fuese
el presente. En aquel tiempo él poseía otro nombre y hablaba otra
lengua. ¡Era increíble!
- Es curioso cómo me enfrenté a la muerte, con decisión y valentía
–dijo, muy seguro de sí mismo-. Sin reconocer haberme equivocado
porque estaba completamente convencido de que cuanto
había dicho era verdad.
“Creía firmemente en un cielo lleno de sistemas solares en donde
cada sol estaba rodeado de planetas como la Tierra. Me sentía lleno
de entusiasmo por lo infinito, lleno de alegría ante mi descubrimiento, hasta que se me apagó la luz ante tanta oscuridad.
Jonay le dejó desahogarse. Parecía que el que hablaba era Giordano
y no Daniel.
- El ser humano vive atormentado por las falsas leyes y las mentiras.
Yo quise romper con esos valores tradicionales de una sociedad
eclesiástica y teocrática. Me molestaban terriblemente las injusticias
en un mundo en donde unos viven en la opulencia mientras otros
se mueren de hambre.
- El mal es una gota de agua en un océano –le interrumpió Jonay-,
pero la gota está aquí.
- Por culpa de las religiones. La religión es dudosa y contradictoria,
oscura, un conocimiento del que uno no se puede fiar. Y la verdad
es para todos no para unos elegidos como decía Aristóteles.
Ofreciendo al ser humano la verdad su espíritu se liberará poco a
poco. La ignorancia es la que hace necesaria la fe.
Jonay estaba positivamente sorprendido por el cambio tan grande
que su pupilo había experimentado. Era increíble, había viajado al
pasado y volvía con la misma obsesión que Giordano sentía por las
religiones.
- Todavía no se ha hecho justicia conmigo y ahora soy consciente
de muchas cosas que antes me pasaban desapercibidas. Entiendo
por qué me apasiona el universo, entiendo por qué soy como soy,
tan reservado y temeroso, y comprendo por qué el fuego me ha angustiado siempre.
“Nunca jugué con fuego como los demás niños, y cuando se iba
la luz en casa y tenían que encender velas, me cambiaba el carácter,
me volvía taciturno y más me encerraba en mí mismo. No sabía por
qué pero una angustia muy grande me embargaba ante todo lo que
tuviera que ver con el fuego.
“Como Giordano, luché con fuerza para liberarme de la prisión
y con el afán de vivir una vida tranquila con Fiorina pero, como no
me lo permitieron, eso me causó esta gran frustración que tengo
ahora.
- Fueron más de quinientos mil los librepensadores que murieron
por esa época quemados en la hoguera, considerados herejes. Tú
fuiste uno más y, tras tu muerte, continuaron con la persecución de
tus obras aunque jamás lo reconocerán porque reconocerlo sería ensalzar la gloria de Giordano y el error de la Iglesia.
- Mis obras… Quiero recuperar mis obras.
- Es una empresa imposible e innecesaria porque lo que sabes,
ya lo sabes. Todo el conocimiento que puedas haber plasmado por
escrito forma parte de ti y sólo tienes que aprender a recuperarlo.
Yo te puedo enseñar.
Serían las tres de la tarde. Después de tantas emociones fuertes
tenían ganas de comer y recuperar energías.
- Te invito a almorzar fuera –le dijo Jonay-. Te ayudará a relajar
la mente.
Salieron. Al rato ya estaban en la playa. Caminaron por la avenida
y, como hacía calor, decidieron cobijarse en la terraza de un restaurante bajo unas sombrillas. Se sentaron mirando al mar.
No hablaron. Pidieron comida y comieron sin prisas, mirando a
las personas que pasaban por allí, pero sus mentes estaban muy lejos recordando la experiencia vivida.
De fondo el mar y mucha gente refrescándose en el agua. Daniel
los observó. ¡Cuánto daría por darse un chapuzón! Pero no llevaba
bañador.
Jonay permaneció un momento contemplando la comida, con la
mirada lejana. Después de un largo silencio volvió a coger los cubiertos y a comer. Daniel le miraba orgulloso de estar a su lado.
Cuando terminaron le pidió que continuara con su historia donde
la había dejado.
- Estabas hablando de España –le dijo dispuesto a escuchar y
aprender de sus descubrimientos.
Tras organizar su mente Jonay prosiguió:
-Los elegidos para la especial misión de ampliar el imperio fueron
los reyes de España Isabel y Fernando, elegidos para gobernar un
país del que se esperaban muchos bienes, tanto materiales como religiosos.
“Cuando los reyes de España terminaron de cumplir su misión
fue su nieto Carlos V, poseedor de una personalidad mesiánica, quien surgió en el panorama político y religioso de la época siendo colocado a la cabeza de una herencia constituida por inmensos territorios.
“Familia también de Maximiliano, soberano del Sacro Imperio
Romano-Germánico, llegó al poder gracias al sutil juego de la política matrimonial que obligaba a los reyes y príncipes a casarse entre ellos. Cuando Carlos fue coronado como Rey de los Romanos recibió del papa el título de Sacro Emperador llegando así a comandar el extenso territorio que Yahvé depositaba en sus manos.
“Poseedor de un poderoso sentimiento de haber sido elegido
para cumplir la voluntad del dios, afirmaba que ese dios le había enviado la gracia necesaria para reinar y gobernar como su representante en la Tierra.
“Como Mesías dispuso del mayor control judicial que se conoce,
la Inquisición, que demandaba a cada Estado de su imperio la situación religiosa de cada uno para que nadie se saliera de la ortodoxia de las escrituras.
“Los tribunales de la Inquisición estaban comandados por el Sanedrín y eran el símbolo de la unidad religiosa por lo que contaban con la autorización papal y siempre se mantenían bajo control real.
La Inquisición controlaba también la imprenta y la importación y
difusión de libros, y el primer libro en ver la luz fue, como no, la Biblia.
“Por esta época no sólo se publicaron innumerables biblias sino
también un sinfín de libros que exhortaban a la fe en Cristo, insistiendo en que las promesas de la Ley y los profetas se habían cumplido en Cristo y también en que sólo la religión cristiana guardaba el verdadero y auténtico sabbat. Por lo tanto, todos los que permanecieran en la obstinación de no reconocer a Cristo como Mesías, eran herejes.
- No me lo recuerdes –dijo Daniel sonriendo.
- La Inquisición obligaba al pueblo a que abrazara la fe cristiana
y todo lo justificaba bajo la Ley, como la guerra santa que se hallaba
legalizada y la esclavitud como consecuencia de esa guerra.
“La Ley se convirtió en un título de ocupación, un título que autorizaba la conquista de nuevas tierras y que permitía justificar la
imposición de nuevas obligaciones, entre otras la de pagar el impuesto denominado diezmo.
- Se puede decir que ahora eran los cristianos los encargados de
hacer la guerra santa.
- Sí, y esa guerra santa había sido promovida desde la Iglesia a
través de los escritos de santo Tomás quien opinaba que los fieles
debían emplear la fuerza contra los infieles, y por san Agustín quien
a su vez estaba obsesionado con la obra de Platón, Las Leyes, que
nos sitúa en un verdadero clima preinquisitorial. Agustín, fiel heredero también del pensamiento de Pablo, hizo del fiel cristiano un combatiente de Yahvé que creía que así recibiría el premio a su sumisión después de muerto.
“Otro tanto aportaron otros personajes considerados sabios por
la Iglesia y que también se encontraban obsesionados con la Ley. El
caso es que, con la Ley en la mano, los fenicios se apropiaron de
muchos territorios.
- Y cometieron legalmente muchas matanzas.
- La colonización evangélica se fundamentaba en un contrato
suscrito entre el rey y el conquistador. A cambio de una gran parte
del botín, del reconocimiento de la soberanía real y de la evangelización de los pueblos, el jefe de la expedición recibía el monopolio exclusivo de la explotación, el cargo de gobernador y un título de nobleza.
“Por supuesto, junto a los navegantes y comerciantes viajaban
siempre los sacerdotes y, de repente, un afán misionero llevó a muchísimas personas a lejanos países al mismo tiempo que aparecían nuevas órdenes y congregaciones religiosas que se desarrollaron considerablemente en este tiempo. Los franciscanos y los dominicos, junto con los jesuitas, formaron el primer contingente evangelizador.
“Los jesuitas se convirtieron en confesores y consejeros de los
soberanos católicos, interviniendo activamente en la política europea e instalándose no sólo en toda Europa sino también en América, India, Japón y China. Su fundador había sido formado en Jerusalén de donde volvió para organizar una sociedad de carácter militar basada en la obediencia absoluta a la autoridad jerárquica.
“Está demostrado que los jesuitas ejercieron una profunda influencia participando activamente en la educación en todo el mundo aunque su prioridad era influir en las conciencias de los poderosos, por lo que se centraron en la clase dominante. Sus enemigos les acusaron de estar detrás de numerosas conspiraciones porque su objetivo era la adhesión de nobles y casas reales aunque fuera por medios poco escrupulosos.
“Con la Biblia en una mano y el arcabuz en la otra, junto a franciscanos, dominicos y agustinos, la evangelización de América la llevó a cabo el fenicio Cristóbal Colón, cuyo nombre significa “portador de Cristo”. Revestido solemnemente con el manto escarlata de sacerdote bautizó a la primera isla a la que llegó con el nombre de San Salvador, plantando allí la cruz de Cristo.
“Cristóbal había llegado a un continente en donde ya les estaban
esperando quienes sabían que un día volverían los que les habían
encomendado una misión religiosa de gran alcance.
- ¿A qué te refieres?
- A que fueron los fenicios, que hacía miles de años que viajaban
con regularidad al continente americano, quienes habían impuesto
la religión solar a los aztecas, mayas e incas.
“La relación de estas culturas con la fenicia es clara. Verás, los
aztecas se instalaron en Teotihuacan, México, lugar donde todavía
hoy se alzan sus templos y pirámides dedicados al Sol, y contaron
que su dios, llamado Huitzilopochtli, había pedido a su pueblo que
abandonara la región donde vivía y que caminara hasta encontrar
un lugar donde asentarse y donde se transformaría en un gran pueblo.
“Mientras se dirigían al lugar indicado, y cuando tenían dudas,
consultaban a su dios del que recibían las instrucciones necesarias
sobre lo que tenían o no que hacer, y cuando el pueblo se quejaba,
Huitzilopochtli respondía con furia acusadora ante su falta de disciplina y de fe.
“También los aztecas dispusieron de su Moisés, en este caso llamado Quetzalcoatl, encargado de guiar al pueblo hasta su lugar de destino y junto al cual, durante mucho tiempo, buscaron la Tierra
Prometida o el antiguo asentamiento atlante.
“Quetzalcoatl estaba caracterizado con el símbolo de la serpiente
y afirmaba proceder de la tierra desaparecida allí donde sale el sol y
donde ahora no hay más que agua, haciendo clara alusión a la Atlántida, para fundar un gran imperio.
“Cuando los aztecas llegaron al valle de México se encontraron
con un zigurat que alcanzaba una altura de más de trescientos cincuenta metros y ubicado en el centro de Teotihuacan, que significa “ciudad de dios”. En ese zigurat Huitzilopochtli se dirigió a su pueblo encargándole la tarea de partir a la conquista de todos los rincones de la Tierra sometiendo a sus gentes.
“A principios del siglo XV después de Jesús ya tenían en su poder
el mando de un imperio de treinta y ocho provincias o ciudades-estados y habían establecido su sistema político, social, económico y religioso por todo el imperio.
“Los aztecas, pródigos en sacrificios humanos, habían hecho
creer a su pueblo que las víctimas humanas de esos sacrificios, a los que se sacaba el corazón en vida, eran los privilegiados de los dioses, y morir en los altares era el final deseado por estos pobres infelices.
“El dios recibía miles de víctimas pero nunca tenía suficiente por
lo que provocaba guerras como una necesidad social para obtener
más víctimas rituales. Eran tan comunes estas celebraciones que incluso se llegó a firmar un tratado internacional entre varios príncipes con el fin de regularizar el caudal de prisioneros a sacrificar para que nunca faltara “materia prima” en los altares.
“Cuando Quetzalcoatl cumplió su misión se marchó por donde
había venido, por el mar, después de haber anunciado que un día regresaría también por el Este. Los aztecas estaban convencidos de
que, tarde o temprano, regresaría surcando el mar y cuando llegaron
los españoles liderados por los fenicios y Moctezuma vio a los hombres blancos y barbudos acercándose a sus costas, llegó a la conclusión de que Quetzalcoatl había regresado.
- Por eso cuando recibió a Hernán Cortés le entregó la máscara
y el báculo de Quetzalcoatl.
- El Imperio Azteca decayó una vez cumplida su misión pasando
a manos de sus hermanos fenicios. Pero Quetzalcoatl y sus acompañantes no sólo habían culturizado a los aztecas sino que también habían impuesto su dios solar a un grupo de indígenas que formaban parte de otra cultura denominada maya.
“Los mayas eran anteriores a los aztecas y contemporáneos a los
fenicios de las primeras dinastías egipcias, sobre el tercer milenio.
En esa época fue cuando se produjo la famosa dispersión de la Torre de Babel o zigurat desde donde el dios Sol mandó a todos sus elegidos a predicar su doctrina por todo el mundo.
“Cuando llegaron a América se extendieron por El Salvador,
Guatemala, Honduras y algunas zonas de México y vivieron su período más brillante cuando recibieron la influencia de la cultura azteca, fusionándose y aunando criterios.
“La religión solar les fue impuesta por un gran príncipe de la meseta
mexicana que era Quetzalcoatl pero al que los mayas llamaron
Kukulkán. Al igual que los aztecas los mayas afirmaban que Kukulkán les había profetizado que después de irse regresaría a la zona y, lo mismo que el sol, lo haría por el Este. También se atrevieron a dar una fecha para su regreso, el año 1.518, aunque los fenicios que venían de España no fueron capaces de establecer una base en Yucatán hasta 1.542.
“Al igual que la cultura azteca la maya presentaba muchas similitudes con las historias recogidas en la Biblia como el diluvio, el mito de la creación o la historia del árbol sagrado lleno de frutos al que se acercó una mujer con curiosidad siendo castigada por ello.
“Pero la cultura inca no se quedaba atrás ya que se encontraba
también impregnada de la doctrina solar. Su dios, llamado Inti, era
el mayor beneficiario de la mayoría de los sacrificios que se ofrecían
y todas las ciudades-estados poseían un templo especial dedicado a
él, como el templo de Cuzco cuyo disco solar era objeto de las principales ceremonias religiosas. En Tiahuanaco, la Puerta del Sol, se celebraban fiestas como la danza de la serpiente en donde se sacrificaban seres humanos.
“El jefe supremo de los incas era Viracocha quien había instruido
a su pueblo para fundar un poderoso imperio y, desde la Isla del Sol
en el lago Titicaca, les había enviado a la conquista. Viracocha se
marchó un día después de prometer que regresaría y, cuando Pizarro llegó a Perú, el jefe de los incas e Hijo del Sol Atahualpa creyó que los fenicios eran los mismísimos dioses.
“Las tres culturas eran similares en sus ritos y creencias, todas
adoraban al Sol al que ofrecían sacrificios, todas impusieron la circuncisión y el respeto incondicional a la Ley y dividieron a la sociedad en clases sociales inamovibles. El mismo calendario solar, la misma cultura y hasta parecidos idiomas.
“Cuando los fenicios españoles concluyeron su misión ordenaron
la destrucción de los ídolos y adoratorios que habían levantado estas culturas y mandaron edificar iglesias, conventos y ermitas allí mismo donde se encontraban emplazados los santuarios solares, lugares de sacrificios.
“Tras reorganizar a incas, mayas y aztecas y concluida su misión
en España los fenicios se trasladaron a las costas inglesas, francesas, holandesas y alemanas llevándose consigo las riquezas acumuladas.
“Sería Alemania quien tomara el relevo religioso de España
cuando el terreno quedó abonado para que en este país se produjera
una reforma que habría de cambiar el panorama religioso, económico
y político del planeta. Te estoy hablando de la Reforma Protestante.

 

C A P Í T U L O  S E X T O
L A  R E L I G I Ó N  C O M O  M E C A N I S M O
D E  M A N I P U L A C I Ó N
“¿Cómo mantener el orden en un Estado sin religión?

La sociedad no puede subsistir sin la desigualdad de las fortunas,

y la desigualdad de las fortunas no puede existir sin religión”.
(Napoleón)

 

 

Pasaba mucha gente por la avenida. Daniel se distrajo un poco,

no porque no le interesara la conversación sino porque el movimiento era tan grande que el mismo bullicio le despistaba.
Eran personas de muchas nacionalidades. Él, como canario que
era, estaba acostumbrado a convivir con extranjeros que venían a
las islas en busca del sol y de sus maravillosas playas.
- ¿Qué me estabas diciendo? –preguntó a Jonay mientras bebía
su refresco.
- Te hablaba de los protestantes. Verás, la Reforma surgió en un
siglo, el XVI, en donde Europa vivía atemorizada por una invasión
de brujos, encantamientos y sortilegios como si el infierno hubiera
sido abierto de repente a todos los demonios habidos y por haber a
los que se podía solicitar favores, pactar con ellos y celebrar el típico sabbat. En este ambiente reapareció con fuerza Yahvé colocando la Biblia en un lugar privilegiado, los hogares.
“Pero aunque la suerte de la reforma religiosa dependía de Alemania
fue Suiza, en concreto Ginebra, quien le dio proporciones internacionales.
Los reformistas tenían el mando de esta ciudad aquien los príncipes alemanes habían otorgado un especial trato y cuidado.
“Suiza no poseía sentimiento nacional sino mundial. Era un país
plagado de monasterios, obispados, colegiatas y abadías que formaban un conglomerado de señoríos eclesiásticos y seculares. Basaba su existencia sobre todo en la destreza militar de sus ciudadanos quienes tenían que hacer el servicio militar obligatorio desde los dieciséis hasta los sesenta años, constituyendo el ejército de Yahvé. Un pueblo que presumió de mantenerse neutral en las guerras pero que, sin embargo, se encontraba disperso en los ejércitos de los países vecinos.
- La guardia suiza continúa custodiando el Vaticano –apuntó Daniel.
- La Reforma se inició con Lutero quien opinaba que todos los
asuntos doctrinales debían ser confirmados sólo por la Biblia, propagando la idea de que, para salvarse, sólo era necesario tener fe en las escrituras. Este fue el principio vital de su reforma que se remataba con la afirmación de que sólo el arrepentimiento ante Yahvé y la fe en Cristo crucificado podían salvar al pecador.
“La Reforma contó con la ayuda, el dinero, el poder y la influencia
de los príncipes alemanes, herederos del Imperio Romano-Germánico, quienes nunca dejaron de caminar de la mano de sus
supuestos contrincantes los jefes católicos. En debida armonía, católicos y protestantes sólo eran adversarios en las bases.
“En poder de las inmensas riquezas que le cedió la Iglesia Católica
como obispados, abadías y grandes extensiones de terreno el luteranismo pasó de Suiza, su capital religiosa y económica, a Francia y, siguiendo cauces políticos, llegó a Inglaterra.
“El rey inglés Enrique VIII, nombrado por el Sanedrín gobernador
de la Iglesia de Inglaterra, construyó el anglicanismo con las
bases del protestantismo. Desde entonces todos los clérigos y funcionarios tuvieron que reconocer al soberano como autoridad suprema de la Iglesia y jurarle fidelidad. Si no lo hacían podían ser
ajusticiados por el tribunal eclesiástico que era el encargado de juzgar los casos de herejía y todos los crímenes y delitos contra la Iglesia.
“En esta época surgió otro Mesías protestante al estilo de Lutero
que se llamaba Calvino, quien estableció su residencia en Suiza adquiriendo pronto un inmenso prestigio como dictador religioso.
Tenía como misión hacer de la ciudad de Ginebra la “ciudad de
dios” y, aunque se opuso a la jerarquía eclesiástica católica, sin embargo estableció en su iglesia otra jerarquía compuesta por pastores, maestros, presbíteros y diáconos.
“Con los pactos establecidos entre católicos y protestantes Europa
quedó de la siguiente manera: Italia, España y parte de Francia
permanecieron católicos, en Dinamarca, Alemania y Suecia se
afianzó el luteranismo mientras los calvinistas dominaron Suiza, los
Países Bajos, Escocia y parte de Francia, quedando Inglaterra bajo
el poder del anglicanismo.
“Acentuando la fe en la Biblia como única autoridad en materia
religiosa el protestantismo impuso a sus discípulos el afán misionero mientras dos docenas de imprentas se mantenían en constante actividad con la misión de difundir la doctrina evangélica.
“De hecho se puede afirmar que la Reforma, sin la imprenta, no
habría pasado de ser un cisma local y, gracias a ella, se extendió por
toda Europa a través de los cientos de miles de ejemplares de sus
obras.
“Pero el protestantismo no sólo consiguió poner la Biblia y otros
libros en los hogares sino que también preparó el terreno para que
los fenicios pasaran a la historia como grandes ilustrados o iluminados.
“Esto se inició en un siglo, el XVII, convertido en el siglo de oro
del culto al diablo hasta el punto que los conventos y monasterios
se llenaron de posesos abundando los pactos satánicos y celebrándose sabbats en todas partes. Se practicaba el embrujamiento, el maleficio y el asesinato mágico ya que los dioses hacían de las suyas.
“Pero también en este siglo se gestó una filosofía y una ciencia,
cien por cien atlantes, que había empezado a surgir en el siglo anterior y que promovió la segunda revolución científica de la historia al estilo de la ateniense.
- Me estás hablando de la Ilustración.
- Sí. Aunque fue una mezcla de doctrinas, pensadores y movimientos sin embargo unió a sus protagonistas en un principal objetivo:
racionalizar las escrituras, hacerlas creíbles. Aunque estas ideas
empezaron a tomar forma en el siglo XVII fue en el siglo XVIII
cuando alcanzaron su punto culminante.
“En este siglo se multiplicaron las biblias y otros libros teológicos,
vieron la luz enciclopedias de muchos volúmenes y se crearon nuevas universidades enfocadas al estudio de la medicina, el derecho y la teología. Las matemáticas también se podían estudiar en las academias militares y en los centros jesuitas.
“Pero el pueblo llano no tenía acceso a estos estudios ya que estaban pensados exclusivamente para la formación del “pueblo elegido” porque de ahí saldrían los futuros encargados de la sanidad, la educación, la ley, la administración urbana, provincial o nacional y, en general, de todos los puestos destacados de la sociedad.
“De repente salió a la luz toda la ciencia que, durante mucho
tiempo, había permanecido encerrada en los templos, y fue ofrecida
al pueblo pero de una manera claramente malintencionada.
“La información que extraían de las escrituras antiguas era descifrada a través de la Cábala que aportaba la clave o el código secreto que necesitaban. Por supuesto la potestad de estos conocimientos la tenía la jerarquía eclesiástica quien había establecido penas de excomunión y cárcel para los que se atrevieran a revelar dicha información.
“Estos conocimientos eran celosamente guardados y cumplían
la función que cumplieron, en su momento, los jeroglíficos egipcios
que nacieron como consecuencia del deseo de ocultar la verdad. Se
trataba de una escritura codificada accesible a la minoría dirigente.
“Todos los imperios codificaron sus textos para ocultarlos del
pueblo pasando la información de imperio a imperio. Dondequiera
que hubiera un imperio dominante, allí surgía la ciencia, como sucedió también bajo el dominio árabe. Cuando este imperio dominaba gran parte del mundo fueron los árabes los que disfrutaron de un vigoroso período de logros intelectuales. Y ahora tocaba a Europa.
“El sacerdote y científico Isaac Newton pudo elaborar sus teorías
porque contaba con la autorización eclesiástica, por eso pudo pasar
muchos años de su vida descifrando la Biblia y muchos otros textos
atlantes obteniendo en ellos la información que necesitaba para elaborar sus leyes sobre física.
“Él mismo reconocía haber bebido de las fuentes fenicias de una
sabiduría que había sido revelada y posteriormente ocultada. Con él
se identificó el símbolo de la manzana, fruto prohibido del Árbol
de la Ciencia.
“Y hombres tan conocidos, promocionados y publicitados a raudales como Descartes, Locke, Voltaire, Spinoza, Diderot, Leibniz,
Bufón, Berkeley, Kant, Hegel, Pascal o el mismo Einstein eran también sacerdotes, y muchos de ellos incluso fundaron iglesias y fueron obispos. Todos utilizaron un argumento metafísico para demostrar la existencia de dios porque la nueva religión de la razón era común a todos: Yahvé se hacía pasar por la naturaleza, cuyas leyes no se debían cuestionar.
“A mediados del siglo XVIII, cuando los ilustrados habían ocupado
posiciones de vanguardia en Europa, surgió la idea de hacer
una enciclopedia que incluyera la ciencia y la filosofía, a modo de
biblia. Con este motivo se unieron Diderot y D’Alembert para dirigir
una obra que llegaría a producir una gran transformación religiosa,
económica, social, política y cultural en la sociedad.
“En esta obra los ilustrados realizaron la primera síntesis de su
filosofía porque tal diversidad de conocimientos no hubiera podido
provocar ninguna revolución por medio de artículos independientes.
Los diversos artículos de que constaba la enciclopedia llevaba la
firma de sus autores entre los que se encontraban los mismos Diderot y D’Alembert, también Montesquieu, Bufón, Rousseau y Voltaire, entre otros.
“La línea común que mantenían era atacar a la Iglesia Católica
en beneficio de la protestante y fortalecer al Estado en una nueva
forma de gobierno que en realidad era la de siempre. Prácticamente
todos los filósofos radicales de Francia figuraron en el número de
los enciclopedistas que habían participado en la colosal empresa, lo
que produjo que la obra presentara cierta unidad de forma y de pensamiento pues todos sus colaboradores caminaban decididamente por la senda del radicalismo.
“En su primera edición esta obra fue acompañada de un dibujo
bastante explícito en donde aparece Eva, cuyo cuerpo se halla rodeado por una gran serpiente, y un ángel que aleja a Adán de su lado.
El Pecado Original ilustra a la perfección la senda por la que caminaban sus autores.
“La obra incluía distintas facetas como la musical, que jugó un
papel muy importante en la revolución. La música se empezó a reactivar en el siglo XVII siendo característico de esta época la predilección por los temas relacionados con la pasión de los santos, los dolores y los tormentos de la agonía ya que, a través de la música, traducían el dolor humano.
“La sede principal de la actividad musical era la iglesia protestante
ya que la música se hallaba integrada y hermanada con las demás
artes en el clima religioso de la época. Por lo tanto, el objetivo de la
música era librar del pecado o educar las almas y el objetivo del canto era conmover el corazón de los oyentes y despertar las emociones para alcanzar la finalidad deseada.
“Los compositores de ese tiempo que tuvieron relación con la
Ilustración como Bach, Listz, Verdi, Mozart, Beethoven o Haydn
recibieron su formación en los modernos templos, las sociedades
secretas, en donde bebieron de los conocimientos atlantes. Estos
conocimientos les enseñaban cómo crear en las personas variaciones en sus estados de ánimo, por lo que sus enseñanzas recogían los tonos, melodías e instrumentos adecuados para conseguir el fin deseado.
“Orientada religiosamente desde un principio la música siempre
tenía su lugar en el culto y en base a los textos litúrgicos. En Sumer
los himnos de glorificaciones, los salmos y demás oraciones a los
dioses eran cantados con un acompañamiento de flautas o de un
timbal, y tanto en Grecia como en Roma y otros lugares de la antigüedad, la música se hallaba en íntimo contacto con la religión.
“Aristóteles pensaba que era imposible negar el poderío de la música que debía formar, desde las escuelas, la personalidad de los
niños. Por su parte Descartes incluyó en sus obras esta teoría musical de las emociones explicando que entre todas las cualidades del sonido la voz humana era la más apropiada para provocar movimientos de ánimo, por lo que eligió los instrumentos que más reflejaban esta similitud como el violín, el oboe o la flauta.
“Existía la convicción de que, mediante determinadas fórmulas
musicales, podían traducirse a la música ciertos pensamientos o
emociones expresados con palabras. Se podía describir musicalmente tanto sonidos de campanas como el fragor de las batallas, luces y sombras, relámpagos y tinieblas.
- Pero expresar emociones no es lo mismo que provocarlas.
- Cierto. La teoría de los músicos ilustrados afirmaba que una
composición musical debía expresar una emoción fundamental a la
que tendrían que subordinarse todas las otras pasiones secundarias, viendo la luz multitud de sinfonías extremadamente afectadas por la continua alternancia de alegría y tristeza en un mismo movimiento.
“Las cualidades del sonido para afectar los cuerpos y los espíritus
lo hacía instrumento perfecto de manipulación, porque la música
no tenía por objeto satisfacer, muchas veces representaba no sólo
algo adverso y desagradable sino incluso terrible y espantoso. Emociones violentas como la locura o la desesperación hacían que el sentimiento sombrío, trágico, se impusiera como expresión legítima.
- ¿Qué pretendían?, ¿volver locas a las personas?
- Transformarlas y adaptarlas a los objetivos de la religión solar.
Entre estos objetivos figuraba en un lugar preferente la revolución
política que se estaba produciendo en Europa, y los músicos de esa
época influyeron notablemente en la generación revolucionaria que
potenciaron los ilustrados.
“Un ejemplo lo tenemos en la Francia de finales del siglo XVIII.
Por todo el país se propagó un nuevo himno revolucionario que clamaba el amor incondicional a la patria. Una marcha y un canto de
guerra a la vez que recibió el nombre de La Marsellesa y que incitó
a la movilización general haciendo que el pueblo tomara las armas
y se alistase en un ejército que desfiló hipnotizado por las calles de
París.
“Esta movilización tenía como objetivo implantar una forma de
gobierno llamada República, que en el fondo era la misma utilizada
en todos los imperios, y cuya idea era destacar el poder absoluto de
los reyes en base a un derecho divino y la supremacía del Estado.
“Todos los ideólogos de la Revolución Francesa así como sus dirigentes políticos eran masones y la influencia de estos filósofos se notó en toda Europa en donde no sólo gozaron de fama internacional sino que los príncipes y reyes se disputaban el honor de atraerlos a sus cortes.
Jonay se dio cuenta de que Daniel estaba pensativo y que apenas
le estaba escuchando. Le miró con ternura y paciencia.
El joven no entendía nada de política y además no le gustaba en
absoluto ya que siempre había opinado que los políticos no trabajaban para el bien del pueblo. Pensaba que habría sido hermoso un mundo en donde los políticos se interesaran por las personas y sacaran a los más desafortunados adelante, ésa era su obligación, ¿no?
- El ideal político de los Ilustrados –le aclaró tras haber leído sus
pensamientos- no era el bien del pueblo sino implantar una forma
de gobierno dictatorial.
“En esa época la orientación de las monarquías europeas respondía
a estos principios en donde el rey era la imagen visible del dios
en la Tierra y en donde la sociedad quedaba limitada a las clases sociales siguientes: nobles que darían al Estado oficiales y altos funcionarios, burgueses a los que se asignaba el comercio, la industria y las ciencias, y campesinos que harían fructificar las tierras proporcionando soldados al Estado.
“Como podrás comprobar es la misma forma de gobierno de
siempre, da igual que la llamen dictadura, monarquía o república, es
la supremacía de unos pocos en base a un “derecho divino”.
“En la época moderna la idea de un Estado como monopolio de
Yahvé se reactivó con la reforma protestante de Calvino quien, a su
vez, había sido influido por las obras de san Agustín. San Agustín
abogaba por un Estado que desarrollara la justicia siguiendo los principiosde la religión, pero fue un discípulo de Calvino, Rousseau,
que también defendía lo mismo, quien le dio el impulso político que
necesitaba a través de su obra compuesta en Ginebra llamada El
Contrato Social.
“Este gran legislador de la letra impresa opinaba que todo era
perfecto cuando salía de la voluntad de Yahvé y que todo degeneraba en mano de los hombres, culpando de esta manera a las personas por la maldad de su dios a quien defendía como “dios perfecto”.
“El hombre, decía Rousseau, debía obedecer las leyes de Yahvé
porque si se le privaba de todo lo que debía a la sociedad sólo quedaría una criatura que en poco se diferenciaría de un animal, por lo tanto el hombre necesitaba que la sociedad le dijera lo que tenía o
no que hacer y el Estado era el que debía formar al ciudadano. Por
supuesto ayudándose de la religión ya que ésta era entendida como
un instrumento de dominio a favor del Estado. Como decía Rousseau, nunca se fundó un Estado sin que le sirviera de base la religión.
“Rousseau había bebido de Maquiavelo, que era anterior en el
tiempo, y Maquiavelo pensaba que a las personas convenía atraerlas
o bien por las buenas o bien anularlas. Y la mejor manera de atraerlas por las buenas era imponiendo la religión porque la religión era el mejor instrumento para convencer a las personas sobre la necesidad de cumplir las leyes y así dominarlas mejor. Por lo tanto, todo lo que tendiera a favorecer la religión debía ser bien recibido incluso aunque se reconociera en ello la falsedad.
“Maquiavelo también pensaba que lo que hacía prosperar la especie
no era la paz sino la guerra y que los mejores Estados eran los
eclesiásticos, los únicos principados elegidos por Yahvé y protegidos por el ejército. No es casualidad que su obra El Príncipe fuera el libro preferido de los republicanos ya que hablaba de la naturaleza voluble del pueblo al que era fácil convencer, por eso era conveniente que, cuando el pueblo ya no creyera, se le pudiera obligar a creer por la fuerza.
“En esa misma línea pensaban todos. Robespierre, por ejemplo,
decía que el deber del pueblo era sacrificarse por los intereses de su
patria y que la República debía triunfar a la fuerza, por lo que envió
al patíbulo a los que no fueron capaces de creer en la grandeza del
evangelio. También opinaba que la democracia estaba basada en las
leyes las cuales debían regular la vida diaria, la política y la economía.
- ¿Eran demócratas? –no lo entiendo.
- La democracia permitía la participación del pueblo pero sólo
para elegir a su representante político, un representante que previamente había sido elegido por los fenicios, y de los candidatos ofertados el pueblo elegía a uno de ellos. El objetivo político era
implantar la República a la fuerza y poner al ciudadano al servicio
del Estado y no al revés.
“Pero volvamos a Rousseau, El Contrato Social inspiró a muchos
ilustrados europeos los cuales ofrecieron diversas interpretaciones
de la obra distribuyéndola por toda Europa y suscitando multitud
de escritos que consiguieron afianzar sus opiniones. Tan subversivo
fue el carácter de El Contrato Social que pronto se convirtió en lectura obligada para quienes habrían de impulsar la Revolución Francesa.
“De hecho la Constitución Francesa siguió con fidelidad la teoría
del Estado de la obra de Rousseau en muchos asuntos importantes,
y la revolución fue el resultado natural de aquel nuevo espíritu que
se escondía tras la Reforma y la Ilustración y que pretendía una Europa unida.
“Fue así como en Francia se levantó un imperio que amenazó
con integrar a todos los Estados europeos. El nuevo Mesías se llamó Napoleón y, perteneciente a la masonería al igual que su padre, fue formado desde su infancia para ocupar el cargo al que estaba destinado.
Con una beca que le otorgó Luís XV y un título de nobleza
que le había concedido el rey a su padre, recibió una educación militar que le preparó para el momento en que fue proclamada la República.
“Según recibió del papa el título de Emperador de los Franceses
y Rey de Italia se dirigió a Oriente, a Egipto y Palestina, de donde
regresó más tarde para protagonizar en Francia un golpe de Estado.
“Su gira religiosa le transformó en el nuevo Mesías, así era considerado por sus hermanos fenicios y por él mismo, de hecho se
creía el sucesor de César y de Carlomagno y realmente se sentía muy cómodo cumpliendo con su mesianismo similar al de su ídolo Alejandro Magno.
“Su objetivo era fomentar una revolución que uniera a todos los
pueblos bajo una misma religión y unas mismas leyes, por esta razón promulgó un decreto tras otro para ordenar todo al gusto de Yahvé.
Los juristas elaboraron un código civil llamado Código Napoleón
que fue una adaptación de la legislación romana pero con gran parentesco con el Código de Hammurabi por la recopilación que hizo de las leyes antiguas, pasando por ello a la historia como el Gran Legislador.
“Fue así como la Francia napoleónica se tornó en un Estado policial,
con pocas libertades para los más pobres y muchas para los
más ricos.
- ¿Y qué fue de la famosa frase “libertad, igualdad y fraternidad”?
- Hacía alusión a algo muy distinto a lo que se dio a entender. La
libertad religiosa fue abolida y la libertad de prensa sufrió parecida
suerte ya que sólo en París fueron clausurados de un plumazo once
diarios. Sólo se aplicó la libertad relacionándola con las ganancias
económicas, con el libre mercado.
“Con respecto a la igualdad fue justamente cuando más se separaron las clases sociales descubriéndose que el pueblo, que había sido involucrado en la sublevación, en realidad había sido utilizado para ellos afianzarse más en el poder.
“Y en cuanto a la fraternidad, esta fraternidad se manifestó en
las matanzas continuas que el nuevo régimen llevó a cabo, y sólo
había fraternidad entre los integrantes de la masonería. El caso es
que, mientras los ejércitos revolucionarios clamaban por la igualdad
y la fraternidad, se imponía el odio y la esclavitud.
“En este ambiente se elaboró el texto de los Derechos del Hombre
y del Ciudadano y cualquier oposición a estos derechos estaba
prohibida de tal manera que quien quisiera ejercer sus derechos al
margen de estas leyes terminaba fatalmente en la guillotina, ya se
tratara de fenicios o del mismo pueblo llano.
“Fiel a su religión solar Napoleón se preocupó más por las necesidades de los ricos que por la de los pobres, por lo que se centró, entre otros asuntos, en la educación de los fenicios que habrían de ser los futuros administradores del Estado. Para tal fin creó una especie de internado cuyos alumnos eran escogidos por el gobierno y donde recibían su primera formación los futuros oficiales del ejército y los funcionarios civiles.
“También gastó gran parte del dinero en financiar expediciones
a los antiguos enclaves fenicios, sobre todo Egipto, apropiándose
de todo lo que los arqueólogos encontraban en sus excavaciones.
Así fue como Napoleón consiguió recopilar muchos textos antiguos
que pasaron a manos de la masonería.
“Pero no sólo Europa vivió el furor de la revolución, en Sudamérica
el Mesías encargado de implantar la República fue Simón Bolívar,
el más radical de los fenicios aristocráticos y el encargado de
formar gobiernos locales en Argentina, Chile, Perú, Colombia y Venezuela.
“Estos países lucharon desde entonces por su independencia encontrándose detrás de estas guerras civiles la mano de Yahvé que
dirigía a estos Estados hacia una forma de gobierno dictatorial, aún
más feroz que la que tenían antes.
“Primero sublevaban al pueblo, lo hacían pasar por grandes carestías y después le ofrecían una forma de gobierno que terminara
con la situación, por lo que se puede decir que la República preparaba siempre el camino a la dictadura más radical.
- Como sucedió en España con la dictadura de Franco que se
justificó como necesaria debido a la situación de caos revolucionario en la que se encontraba el país.
- ¿Y sabes por qué el himno nacional franquista se llamó Cara al
Sol?
Daniel sonrió.

 

C A P Í T U L O  S É P T I M O
E L  P O D E R  D E L  D I N E R O
“El éxito y los beneficios de toda empresa mercantil son la recompensa concedida por dios a sus elegidos”.
(Calvino)

 

 

Un viento agradable les refrescó. Los dos permanecieron unos

minutos ensimismados agradeciendo la brisa.
Daniel pensaba en la situación en la que había vivido España en
donde, por cuestiones religiosas, muchos inocentes habían muerto
en manos de otros inocentes manipulados.
Jonay continuó con su relato:
- El objetivo de Bolívar era conseguir una Sudamérica unida bajo
unas mismas leyes y una misma religión, lo mismo que quería Napoleón, en su caso una Europa unida. Pero la Europa a la que aspiraba Napoleón incluía a Rusia.
“Rusia se vio tan involucrada en la revolución que, gracias a ella,
se convirtió en una gran potencia de la mano de Pedro el Grande.
Pero para que puedas hacerte una idea de esa época antes nos vamos a remontar al pasado.
“Aunque los fenicios llevaban instalados en Rusia hacía muchísimo
tiempo formando allí una extensa comunidad, fue a comienzos
del siglo X después de Jesús cuando crearon el principado de Kiev,
el más importante de aquella época y el que ejercía la soberanía sobre las demás ciudades-estados. Fue en torno a este Estado donde se fue formando la primitiva Rusia pasando a ser Moscú su heredera a mediados del siglo XIII.
“Una vez tuvieron el control del país en sus manos los monarcas
introdujeron el cristianismo a través de misioneros llegados de Constantinopla.
Tiranos despiadados e insensibles estos monarcas eran
pródigos en sacrificios sangrientos a sus dioses hasta que recibieron la orden de quemar los ídolos y de obligar a los ciudadanos a aceptar sólo el cristianismo, por lo que fueron edificadas multitud de iglesias en los mismos lugares donde antes se sacrificaba.
“De repente, todos los personajes notables se dedicaron a la
construcción de iglesias y monasterios, propagándose y extendiéndose por toda Rusia el ideal monástico.
“Hacía tiempo que Rusia mantenía estrechos vínculos con Constantinopla, foco de la Iglesia Ortodoxa que en un momento dado se había escindido de la católica con el afán de controlar el mundo oriental. A la caída de Constantinopla en el siglo XV Moscú pasó a ser su heredera religiosa, elegida por Yahvé para dirigir el mundo ortodoxo.
“El alma del pueblo ortodoxo, como decía el ilustrado Dostoievski,
era dios. Pues bien, bajo los designios de este dios los fenicios
rusos reunieron las leyes antiguas en dos códigos, el civil y el
eclesiástico. Y, como podrás imaginar, estas leyes eran de una severidad despiadada.
“Por ejemplo, el deudor que no satisfacía sus deudas era atado,
medio desnudo, en una plaza pública y flagelado tres veces al día. Si
durante treinta o cuarenta días nadie se enternecía con sus gritos y
pagaba la deuda en su lugar, el infortunado debía vender, alquilar o
dejar en prenda a su mujer e hijos, ¿qué te parece?
Daniel no daba crédito a tanta maldad.
- Moscú, una especie de Mesopotamia situada entre los ríos Volga
y Oka, era la sede religiosa donde se instaló la minoría dominante.
Entre los primeros zares de Moscú se encontraba Iván III quien im-
plantó el absolutismo moscovita cuyas características eran similares al absolutismo político de los países occidentales.
“Su nieto Iván IV llegó al poder en el siglo XVI llegando a ser el
mayor de los tiranos y el más cruel de los déspotas, por lo que recibió el calificativo de “terrible”. Al ser proclamado zar recibió también el título de Heredero de los Zares de Asiria, Babilonia, Jerusalén, Roma y Constantinopla.
“A principios del siglo XVII un ejército compuesto por mercenarios
de diversos países entró en Moscú y, unido a la tropa rusa,
hizo que las clases más pobres se sumieran más en la esclavitud. En esta situación de confusión, hambre y delincuencia llegó al poder
Pedro el Grande, quien endureció aún más las condiciones de vida
del pueblo ruso siguiendo al pie de la letra la obra de Maquiavelo e
implantando un código militar de rigurosa severidad.
“Este zar oprimió al pueblo hasta el agotamiento sustrayéndole
todo el dinero que podía con innumerables impuestos y mediante
los monopolios estatales sobre artículos de tanto consumo como el
tabaco, la sal o el vodka, éste último introducido siglos antes para
emborrachar al pueblo y así hacerlo más dócil.
- Como hicieron en China con el opio –señaló Daniel.
- Las relaciones de Pedro el Grande con los monarcas europeos
de la época eran muy estrechas, y los tratados y alianzas que entre
ellos firmaron sirvió para imponer al pueblo una reforma en las costumbres y los hábitos al estilo europeo. Y no sólo se ocupó de europeizar las costumbres rusas sino que llevó al Estado a su máximo absolutismo. También fundó la ciudad de San Petersburgo la cual se convirtió en su nueva capital, lazo de unión con Europa.
“A comienzos del siglo XVIII la influencia occidental era muy
grande en una Rusia que vivía en un ambiente de mortífera peste y
hambre que hicieron que la carne humana se vendiera en los mercados.
“Dos siglos después la situación no había cambiado mucho y en
estas circunstancias de miseria y opresión seguía estando Rusia
cuando se introdujo el Comunismo, una nueva y programada rebelión que iba a utilizar a los campesinos famélicos en provecho propio.
“Fueron dos alemanes, Marx y Engels, quienes a mediados del
siglo XIX se inspiraron en El Contrato Social para publicar su obra
el Manifiesto Comunista y El Capital.
“Hijo de un consejero de justicia, masón y protestante, Marx se
casó con una baronesa hija de un consejero del gobierno alemán,
siendo su cuñado el ministro del Interior de Prusia. Con esto te
quiero decir que Marx no pertenecía precisamente a la clase trabajadora, es más, nunca se identificó con los obreros ni hizo nada en contra de la nobleza y la aristocracia fenicias y sí mucho a su favor.
“Era, eso sí, un revolucionario más que había bebido no sólo de
las fuentes de Rousseau sino también de Voltaire, Hegel, Montesquieu y por supuesto de Maquiavelo y había sido formado dentro del ambiente de la Ilustración francesa.
“El mismo año en el que se puso a la cabeza de un periódico financiado por el gobierno, perfecto órgano de combate para comentar, atacar y tratar de provocar acontecimientos, se produjeron unos enfrentamientos en donde los obreros de París fueron aplastados sangrientamente.
“Marx invirtió la gran cantidad de dinero que pusieron en sus
manos en la compra de armas, porque él no tenía reparos en declarar franca y orgullosamente el carácter inevitable de la revolución violenta, creía que tan solo una revolución violenta que se extendiera por todo el mundo sería capaz de cambiar la situación presente.
“Hijo de un próspero industrial y al igual que Marx masón y colaborador de la prensa radical, Engels también pensaba que la división de clases entre obreros y capitalistas exigía la organización
armada de la población. Los dos estaban convencidos de que sólo
utilizando maquiavélicamente a la clase trabajadora, o sea al pueblo,
podrían ellos afianzarse más en el poder.
“Engels afirmaba, sin rubor, que después de cada revolución ganada
por los obreros se llevaría a cabo una nueva lucha que acabaría
con la derrota de éstos. También creía que era necesario entretener
al proletariado y someterlo a aquéllos que manejan el dinero ya que,
de ese modo, podrían sublevarlo cuando quisieran.
“Esta revolución se extendió como una serpiente de fuego por
toda Europa, alentada y financiada por los gobiernos, con el objetivo
de organizar a las masas trabajadoras en un movimiento sindicalista
que pretendía unificar Europa pero que en realidad contribuyó notablemente a separar más las clases sociales.
- Yo creía que el Comunismo luchaba por los intereses de los trabajadores, pero veo que no es así.
- Hay mucha gente que vive engañada con las palabras bonitas
del Comunismo de un mundo mejor, pero la realidad es que, en el
estilo farsante del Comunismo, los derechos se proclamaban a
bombo y platillo pero, sin embargo, se impedía ejercerlos con el Estado policial y el partido único. Una auténtica dictadura. Y el sufragio universal, que creían los obreros era su herramienta para elegir a sus representantes, era realmente el arma de dominación de la burguesía.
“No puede negarse que en todos los años de aplicación práctica
el Comunismo no alcanzó ninguno de los objetivos por los que aparentemente luchaba. No proporcionó a las clases trabajadoras ni
bienestar, ni dignidad, ni libertad, sin embargo sí consiguió multitud
de objetivos para Yahvé como la división de la sociedad en dos grandes grupos bien diferenciados, y dar más poder a los fenicios. Lo ganado por los obreros redundaba en beneficio de la burguesía al mismo tiempo que el pueblo era enviado al matadero.
“Los asesinatos masivos ordenados por Stalin e ignorados o relativizados durante mucho tiempo, el aplastamiento del campesinadoy la presión terrorífica ejercida sobre ellos, nos dan buenas pruebas de lo que te estoy explicando.
“Lenin y Stalin dejaron tras sí más de setenta millones de muertos
en el altar de la revolución, auténticos sacrificios humanos, dejando
a Rusia sumida en el caos. La realidad es que, bajo este régimen, la
explotación y opresión de los pobres alcanzó cotas desconocidas
hasta entonces.
“Y otra prueba de que esto es así la tenemos en el mismo Manifiesto
Comunista en el cual Marx ofrece una relación bastante elogiosa
de las conquistas del capitalismo, al que definía mediante el
mismo elemento característico que le sirvió para definir su división
en clases. Es decir, el capital era considerado capital sólo si estaba
en manos de la burguesía, en manos de los obreros las mismas cosas dejaban de ser capital.
- Esto quiere decir que el Comunismo servía a los intereses del
capitalismo.
- Pero era necesario para Yahvé que existieran dos clases sociales
bien definidas en donde los trabajadores debían ser los obreros del
Estado y el trabajo no sólo un medio de vida sino la primera necesidad de la vida. Recuerda lo de “ganarás el pan con el sudor de tu frente”.
“El Comunismo ofrecía una guía para conseguir unos fines que
implicaban la revelación del mal, del cual habría de ser liberada la
humanidad, prometiendo un paraíso en vida. El opositor al Comunismo no sólo cometía un error sino también un pecado porque toda disidencia se condenaba no sólo desde el punto de vista intelectual sino moral.
“Como evangelio de la miseria y la amargura consideraba a sus
adversarios en pecado porque, una vez el mensaje había sido revelado, la disidencia no podía ser excusada.
- Y eso que el Comunismo quería desvincularse de la religión.
- El Comunismo nació en la masonería y tanto Marx como Lenin,
Stalin, Engels, Mao o Trotski eran masones que habían sido formados en las logias, los nuevos templos de Yahvé. La masonería exige a sus miembros la pertenencia a alguna religión, siendo la Biblia muy importante para ellos, y deben reconocer que Yahvé posee las mismas características y atributos que Amón, Zeus o Júpiter. Por su parte a María se la venera, no como madre de Jesús, sino como se venera a Isis.
- ¿Dónde se sitúa el principio de la masonería?
- Desde el primer momento en que los dioses y sus sacerdotes
se reúnen para conspirar contra el pueblo y someterlo, tras la desaparición de la Atlántida. Antiguamente esta labor se desarrollaba en los templos y, cuando se destruyó el último, ya las sociedades secretas se hallaban extendidas por prácticamente todo el planeta.
“La masonería es la encargada de formar gobiernos, de destruirlos
si ello conviene a sus planes o de volverlos a formar, dependiendo
siempre de las instrucciones de los sumos sacerdotes que, a
su vez, reciben órdenes de Yahvé.
“Pertenecientes a la alta clase social y encontrándose entre ellos
príncipes, reyes y personajes ilustres, todos deben pactar con el dios, obedecerle, prestarle juramento e infiltrarse en el partido o institución que se le ordene sin que muchos de ellos lleguen a conocer siquiera a quienes les mandan, sin embargo se comprometen a obedecer ciegamente a cambio de información, dinero y altos cargos en puestos claves. “Muchos masones colaboran más o menos inconscientemente a un fin que ignoran, guiados por jefes invisibles de quienes ni siquiera sospechan y desconociendo el verdadero trazado de esa obra.
“Algunos quedarían sorprendidos si supieran realmente para qué
objetivos trabajan con tanto empeño, dedicando su vida entera, y
pocos son los que se enteran que la orden a la que pertenecen se
encuentra detrás de múltiples asesinatos y grandes escándalos políticos y económicos, y que el núcleo de los elementos revolucionarios y liberales también se formó allí.
“En las logias se inicia a los que van a ser cabecillas populares, a
los que creen poder utilizar con provecho propio, y los envían a manipular al pueblo aunque su identidad masónica es ignorada por
quienes les escuchan. Muchos de ellos hacen creer que las ideas que proclaman y las iniciativas que toman son de cuño propio.
“Por supuesto el secreto es inherente a la masonería y si hay algo
que sea común a todas las logias es el asegurarse que los profanos
queden excluidos y que todos los asistentes sean masones y estén
revestidos del grado en el cual trabajan.
“Pero bajo un régimen u otro y con el poder absoluto en sus
manos, todas las logias comparten los mismos objetivos por mucho
que existan pequeñas diferencias entre ellas por cuestiones de culto
o dirección. Todas comparten el mismo ideal, ¿de qué otra manera
se explican los disturbios que estallaron en toda la Europa republicana, con una simultaneidad tan manifiesta que serían inexplicables sin el apoyo internacional de estas logias?
“Habría sido muy difícil para la masonería hacer triunfar sus ideas
si no hubiera contado también con el apoyo del ejército, un ejército
diseminado estratégicamente por todos los países del mundo y que
se convirtió en el alma de todos los movimientos populares y sociales.
“Las guerras en general pero las mundiales en particular, organizadas y dirigidas por ellos, dieron un notable avance a sus objetivos ya que, sublevando al pueblo a su antojo y conveniencia, cada nuevo trastorno revolucionario beneficiaba sus oscuros intereses.
“Napoleón había contribuido muy notablemente a esta labor
pero, finalizada su misión y al igual que su modelo Alejandro Magno,
fue apartado mientras la masonería preparaba a su próximo elegido,
alguien que también aspiraba a conseguir unos Estados Unidos de
Europa, Hitler.
“Militar y estadista, sumo sacerdote y masón Hitler fue ungido
como Mesías por los sacerdotes de Yahvé y estaba verdaderamente
convencido de su mesianismo y de haber sido elegido para llevar a
cabo una misión de gran alcance, sueño que compartía con Franco
y Mussolini.
“Los financieros alemanes le habían preparado el camino provocando previamente una inflación que ocasionó la pérdida del valor del dinero y la consecuente miseria, de tal manera que cuando Hitler llegó al poder se exaltó y promovió la mejora económica, algo que el pueblo consideró positivo.
“Para su rauda ascensión contó con el dinero que le suministró
la banca americana y la suiza quienes establecieron el puente financiero a través del cual le llegó todo lo que necesitó hasta el final de la guerra. Está claro que sin el apoyo de la minoría que dominaba en la burocracia, en la industria, en la justicia, en las universidades, en el periodismo y en el ejército alemán Hitler no habría podido llegar hasta donde llegó.
- Se han encontrado svásticas en lugares como India, México o
Paraguay –dijo Daniel-, también entre los etruscos y los guanches.
- La cruz gamada o svástica es un símbolo solar y fue en Sumer
donde se encontró el ejemplar más antiguo de la palabra “nazi”. La
historia siempre se repite y, cada cierto tiempo, un Mesías se alza
con la responsabilidad de levantar el Imperio de Yahvé.
“Pero Hitler no sólo tenía la misión de convertir a Alemania en
una potencia mundial que estuviera a la cabeza de una Europa unida
sino en un país trampolín para que los fenicios pudieran trasladarse
al que iba a ser su nuevo imperio, la Nueva Jerusalén, Estados Unidos.
“Las relaciones entre Alemania y Norteamérica eran muy estrechas
y tanto Roosevelt como Hitler buscaron sus orígenes en la
Atlántida. Mientras Hitler se ocupó de enviar expediciones submarinas que rastrearon las aguas de Canarias, el plan de Roosevelt consistió en vincular Estados Unidos con un grupo de maestros espirituales que sobrevivieron a la destrucción de la Atlántida y que dirigían la política mundial.
“El paso de Europa a Norteamérica se venía produciendo progresivamente desde mediados del siglo XVII y, en poco tiempo, los fenicios adquirieron allí una enorme prosperidad económica, política y religiosa.
“La Orden de los Iluminados fue la encargada del traslado del
imperio y de promocionar a las familias fenicias para que pudieran
acceder a puestos de importancia en la que iba a ser la nueva Tierra
Prometida.
“A finales del siglo XVIII la Orden de los Iluminados se encontraba
afianzada en Estados Unidos y preparaba la guerra norteamericana.
A esta logia pertenecían Abraham Lincoln, George
Washington, Clinton Roosevelt, antepasado de Franklin Roosevelt,
y Thomas Jefferson, entre otros.
“Benjamín Franklin y Thomas Jefferson habían sido formados
en Europa, donde ocuparon también cargos diplomáticos, y participaron en la comisión encargada de redactar la Declaración de Independencia, cuyo texto no puede negar la influencia de Locke,
Montesquieu y Rousseau.
“Tanto este texto como la propia Constitución habían sido inspirados por el Contrato Social, pero la Biblia y la República de Platón también habían formado a algunas de las personalidades más destacadas de aquella asamblea.
“De hecho la Constitución fue proclamada el mismo año en que
estalló la Revolución Francesa, y sus trece firmantes así como los
congresistas eran masones.
“Después de proclamada la Declaración de Independencia aprobaron el sello del nuevo Estado que se correspondía con la simbología masónica ya que, en la parte central, figura una pirámide o zigurat con trece escalones en el último de los cuales aparece una
fecha escrita en caracteres romanos. Esta fecha indica el inicio de
este Estado y está relacionada con la Orden de los Iluminados.
“Coronando la pirámide figura un triángulo con un ojo en su interior
que representa el ojo de Yahvé que todo lo ve y que observa
desde su zigurat. El triángulo era el símbolo también de Enlil y Marduk.
“En el reverso del sello se incluyen dos leyendas, una se traduce
como “él ha favorecido nuestra empresa”, y la otra viene a significar
“nuevo orden mundial”. Este Nuevo Orden Mundial fue aprobado
por los representantes de los países europeos que aceptaron a Estados Unidos como su nuevo imperio.
“El reverso del sello se imprimió en la parte posterior del billete
de dólar, su mecanismo de dominio económico. Se trataba del escudo simbólico de América y representaba la inspiración de la revolución americana y el destino religioso del pueblo americano.
“De carácter protestante el nuevo Estado dirigía a las demás iglesias
por lo que no se puede tildar de casual que algunos papas usaran
en su cruz personal el símbolo del ojo inscrito en el triángulo.
“El nuevo Estado estaba dividido en un norte, en donde reinaba
una sociedad regida por la estricta moral bíblica de los ricos comerciantes y navegantes burgueses, y en un sur regido por aristócratas dueños de extensas plantaciones donde trabajaban numerosos esclavos negros que habían sido obligados a abandonar su lugar de origen para ser esclavos, mano de obra barata, de Yahvé.
“La moralidad bíblica que obligaba a los esclavos a servir a su
amo como deber religioso fue uno de los grandes obstáculos que
tuvo que superar el movimiento abolicionista. Pero el tema de la esclavitud era sólo una excusa para justificar la guerra ya que, cuando la guerra terminó y tan pronto como pudieron, establecieron nuevas leyes destinadas a impedir que cambiase la situación social de la población negra. Y no sólo se ampararon en la legislación sino que establecieron grupos de control que avisaba a la población del peligro de sus exigencias.
“Todo esto se desarrolló en un país que alardeaba de ofrecer libertad a sus ciudadanos y cuyo símbolo era representado por una
estatua denominada La Libertad Iluminando el Mundo, o más familiarmente Estatua de la Libertad.
“En el nuevo imperio todo estaba impregnado de la cultura solar
pero sobre todo la política ya que los dos partidos políticos, el demócrata y el republicano, trabajaban de la mano para la consecución del mismo objetivo y tan sólo eran rivales en las bases, no en la cima de la pirámide.
- Entonces las elecciones son una pantomima, ¿no?
- Verás, cuando un candidato se presenta a la presidencia, la
mayor parte de las personas dispuestas a votar por él previamente
han recibido en sus mentes el bombardeo propagandístico de una
campaña publicitaria agresiva con una inmensa influencia sobre su
opinión.
“Aunque se ofertan dos candidatos, el que es preferido por la masonería se anuncia con más bombo y platillo, se gastan más dinero en él por lo que suele salir elegido. No obstante se van pasando el poder según sus intereses, y la mayoría de las veces gobiernan conjuntamente siendo a veces el presidente de un partido y la mayoría de los senadores o congresistas del otro.
“En Estados Unidos la alianza entre los dos partidos quedó de
manifiesto en el respaldo que ambos ofrecieron a Rusia y al Comunismo.
Fenicios rusos y alemanes iban a Estados Unidos donde se
nacionalizaban para regresar después a Rusia en calidad de americanos, y muchos comunistas vivieron en Nueva York donde fueron formados y donde fraguaron los planes para la manipulación de Rusia.
“Esto era así porque el Comunismo formaba parte de un plan
apoyado económicamente por Estados Unidos, de hecho las instalaciones de la industria militar rusa habían sido financiadas por el gobierno norteamericano y en su totalidad fueron coordinadas y
controladas por él. Hasta el final del régimen bolchevique los contactos económicos y comerciales no dejaron de multiplicarse.
“Este plan coordinado, que tenía por finalidad afianzar el capitalismo, colocó a Rusia en manos de una oligarquía que, tras la desaparición del Comunismo que los había hecho multimillonarios, se repartió el país.
“Y es que con dinero podían conseguir todo lo que se propusieran
y siempre se vieron muy respaldados por este dinero que, en
todo momento, les llegó a raudales. Porque algo que saben muy bien los fenicios es cómo crear el dinero y cómo multiplicarlo.
“Pero para que entiendas bien el mecanismo de la “multiplicación”
del dinero antes tengo que situarte. Recuerda que te dije que
todos los templos de Yahvé eran grandes centros de riqueza por la
acumulación de ofrendas y sacrificios, rentas, legados y préstamos
con o sin interés a particulares.
“La cosecha se almacenaba allí y allí se distribuía la carne de los
animales sacrificados, también había talleres de artesanos que ofrecían a la venta sus productos elaborados, siendo a la vez la sede de la justicia.
“Como depósito bancario, a la vez depositario de las grandes imposiciones fiscales, eran lugares que desempeñaban una relevante función económica. En ellos se controlaba la mayoría de las tierras, se llevaban a cabo los intercambios comerciales y disponían de todos los talleres necesarios para la buena marcha de los negocios.
“Los templos de Yahvé siempre tuvieron fama de ser lujosos y
opulentos, de hecho el templo principal era la primera y más importante institución financiera de cada imperio, centro de grandes negocios monetarios, lugar de concentración de los banqueros, los
recaudadores de impuestos y los mercaderes de esclavos y ganado.
“Los templos también acuñaban sus monedas para poder desarrollar mejor ese comercio, algo que hicieron muy bien los banqueros atenienses quienes convirtieron el dracma en una moneda de cambio internacional, lo que les ofrecía el control absoluto de todas las transacciones económicas que se llevaban a cabo en las distintas ciudades-estados, las cuales no podían comerciar sin esa moneda.
“Ya desde la época de los sumerios se utilizaban también los certificados de depósito para las transacciones comerciales. El método consistía en fingir que prestaban oro, porque tanto los billetes como las monedas debían tener siempre el respaldo del oro, quedando el oro en el templo y ofreciendo a cambio un certificado, en tablilla de arcilla, que circulaba como dinero. El oro no se podía sacar de los templos porque estaba prohibido.
“De esta manera los sacerdotes-banqueros podían prestar, sobre
una misma cantidad de oro, todos los certificados que quisieran porque, a fin de cuentas, nadie iba a solicitarles la conversión de los certificados a oro, multiplicando así la emisión del dinero. Esta
operación se hace hoy en día con tal sólo teclear la cifra en un ordenador de la banca, en donde se crea dinero imaginario, tanto como quieran ellos.
“Con este sistema estos sacerdotes pueden comprar lo que quieran,
al precio que sea, con tan sólo anotar el importe como saldo a
favor del vendedor, girando luego la cifra en las páginas de los libros de contabilidad. Esta es la razón por la que en todos los países existe menos dinero en billetes que los registrados por la banca.
“De esta manera se han sufragado todas las guerras desde el
principio de la actual civilización hasta la última guerra mundial que
costó cien veces más que el dinero que existía en la fecha. Esto significa que existe más dinero circulando que oro en los depósitos de la banca.
“Este monopolio económico recibió un fuerte impulso en las
dos guerras mundiales que favorecieron una gran concentración industrial de la que nacieron las grandes fortunas que perviven al día de hoy, como grandes dinastías económicas y financieras.
“La verdad es que los acontecimientos más desastrosos desde el
punto de vista financiero resultan siempre beneficiosos para los manipuladores del dinero, porque son ellos los que provocan las desgracias económicas de las que luego se benefician haciendo que
todos los pueblos se pongan al servicio de los bancos y de las grandes multinacionales o, lo que es lo mismo, al servicio del dólar.
“El mecanismo para imponer el dólar quedó establecido en un
acuerdo, firmado un año antes de finalizar la Segunda Guerra Mundial, y mediante el cual las naciones firmantes se comprometieron a utilizar el dólar en lugar del oro. Tras este tratado los países se vieron obligados a adoptar ciertas políticas económicas como condición para obtener préstamos en dólares.
“Los firmantes del acuerdo se comprometieron también a emitir
de sus correspondientes monedas sólo hasta el equivalente a las reservas de dólares que sus bancos centrales tuvieran, en calidad de respaldo. De esta manera los gobiernos se ven obligados a pedir
préstamos a una banca que es de propiedad privada, generándose
así la deuda externa por tener que pagar altos intereses, y bajo la
obligación de aceptar las reformas que se les exija.
- Está claro -dijo Daniel- que este sistema multiplica las desigualdades.
- Cada día hay más personas que lo saben pero los emisores del
dólar compran la complicidad de los dirigentes mundiales tanto con
dinero como con falsas promesas, por lo que las naciones tienen
que someterse a sus órdenes. Si los dioses no nos hubieran impuesto el dinero y organizado la vida, los seres humanos habríamos sido capaces de organizarnos de una manera más justa.
“El dinero es el responsable del sufrimiento de muchísimas personas, y el objetivo de Yahvé es controlar ese dinero para que las
personas vivan constantemente en la miseria y de esta manera manipularlas con mayor eficacia. Si sólo piensan en cómo conseguir dinero o en qué desgraciados son, no evolucionan.
- En el billete de dólar se lee “in god we trust”, “en dios confiamos”.
- A través de la religión y de sus sacerdotes Yahvé acumuló las
riquezas, las distribuyó injustamente y reguló la vida de las personas con sus opresoras leyes. Pero aunque este Dragón ha extendido sus redes por todo el mundo aún no lo ha conseguido y no lo va a conseguir.
- No lo entiendo.
- Afortunadamente trabaja con personas y las personas, por instinto
natural, tienden a hacer lo contrario de lo que las fuerzas del
mal desean. Somos libres por naturaleza y rebeldes también y además, en este ciclo en el que nos encontramos, disponemos de los instrumentos espirituales adecuados para conseguir nuestra liberación y, por consiguiente, nuestra felicidad.
“Ha llegado el momento de la caída del Dragón. El Imperio del
Sol toca a su fin y ya no consigue engañarnos, ya no puede manipularnos.

 

C A P Í T U L O  O C T AV O
C A Í D A  D E L  D R A G Ó N .
E L  R E G R E S O  D E  J E S Ú S
“El Dragón grande, la antigua serpiente,

conocido como el Demonio o Satanás,

fue expulsado (…), y grande es su furor al saber

que le queda poco tiempo”.
(Apocalipsis)

 

 

Después de pagar la cuenta se levantaron y pasearon por la avenida.
A Daniel se le ocurrió quitarse los zapatos y Jonay le
imitó. Caminaron por la orilla de la playa en contacto con el agua.
En silencio estuvieron largo rato hasta que, ya cansados, se sentaron en la arena mirando al mar.
El día había refrescado aunque el cielo continuaba despejado. El
sol era agradable y vivificante.
Se sentían cómodos sentados allí, en contacto con la naturaleza,
recibiendo la energía telúrica y la cósmica tan sólo con un pensamiento.
Jonay voló con su mente y experimentó una agradable sensación
de bienestar. Con los ojos cerrados su mente se encontraba lejos de
allí y así permaneció varios minutos.
Daniel le miraba con orgullo pero no se sentía tan feliz como él,
la información que había recibido había dejado en su espíritu una
sensación de pesimismo, de impotencia.
Jonay abrió los ojos. Sabía que Daniel necesitaba la compensación
a su historia, el lado positivo que equilibrara la balanza. Había llegado el momento de hablar de las cosas buenas de la vida, del lado positivo, ¿o acaso la luz no estaba por encima de las tinieblas?
- Sé cuál es tu sentimiento pero no debes ser pesimista porque,
aunque no es fácil cambiar de la noche a la mañana de creencias, de
sentimientos, de posiciones ante la vida, sí es posible que los seres
humanos vayan despertando poco a poco para que comprendan el
mundo en el que viven y de esta manera se puedan defender de quienes les oprimen.
“Además, estamos al final de un ciclo. Todo tiene su principio y
todo tiene su fin, y existen leyes universales que nos afectan a todos
y que van en la línea de recoger según lo sembrado. Yahvé ha sembrado tantas cosas malas que ahora sólo le queda recoger lo malo, y eso supone la anulación de su poder.
“Los seres humanos despertarán en la medida en que el poder
del mal se vaya debilitando poco a poco hasta que desaparezca, en
la medida en que la luz vaya triunfando sobre las tinieblas, como así
está sucediendo.
“La caída del Dragón traerá cambios importantes a nuestras vidas
porque significa que, anulado su poder maléfico, sus planes no fructificarán por mucho que sus peones se empeñen en intentarlo una y otra vez. Esto traerá como consecuencia que quien ahora tiene el poder se quede sin él, a menos que haya ejercido ese poder de forma justa, porque hay políticos o dirigentes muy dignos que siempre han sido pisoteados una y otra vez quedando la mayoría en el camino.
“Una vez las infraestructuras que durante miles de años ha construido el pueblo del dios Sol se encuentren en poder del bien, seránmodificadas para hacer de esta sociedad una sociedad más justa, más equilibrada, más sana.
“Los malos espíritus, al carecer de fuerza para manifestarse, se
irán debilitando poco a poco también de tal manera que, aunque se
les invoque o incluso alimente, su poder maléfico sobre la materia
terminará por anularse.
“El triunfo del bien es el triunfo de la luz, ¿y sabes que es la oscuridad?
Es la ausencia de luz. La oscuridad desaparece de una estancia
cuando enciendes una luz. De repente, la oscuridad ya no
existe. Pues bien, la luz que necesitamos viene del plano espiritual,
del verdadero Dios que es pura Energía Positiva.
- Háblame más de él –le pidió.
- Tal y como yo lo concibo el verdadero Dios es básicamente
energía, es una fuente inagotable de energía positiva. De esta Fuente
procedemos y a ella regresaremos cuando nos liberemos de las fuerzas del mal.
“La actuación de la Fuente sobre los seres humanos se desarrolla
bien directamente bien a través de sus espíritus buenos, que son los
que nos cuidan, guían y protegen las veinticuatro horas del día.
“Desde luego esta Fuente de Energía Positiva no tiene nada que
ver con lo que nos han contado ya que no necesita templos ni altares, no precisa de ofrendas ni de sacrificios, no castiga, no juzga, no tiene características humanas. Para recibir su ayuda tampoco necesitamos de intermediarios porque, aunque hayamos olvidado su existencia o nos hayan hecho olvidarla, siempre nos ayuda, siempre nos protegey cuida de todas nuestras necesidades.
“Estamos hablando no de las cosas de la materia, Daniel, sino
de las cosas del espíritu. Verás, lo más importante de ti no es tu
cuerpo, el que puedo ver con mis ojos, sino tu espíritu. Tú no eres
tu cuerpo, que es transitorio y finito, eres tu espíritu, que es inmortal.
Pues bien, de esa dimensión estamos hablando, de la dimensión en
la que habita tu espíritu.
“La realidad es que del plano espiritual nos llega lo bueno pero
también lo malo, la influencia de los malos espíritus nos ocasionan
problemas y la influencia positiva nos da beneficios, por eso es muy
importante pedir ayuda y saber bien a quién le pedimos.“Como los
dioses son espíritus malignos nos afectan de forma negativa, pero
no somos conscientes de ello porque encima nos han enseñado a
invocarlos y a alimentarlos bajo la ignorancia que nos nubla la razón.
“Debemos protegernos de ellos pidiendo ayuda a la Fuente porque
los seres humanos estamos en desventaja ya que ellos nos ven,
saben cuáles son nuestros sentimientos más profundos, nuestras carencias, nuestras necesidades, nuestras flaquezas, y abusan de ello.
“Este conocimiento profundo del plano espiritual lo tenía Jesús,
y su labor más destacada era la sanación por el espíritu. Alejando a
los malos espíritus de las personas éstas sanaban tanto sus espíritus como sus cuerpos.
- ¿Por qué la Fuente permite que los malos nos manipulen y nos
hagan sufrir?
- El mundo en el que vivimos lleva siendo gobernado por los
dioses hace millones de años. Pero deberíamos plantearnos lo siguiente, ¿qué hacemos aquí siendo manipulados por ellos?, ¿por qué nos han engañado y nos han arrastrado hacia su dimensión material?, ¿qué está haciendo la Fuente para liberarnos?, ¿fue Jesús su aportación más importante?
“Verás, los seres humanos no tendrían que estar en la materia,
sujetos a las leyes de la materia y supeditados a un cuerpo que se va deteriorando con el tiempo, porque los seres humanos son espíritus puros. Si han retrocedido a un mundo de sufrimiento y limitaciones es porque, en un momento dado, se dejaron arrastrar por estos dioses apartándose de la Fuente.
“¿Recuerdas la historia del ángel caído que se rebeló contra Dios
porque quería ser como él? Cierto que este ángel gozaba del conocimiento y la sabiduría que daba su posición espiritual, pero se rebeló por egoísmo, soberbia y envidia. Él se hizo pasar por el verdadero Dios e hizo creer a muchos buenos espíritus que él mismo los había creado, que él mismo había creado todo cuanto existía.
“Hace millones de años se instaló en Marte, donde todavía se
pueden ver sus pirámides solares, pero cuando destruyó el planeta
que estaba entre Marte y Júpiter y que ahora se denomina Cinturón
de Asteroides, se instaló en la Tierra. Establecieron
su imperio en la Atlántida y, desde allí, gobernaron sus ciudades-
estados y a sus habitantes, con las leyes.
“Bajo este engaño los seres humanos han vivido esclavizados durante mucho tiempo y de hecho la mayoría de la población de este
planeta profesa una religión solar, ajenos por completo a la realidad.
Pero ahora las cosas están cambiando, el ser humano está más evolucionado y mejor preparado para el cambio.
- Si cada vez que el ser humano avanza y se intenta liberar de los
dioses ellos causan desgracias y catástrofes, ¿qué te hace pensar que ahora va a ser diferente?
- La crisis económica reciente va en esta línea, pero con ella se
han evidenciado las tretas financieras de los poderosos creando en
las personas una sensación de hastío. Hombre, ellos lo intentan pero no les sale bien porque estamos al final de un ciclo y esto significa que lo que hemos sembrado vamos a recoger y en la misma proporción, por lo que observaremos cómo los planes maléficos empiezan a fracasar unos tras otros, cómo ellos lo intentan y lo vuelven a intentar sin conseguirlo.
“Debemos agradecer este éxito y los venideros a la cantidad de
espíritus buenos que nos ayudan porque está claro que todo esto
nos queda muy grande ya que, desde niños, hemos sido manipulados para creer que es bueno lo que en realidad es perjudicial para nosotros.
“Y la realidad es que no estamos solos en esta lucha ya que no
solo los espíritus buenos nos ayudan sino que a este mundo han venido verdaderos maestros que, una vez más, volverán a abrir la
mente de las personas. Todos luchando por un mismo proyecto, impedir que las fuerzas del mal se sigan saliendo con las suyas.
“Pero, como ya te he dicho, lo más importante de lo que está sucediendo transcurre en el plano espiritual, es la lucha del bien contra el mal, de los espíritus buenos contra los espíritus malos. Esto significa que la Fuente está haciendo mucho para cambiar las cosas aunque no seamos conscientes de ello porque todo se desarrolla en la dimensión invisible.
“En el plano material sólo desarrollamos el diez por ciento de
nuestra capacidad mental porque el otro noventa lo utilizamos en el
plano espiritual, y cuando dormimos es cuando nuestro cerebro
tiene una actividad superior a la del estado de vigilia, e incluso consume más energía. El problema es que, cuando nos despertamos, apenas recordamos dónde hemos estado y qué hemos hecho o con quién nos hemos encontrado. Pero el ser humano es más espíritu que cuerpo y, en cuanto tiene ocasión, vuela al plano espiritual en donde se encuentra su verdadero hogar, regresando después a su cuerpo.
“Como la religión solar nos apartó de la Fuente, en la medida en
que rompemos el cordón umbilical con los dioses nos acercamos
más a ella y empezamos a evolucionar, nos liberamos de las ataduras del mal y podemos ser felices en esta dimensión material.
- ¿Qué significa evolucionar?
- Evolucionar significa no sólo comprender la realidad del mundo
en el que vivimos sino desarrollar los poderes innatos que como espíritus puros tenemos, para ser felices y hacer felices a los demás.
El problema es que no recordamos que tenemos poderes, nadie nos
lo contó de niños, y sí nos enseñaron a resignarnos ante las situaciones de la vida, aceptando el sufrimiento. Encima nos meten en la cabeza falsos modelos e ideas apocalípticas de desastres materiales futuros para que los seres humanos se planteen que no vale la pena luchar.
“Pero sí, somos poderosos, es más, somos más poderosos que
los malos espíritus los cuales abusan de nosotros porque estamos
en desventaja pero no porque sean más poderosos que nosotros.
Desarrollando nuestros poderes podemos dominarlos.
- ¿De qué poderes me hablas?
- Del poder de la mente y de la imaginación. Verás, creamos con
nuestro pensamiento, sanamos o hacemos daño con nuestro pensamiento.
La mente tiene tanta fuerza que sólo transmitiendo pensamientos
positivos a una planta conseguimos que ésta crezca más
rápido y más sana, y está comprobado que una persona que piensa
positivamente tiene éxito en la vida.
“Si esa energía la encauzamos positivamente podemos imaginar
lo que queramos y lo conseguiremos. Y si todos vibramos en la
misma frecuencia un solo pensamiento puede cambiar significativamente el mundo, y ese es el objetivo de Jesús, hacer que estemos unidos para, entre todos, cambiar las cosas.
“Te aseguro que somos mayoría quienes queremos este cambio,
quienes ansiamos entrar ya en la Era Espiritual y crecer en conocimiento y abundancia, en salud y amor, en libertad y respeto, en comprensión y sabiduría. Y Jesús sigue siendo el protagonista de esta historia.
- ¿Es cierto que Jesús dijo que volvería al final de los tiempos?
- Cierto, aunque los fenicios lo interpretaron como que debía
venir el Mesías para implantar un nuevo Imperio de Yahvé y, si has
comprendido lo que te he contado, la misión de Jesús es justo la
contraria, acabar con el Imperio de Yahvé.
“Hace dos mil años Jesús fue enviado por la Fuente para ayudar
a los seres humanos en su despertar espiritual, pero en aquella época era prácticamente imposible rebelarse a las leyes y sobrevivir, y Jesús lo sabía.
“Su misión hace dos mil años fue la de dejar plantada una semilla
que fructificaría con el tiempo, como así ha sido, y durante todo este
tiempo Jesús ha permanecido junto a los seres humanos, en el plano espiritual, siendo un Maestro que vela por todos los habitantes de este planeta. Son muchas las personas que conectan con él, que le siguen como a un guía y que reciben su inspiración.
- ¿Cuándo volverá a nacer?
- Ya ha nacido.
Daniel se quedó desconcertado.
- ¿Y dónde está?
- Se manifestará cuando llegue el momento, cuando esté todo
preparado para que así sea –dijo Jonay con seguridad.
- ¿De verdad, me estás diciendo la verdad? –Daniel no se lo creía.
- Me ofendes, ¿por qué habría de engañarte? –le miró a los ojos
-. Y no tardará mucho en manifestarse.
- ¿Cómo lo reconoceremos?
- Por sus obras. Estamos terminando una etapa material en la
que nos hemos dejado encandilar por lo que perciben nuestros sentidos físicos, y ahora comienza una etapa espiritual en la que será nuestro sexto sentido el que nos indique el camino a tomar para nuestra liberación. En este contexto aparece Jesús, bajo otro nombre, otra apariencia y otro sexo.
- ¿Es una mujer?
- Sí. En el libro del Apocalipsis se lee que el Dragón será vencido,
que tiene sus días contados y que será una mujer quien lo consiga,
y la verdad es que sólo una mujer puede acabar con Satanás.
“El poder femenino ha sido aplastado durante muchísimo tiempo
y sabemos que Satanás odia a las mujeres, a las que ha apartado de
todo marginando todo lo que representa lo femenino, la sensibilidad,
el amor o la creatividad.
“La Biblia, dirigida sólo a los hombres, da instrucciones sobre lo
que éstos tienen que hacer o no con las mujeres obligándolas a ser
sus esclavas y apartándolas del conocimiento que les permite su liberación.
Durante mucho tiempo y a través de las leyes se les prohibió
trabajar, comprar o vender, gestionar asuntos administrativos,
divorciarse o tener potestad sobre sus hijos, y podían ser compradas o vendidas como si de ganado se tratara.
“Afortunadamente todo esto está cambiando en Occidente pero
en la mayor parte del mundo aún son despreciadas hasta el punto
de taparlas con un velo.
“Aunque hombres y mujeres somos iguales en esencia, a nivel físico
las mujeres utilizan más el hemisferio derecho del cerebro que
es el de la intuición y la creatividad, que el izquierdo que es el de la
lógica. Pero la lógica que utiliza el hemisferio izquierdo tiene que
ver con la educación recibida, con lo que nos han dicho que es
bueno, aunque no lo sea. También el hemisferio derecho del cerebro
nos conecta con el plano espiritual, por eso a las mujeres les resulta
más fácil acceder a él.
- Se dice de Jesús que estaba siempre con las mujeres.
- Porque las mujeres, sin protección legal, terminaban en la mendicidad o en la prostitución sólo por ser repudiadas por su familia o marido o por rebelarse contra ellos. De hecho fue la religión solar la que inventó y estableció la prostitución en su división de clases y las leyes las abocaban constantemente a esta situación. Ya te digo, las mujeres han sido denigradas hasta la extenuación.
“¿Y sabes cual fue el inicio de este odio tan exagerado del dios a
las mujeres? Lo que ya sabemos es que una mujer tuvo acceso al conocimiento, a la ciencia, y fue castigada por ello. Pues bien, esa mujer existió de verdad, no es metafórico.
- ¿Existió Eva?
- Sí, aunque no se llamaba así, se llamaba Frida. Verás, en la época
de la Atlántida hubo una mujer muy poderosa, hija de un rey, que
sufrió las consecuencias de las injustas leyes y se rebeló contra ellas.
Al igual que Jesús esta mujer quería cambiar las cosas y liberar al
pueblo de la esclavitud.
“Como hija de rey tuvo acceso a muchos conocimientos que le
permitieron comprender la situación y desear aportar su ayuda para
cambiar la vida de los demás. No lo tuvo nada fácil, pero esta princesa atlante consiguió algo que hacía mucho tiempo nadie conseguía, tener a su favor a miles y miles de ciudadanos que la seguían como a un líder y que ansiaban vivir según las pautas de conducta que esta mujer les ofrecía, y que no se basaban en las leyes sino en la lógica.
“Neptuno, otro nombre del dios, fue a por ella porque la situación
se le escapaba de las manos ya que ella tenía grandes poderes y
siempre conseguía escapar de quienes la perseguían para ejecutarla.
Obviamente no iban a perdonar el pecado de rebeldía.
“Finalmente fue sacrificada delante de la población atlante, delante
de su familia y amigos, el día en que se celebraba la fiesta del
sacrificio de Neptuno. Su muerte supuso un antes y un después porque el pueblo se rebeló más causando una crisis de enormes proporciones.
“Tan grave fue esa crisis que Neptuno decidió destruir la Atlántida
y sepultarla en el fondo del Océano para el resto de sus días,
condenando a las mujeres por ello y enviando contra ellas su maldición: “pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la descendencia de ella”, se lee en el Apocalipsis. A partir de aquí estableció el pacto con los hombres en sus genitales.
“Pues bien, la muerte de Frida supuso un antes y un después en
la historia de la humanidad. Ella prometió, antes de morir, que volvería con el encargo de liberar al ser humano de la esclavitud. Y volvió, pero miles de años después.
“¿Te suena esta historia? Es parecida a la que vivió Jesús, y esto
es así porque él y Frida son el mismo espíritu, distintos cuerpos pero el mismo ser.
Daniel no entendía.
- Jesús vino a este planeta hace más de doce mil años y nació en
la Atlántida. Era una mujer y revolucionó el pensamiento del pueblo
al hacerle entender que, como mayoría, podía liberarse de sus opresores.
Aunque fue asesinada consiguió el objetivo deseado ya que,
tras la destrucción de la Atlántida, los seres humanos vivieron tranquilos miles de años hasta que, hace siete mil años, el dios y sus hombres volvieron a implantar su dictadura en la Tierra, perdiendo nuevamente los humanos su libertad.
- Es apasionante esta historia –dijo Daniel.
- Sí, lo es. El inmenso amor que nos tiene la Fuente hace que,
cada cierto tiempo, envíe a un maestro evolucionado para abrir al
ser humano la mente hacia su liberación. Todo al final se traduce en
amor y en la fuerza del amor, ¿no crees?
“El Amor es el motor que cambiará el mundo, y hombres y mujeres
debemos estar unidos y no separados como quiere el mal, porque
juntos somos más fuertes ya que nos complementamos.
Debemos estar unidos.
La palabra amor disparó en la mente de Daniel el nombre de Fiorina.
Pensaba que los dos podían haber sido muy felices si les hubieran
dejado.
- Mi alma gemela quedó en el pasado –dijo con tristeza-. No sé
qué será ahora de Fiorina.
- Pero lo puedes saber.
- ¿Cómo? –preguntó con sorpresa.
- Podemos hacer otra regresión. La buscaremos dondequiera que
esté.
Daniel no se lo podía creer.
- ¡Sí! -gritó lleno de entusiasmo. Y no tenía ninguna duda de que
conseguiría saber de ella, confiaba en la regresión.
Los dos se levantaron. Sabían que debían ir a la casa de Jonay y
hasta allí se dirigieron.
En la casa se respiraba un ambiente de paz y armonía. Cada cosa
parecía estar en el lugar exacto y no había nada que rompiera el equilibrio del conjunto.
- ¿Cómo haces para crear este ambiente?
- Los seres humanos somos canales de energía y en el universo
existe un manantial inagotable de Energía Positiva. Si sabemos acceder a él todo a nuestro alrededor estará en paz y nosotros mismos también.
- ¿Cómo accedemos a ese manantial?
- Tan solo con un pensamiento, por ejemplo imaginando que una
luz blanca entra por nuestra cabeza y nos limpia espiritualmente,
también podemos imaginar que la luz blanca entra a nuestra casa
llevándose la negatividad. Podemos conseguir con nuestra mente
auténticas proezas así como sanar a los demás tan sólo imaginando
esa energía entrando por la cabeza del que queremos sanar, energía
sanadora.
- Jesús lo sabía bien porque sanaba a las personas desapareciendo
sus enfermedades –dijo Daniel mientras se tumbaba en el sofá como
la vez anterior.
Jonay inició el ritual de la relajación creando el ambiente adecuado.
- Cierra los ojos y respira profundamente –le dijo.
Centrándose en la respiración el joven empezó a sentirse muy ligero.
La voz de Jonay le guió hasta que todo su cuerpo estuvo completamente
relajado.
- Voy a contar del uno al tres y, cuando diga tres, llegarán a tu
mente imágenes de Fiorina y sabremos qué fue de ella. Uno…,
dos…, tres.
Pasaron unos minutos. Cuando Jonay estuvo seguro de que algo
estaba pasando le preguntó:
- ¿Qué estás viendo?
- Fiorina se encuentra sumida en una depresión, no se ha podido
recuperar de mi muerte. La veo triste y enferma, como la persona
que ansía llegue su hora para liberarse de su sufrimiento
“Es mayor y está sola, no tiene familia que la acompañe y apenas
tiene dinero. Su enfermedad va en aumento al igual que su abandono.
No se arregla, no quiere levantarse de la cama. Pobre Fiorina…
- Ahora vas a ir al momento de su muerte. Cuando diga tres llegarán
a tu mente estas imágenes. Uno…, dos…, tres.
- Se encuentra sola en su casa, una casa solitaria en medio del
campo. La enfermedad es muy dolorosa y las fuerzas empiezan a fallarle.
Ya no puede ni levantarse de la cama.
“Se está muriendo… Sus ojos se cierran definitivamente… Veo
su espíritu elevándose por encima de su cuerpo. Su semblante refleja la paz espiritual y la alegría de quien se libera del sufrimiento y del dolor de la vida.
“Ahora está recordando su pasado, son imágenes fugaces que le
recuerdan los detalles más importantes de su vida, la muerte de sus
padres, el asesinato de su hermano y después el mío, su frustración
por una maternidad deseada y nunca vivida…
Daniel se quedó callado durante unos segundos que a Jonay le
parecieron eternos.
- ¿Qué estás viendo ahora? –le apuró.
- Yo estoy allí para recibirla –sus ojos se llenaron de lágrimas-.
Estamos juntos y nos sentimos felices… Yo sabía que iba a morir
porque, durante todo ese tiempo, he estado cuidando de ella aunque
ella no me podía ver... Siento su energía que me llena y me inflama.
Soy inmensamente feliz…
Jonay le dejó disfrutar de ese instante inolvidable sin interrupciones.
Se sentía satisfecho por haberle dado ese momento de amor
espiritual.
Transcurrieron varios minutos.
- Bueno, Daniel, ahora vas a avanzar en el tiempo hasta el momento
presente. Vas a ver dónde se encuentra Fiorina en estos momentos.
Cuando diga tres llegará a tu mente esta información.
Uno…, dos…, tres.
- Roma. Sigue en Roma. Ahora es diferente físicamente. La veo
más guapa y más joven.
- ¿Cuántos años tiene?
Lo pensó durante unos segundos.
- Veinte. Es universitaria y tiene muchos amigos, también una familia
que la quiere –dijo satisfecho.
“¡Qué guapa está! Y no tiene novio –dijo muy contento-. Veo la
calle en la que vive y la casa. Intuyo que Fiorina me está esperando…
- ¿Cómo se llama ahora?
- Isabella, se llama Isabella.
- Memoriza su calle y su casa.
- Está en el mismo centro de la ciudad. Es una casa muy bonita
y parece que su familia tiene dinero.
Una vez obtenida la información Jonay decidió terminar la sesión
en este punto para que no se olvidara.
- Ahora voy a contar del tres al uno y abrirás los ojos cuando diga
uno. Te sentirás feliz y recordarás todo. Tres…, dos…, uno.
Daniel abrió los ojos, se sentía pletórico de alegría. Por fin su
destino se había vuelto a unir al de su amada. Ahora podría ir a verla, seguro que ella le reconocería.
- ¿Y si no sabe quién soy? –le entraron las dudas.
- No te preocupes, seguramente se sentirá muy cómoda a tu lado
y tendrá la sensación de conocerte de toda la vida aunque ella no
sepa por qué. El recuerdo del pasado puede volver a su mente en
cualquier momento.
- Me hace tanta ilusión encontrarme con Fiorina.
- Isabella.
- Es verdad –dijo con cara de enamorado-. La pena que tengo es
que no podré ir a verla en mucho tiempo.
- Yo tengo dinero así que el dinero no es problema.
La cara de Daniel se iluminó. Tal era su fortuna. Sonrió.
- Gracias, me estás dando más de lo que jamás puedas imaginar.
Ahora comprendo por qué siempre he querido viajar y por qué Italia
me atraía de una forma especial.
- Tu destino está allí donde podrás continuar con la vida que te
frustraron en el pasado. Formarás un hogar, tendrás hijos y serás
feliz luchando por tus ideales. Podrás contar la verdad a los demás
y ser guiado e inspirado por Jesús.
“Necesitamos más personas como Jesús que sirvan de guía y
abran camino a los demás. Ten en cuenta que los seres humanos
están acostumbrados a que las decisiones más importantes que afectan sus vidas sea tomadas por terceras personas, y no están acostumbrados a tomar sus propias decisiones, necesitan líderes.
Transcurrieron varios minutos en silencio, cada uno absorto en
sus propios pensamientos.
Daniel sentía que había llegado la hora de la despedida, se estaba
haciendo de noche y debía regresar a su casa.
Jonay se levantó y se acercó a un mueble abriendo un cajón. Sacó
dinero y se lo dio. Éste se lo agradeció.
- Con esto tendrás para instalarte en Italia.
Debían despedirse.
- Tenemos que volver a vernos antes de que me vaya a Italia- dijo
Daniel.
- Siempre mantendremos el contacto de una manera u otra –
afirmó con una sonrisa de complicidad -. Te va a ir muy bien. ¡Ah!
Conserva siempre el cuarzo, te dará mucha suerte.
Daniel le miró con sorpresa.
-Lo dejé en el Nublo para que fueras tú quien lo encontrara. Las
casualidades no existen.
- Gracias, mil gracias –Daniel no sabía qué decir. Tenía la impresión
de que los dos compartían algo muy especial.
Se estrecharon la mano. Daniel sintió su calor.
Es una persona muy especial, pensó.
Caminó en dirección al coche. Entró y cerró la puerta muy despacio.
Tenía muchas ideas bullendo en su cabeza. Se sentía extrañamente
bien.
De repente se acordó de que no tenía el teléfono de Jonay. Era
fundamental para que hubiera un contacto entre los dos. Afortunadamente
sabía dónde vivía.
Salió del coche y se dirigió de nuevo a la casa. Tocó el porterillo
varias veces pero no obtuvo respuesta. Quizá había salido a cenar.
En ese momento se escuchó una voz:
- Diga.
Era la voz de una señora mayor.
-Perdone, ¿es el cuarto derecha?
- Sí, ¿quién es?
- Pregunto por Jonay.
- Lo siento, debe haberse equivocado, aquí no vive ningún Jonay.
- Sí, un señor de unos cuarenta años, rubio…
- Llevo viviendo aquí más de veinte años y aquí nunca ha vivido
ningún... ¿cómo dijo que se llamaba?
Daniel quedó perplejo.
- Gracias, señora, buenas noches.
Volvió al coche algo aturdido. Estaba seguro de que era en ese
edificio y en ese piso donde había estado con Jonay, conocía a la
perfección la zona y si algo sabía bien era ubicarse adecuadamente.
Era todo tan extraño.
Se palpó el bolsillo y encontró el cuarzo. Lo sacó, lo miró. Buscó
el dinero que le había dado Jonay y también lo tenía, lo palpó, lo
miró, ¿qué había sucedido?
En el trayecto de vuelta a casa pensó en Jonay, y de todo lo que
recordó lo que más feliz le hacía era su ayuda para poder viajar a
Italia y reencontrarse con Isabella.
Llegó contento a su casa y, según entró, le dio un beso a su
madre. Ésta miró a su marido con cara de sorpresa ya que su hijo
no era precisamente cariñoso, y le guiñó el ojo.
- ¿Qué tal lo has pasado? –preguntó su madre.
- Estupendamente –dijo mientras le daba otro beso.
Ella intuyó que se había enamorado, conocía muy bien a su hijo
y le encontraba positivamente cambiado.
Daniel entró en su habitación y encendió el televisor.
Se sorprendió ante lo que vio y oyó: “Avistamiento Ovni en Gran
Canaria” decían los titulares mientras los periodistas preguntaban a
los testigos sobre lo que habían visto.
Muchos tenían fotos que demostraban el avistamiento y estaban
muy excitados.
- ¿Oíste, Dani? –dijo su madre tocando a la puerta y abriéndola-
. Muchas personas vieron cuatro naves espaciales cerca del Nublo.
Fuiste hoy allí, ¿verdad?
- Sí, mamá, varias naves pasaron por encima del Nublo al poco
rato de yo llegar pero en cuestión de segundos desaparecieron, y no
sé nada más.
Su madre volvió a cerrar la puerta y Daniel quedó pensativo.
¿Y si lo que había sucedido no era casual?, ¿y si todo estaba perfectamente programado para encontrarse con Jonay?, ¿y si Jonay era extraterrestre? Vaya lío que tenía en su cabeza.
En cualquier caso no se podía quejar, había sido un día muy completo.
En un solo día había encontrado a un amigo, había comprendido
muchas cosas sobre la vida y el mundo en el que vivía y encima
iba a viajar a Italia, nada menos que a Italia. Alucinante. Estaba que
se subía por las paredes. Iba a reencontrarse con Isabella.
Terminaba así un día glorioso que nunca olvidaría, el comienzo
del resto de su vida. Un fantástico domingo de agosto que había disfrutado
en su amada Gran Canaria, en la antigua Atlántida.

 

Contacto

positivaenergia.com en redes sociales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© www.positivaenergia.com