PLEYADIANOS DE LUZ

 

 

INTRODUCCIÓN

 

 


Existen evidencias de que, desde tiempos inmemoriales, la Tierra ha sido visitada por seres de otros planetas.

La realidad es que no sólo vienen de fuera ya que muchos de ellos son terrícolas porque conviven con nosotros desde hace mucho tiempo.

En el momento evolutivo en el que nos encontramos nos acercamos a nuestra Galaxia y el Sol de nuestra Galaxia llamado Alción. Será el final de una etapa demasiado larga en la que los seres humanos vivíamos lejos de la Galaxia, con un sólo Sol que permitía que la noche existiera.

En todo este tiempo hemos vivido en la oscuridad y todos los habitantes de este planeta hemos sido manipulados y dominados por una raza extraterrestre conocida como Reptilianos.

Como meros robots por ellos programados fuimos, durante mucho tiempo, sus esclavos. De alguna manera seguimos siéndolo porque ellos establecieron las reglas del juego de esta sociedad que conocmos, para dominarnos.

Lo hicieron, no sólo limitando nuestras capacidades innatas y haciéndonos olvidar nuestro pasado sino también a través de las leyes, el dinero, los medios de comunicación y sobre todo las religiones.

Sin embargo hay otra raza extraterrestre conocida como Pleyadianos, que son los encargados de echar por tierra los planes maléficos con el objetivo de salvar el planeta y a sus habitantes de tanto sufrimiento y ayudarles a evolucionar.

 

¿CUÁL ES LA REALIDAD?

 

Muchos de nosotros, cuando miramos al cielo, experimentamos una sensación, un sentimiento de querer ir más allá y acercarnos a esas luminarias.

Ese anhelo de ir más allá de lo material es un recuerdo de nuestro pasado.

Todo nuestro Universo es vida inteligente de la que formamos parte, de tal manera que podemos decir que la Inteligencia Extraterrestre es un Todo del que nosotros somos una parte. Ese Todo representa la Fuente de Energía Positiva de la que todos procedemos.

Existen multitud de universos llenos de vida y en varias dimensiones, y todos ellos están interconectados.

Los seres humanos nos encontramos en la tercera dimensión, a donde nos llevaron nuestros manipuladores limitando nuestras capacidades innatas. Una dimensión supeditada al tiempo y en la que nuestros centros de energía están apagados. 

Cuando llegaron los Reptilianos a nuestro planeta, los seres humanos vivíamos en la quinta dimensión, éramos seres con cuerpos de luz, conectados a la Fuente y entre nosotros a través de la telepatía. Teníamos poder mental sobre la materia y no existía la enfermedad, la vejez ni la muerte.

Pero aunque nuestros cuerpos físicos son tridimensionales nosotros somos multidimensionales, de hecho todos venimos de elevadas dimensiones. El problema es que cuando nacemos, cuando entramos en un cuerpo físico limitado, se merman nuestras capacidades y olvidamos quiénes somos y a qué hemos venido.

En todo momento hay una parte de nosotros encarnada en la tercera dimensión y otra parte importante que habita en dimensiones elevadas. Es lo que llamamos nuestro "Ser Superior".

Pero cuando estamos dentro de nuestras vestiduras físicas no somos conscientes de esa realidad, no recordamos lo que hacemos en otras dimensiones. Porque estamos atrapados en una baja frecuencia que nos dificulta ver esas otras dimensiones.

Como nuestro nivel vibratorio es mucho más elevada que la de nuestros cuerpos físicos es por lo que hay una gran diferencia entre quiénes somos cuando estamos dentro y cuando estamos fuera de él.

Cuanta más baja es la frecuencia las cosas son más sólidas y el tiempo pasa más rápido. En elevadas frecuencias el tiempo no existe.

Como el cuerpo físico se nos queda pequeño queremos más, queremos trascender la materia porque recordamos vagamente la libertad en la que vivíamos antes de encarnar.

Olvidamos que, hace mucho tiempo, el planeta Tierra fue creado para que en él habitaran todas las razas de nuestro Universo. Seres de distintos aspectos y procedencias cuyos cuerpos físicos fueron creados para ser habitados por seres elevados.

Todos vivíamos en elevadas dimensiones, éramos felices, nos entendíamos entre nosotros con nuestras mentes y también guardábamos el recuerdo de nuestro pasado, de quiénes éramos y a qué habíamos venido.

La comunicación con nuestras familias cósmicas que habitaban en otros lugares del Universo era habitual.

Nos podíamos desplazar en cuestión de segundos de un lugar a otro o incluso utilizar los portales dimensionales por los que accedíamos a otras dimensiones.

No existían las enfermedades porque, si nuestros cuerpos eran dañados, podían ser sanados sobre la marcha tan sólo con un pensamiento.

No teníamos que ingerir alimentos ni bebidas puesto que nos alimentábamos de energía.

No teníamos que sufrir al parir porque los hijos se desarrollaban fuera de nuestros cuerpos.

No teníamos que trabajar para ganarnos la comida y la casa. Con nuestras mentes de artistas construíamos las instalaciones que necesitábamos.

No existía el dinero porque no lo necesitábamos.

Tampoco existía la muerte ya que nuestros tránsitos eran decididos de forma voluntaria y podíamos adquirir otras apariencias o acceder a otras dimensiones cuando queríamos.

No necesitábamos dormir para recargar nuestras energías porque vivíamos con varios soles que nos iluminaban todo el tiempo y que mantenían activas nuestros centros de energía.

No existía la mentira porque podíamos leer la mente y además no era necesaria en un mundo al que todos habíamos venido con un claro objetivo de evolución espiritual.

La Naturaleza emanaba una luz que podíamos ver con nuestros ojos así como las demás energías que nos rodeaban. Podíamos ver el color del sonido o de la música y sentíamos que todos formábamos parte de un mismo Ser.

Había armonía porque estábamos conectados con la Fuente.

Pero cuando los Reptilianos llegaron a nuestro planeta los seres humanos empezamos a involucionar.

Ellos quebraron nuestra paz espiritual, rompieron nuestro vínculos con la Fuente y con nuestros hermanos estelares y empezaron a causarnos sufrimiento.

Ahí comenzaron las mentiras.

Nos hicieron olvidar nuestro pasado y nos ofrecieron un pasado diferente, que nada tenía que ver con la realidad, pero que nos obligaron a creer.

Presentaron nuestro universo como un lugar peligroso lleno de explosiones atómicas, agujeros negros devoradores...

 

EL MUNDO SUBTERRÁNEO

 

El Universo no es como nos han dicho que es. Las estrellas no son lo que nos han dicho que son.

Todos los planetas tienen unas aperturas polares que comunican los dos polos.

Nos dijeron que la Tierra es sólida en su interior y que posee un núcleo de elevada temperatura, pero esto no es verdad.

La Tierra, al igual que los otros planetas, está hueca por dentro y lo que llaman "auroras boreales" son las luces o energías que emanan del interior de nuestro planeta.

En el Mundo Subterráneo viven seres y animales de distintas razas y especies, como antiguamente existía en la superficie. Seres que viven en dimensiones más elevadas que nosotros.

Seres procedentes de distintos lugares de este Universo pero que habitan este planeta desde hace mucho tiempo, yendo y viniendo en sus naves espaciales que salen por las aperturas polares.

También pueden entrar a través de lagos, del mar o de otras entradas que permanecen ocultas.

Cuando los Reptilianos llegaron a la Tierra taparon esas entradas construyendo sobre ellas pirámides y otros edificios religiosos. Algo que sólo les permitía a ellos bajar al Mundo Subterráneo.

De esta manera fue como rompieron los nexos de comunicación entre los habitantes del interior y del exterior del planerta.

Nos aislaron de nuestros hermanos y empezamos a involucionar, a confiar sólo en lo que percibían nuestros sentidos físicos, y nuestras capacidades innatas se perdieron.

Nuestro planeta alberga vida en su interior y posee paisajes de enorme belleza con lagos cálidos, manantiales, montañas, aire puro y paisajes verdes y paradisíacos.

También tiene un sol interior que les aporta la energía que necesitan. Ellos no viven en la oscuridad, somos nosotros los que vivimos en la oscuridad y respirando un aire lleno de oxígeno que envejece nuestras células conduciéndonos a la muerte.

Es normal que a los Reptilianos no les interese que sepamos la verdad, que lo que hay bajo nuestros pies es algo importante y esclarecedor. Por este motivo temen que nos enteremos y, si descubrimos la verdad, ya no nos pueden manipular.

Saber la verdad nos recordaría nuestro pasado, nos iluinaría y transportaría a un mundo más feliz lleno de posibilidades. No les interesa que recordemos quiénes somos y a qué hemos venido.

Tampoco les interesa que sepamos cuál es la causa de nuestros sufrimientos porque pretenden evitar que nos liberemos de ellos.

Por eso nos mienten constantemente intentando evitar algo que ya es inevitable.

Será inevitable que veamos todo aquello que nos quieren ocultar y que nos enteremos de que existe un plan maléfico creado por ellos, los Reptilianos de Orión, y que existe otro plan paralelo de liberación humana, encabezada por los Pleyadianos de Pléyades.

Lógicamente saber la verdad nos haría ver las cosas de forma diferente. Saber que estamos siendo ayudados es muy importante para los seres humanos, y no sentirse solo en esta lucha es fundamental.

Los Pleyadianos de Pléyades están aquí con nosotros, ocupándose de nuestras necesidades. Y también son los encargados de despertarnos.

Ellos nos ayudan a evolucionar a un nivel superior de conciencia porque es el momento del Gran Despertar.

 

LOS PLEYADIANOS

 

En la Constelación de Tauro existe un grupo de siete estrellas llamadas Las Pléyades, donde vive una raza de seres superiores conocidos como Pleyadianos.

Es así como aquí en la Tierra llamamos a su sistema solar y les identificamos. Pléyades significa "palomas".

La Tierra y todos los planetas de nuestro sistema solar giran alrededor de nuestro Sol. Nuestro Sol, a su vez, gira alrededor del sol central de la Galaxia, Alción.

Pero fuimos alejados de nuestra Galaxia por nuestros manipuladores y ahora estamos regresando a ella.

Las Pléyades es el punto de encuentro cósmico de todos los seres de Luz que ayudan a los habitantes de este planeta.

Son seres con cuerpos físicos sutiles y la mayoría son muy altos, de piel blanca y rasgos caucásicos.

Su desarrollo tecnológico y espiritual es mayor que el nuestro puesto que nosotros perdimos nuestras capacidades por culpa de la manipulación mental, física y espiritual a la que hemos sido sometidos.

Aunque los Pleyadianos tienen sus propios maestros espirituales ellos, a su vez, son nuestros maestros y nos ayudan a evolucionar. Son los encargados de mantener el equilibrio en nuestro Universo.

Se puede decir también que son nuestros ancestros puesto que aportaron su ADN para el surgimiento de los vehículos físicos de los habitantes de este Universo. 

Se puede afirmar que los Reptilianos también son Pleyadianos puesto que ellos tienen ADN pleyadiano aunque mosificaron genéticamente sus cuerpos para adoptar diferentes apariencias físicas.

Cuando las cosas se torcieron la mayoría de los Pleyadianos que habitaban en la superficie se instalaron en el Mundo Subterráneo y los canales de comunicación con ellos se perdieron.

Algunos, con afán de ayudarnos, encarnaron en la superficie del planeta, en cuerpos de tres dimensiones.

Lo hicieron con el objetivo de despertarnos e iluminarnos porque ellos no fueron manipulados como nosotros. Todos conservan sus propias habilidades y son conscientes de sus objetivos a cumplir.

Pero el Pleyadiano más trascendental para los seres humanos es Jesús de Nazareth. Su mensaje de amor trascendió su vida y su muerte.

Actualmente hay muchos Pleyadianos encarnados en la tercera dimensión pero la mayoría de ellos nos ayudan desde Las Pléyades, desde elevadas dimensiones.

La mayoría de los que se encuentran encarnado olvidaron su pasado y viven sometidos a los problemas de la materia. Han sido deliberadamente atacados por los Reptilianos para entorpecer su paso por este mundo.

Pero muchos de ellos están empezando a despertar, a darse cuenta de que son seres muy elevados que deben empezar a actuar por el bien del mundo.

Porque los acontecimientos se están precipitando. Por eso los seres de luz nos recuerdan constantemente quiénes somos y a qué hemos venido, estableciendo con nosotros lazos de amor.

Nos consideran su familia y por eso nos cuidan y protegen y a cada momento recibimos mensajes desde las frecuencias más elevadas aunque no seamos conscientes de ello.

Durante nuestro sueño o descanso nos instruyen y nos muestran posibilidades que van más allá de lo que conocemos en este mundo. Nos abren los ojos aunque, al despertar de nuestro sueño, no lo recordemos.

Nos observan, cuidan y guían aunque muchas veces nos sintamos solos. Nos ayudan a tomar conciencia de quiénes somos y dónde nos encontramos en nuestra evolución espiritual.

Cuando sentimos la necesidad de saber de ellos aparecen y se manifiestan en nuestras vidas de una manera u otra. Y utilizan la telepatía para transmitirnos mensajes positivos.

Como seres de elevadas dimensiones que son nos hacen sentir felices y confiados, nos transmiten mucha paz por su elevado poder vibratorio y quieren lo mismo que nosotros, un mundo en paz y armonía.

Los hermanos de Luz nos ayudan porque ha llegado el momento del Gran Despertar. Ellos nos sienten como hermanos ya que todos formamos parte de un mismo Ser.

 

¿POR QUÉ TENEMOS

QUE DESPERTAR?

 

Cuando los Reptilianos llegaron a la Tierra y empezaron a cambiar las reglas del juego del planeta todo empezó a involucionar.

Ellos poseían elevados conocimientos científicos y tecnológicos con los que pudieron hacerse pasar como dioses. Los humanos teníamos desarrollados el sentido del Amor y la conexión con la Fuente. Éramos felices.

Ellos envidiaban nuestras emociones y sentimientos ya que eran incapaces de sentir la más mínima compasión.

Nos hicieron olvidar que nuestro pensamiento crea la realidad, que toda realidad está creada por el pensamiento, que somos artistas y siempre estamos creando. También nos desconectaron de la Fuente, perdimos la inspiración.

Los Reptilianos colocaron una red electromagnética alrededor de la Tierra para anular las elevadas emisiones del Universo y crear así un campo electromagnético negativo.

Modificaron el genoma humano y nos dejaron sólo dos espirales del ADN, que son las  que todavía tenemos activas.

Estas hélices que dejaron activas se corresponden sólo con los centros de energía más bajos. Una la dejaron para que, aunque perdiéramos la memoria, tuviéramos una identidad. La otra para que pudiéramos reproducirnos como especie.

Lo hicieron así para inhibir y atrofiar al máximo nuestras capacidades espirituales y de evolución.

Esto afectó especialmente a las funciones del hemisferio derecho de nuestro cerebro, que es donde radican las facultads extrasensoriales como la intuición, la imaginación o la conexión con otras dimensiones.

Ellos sabían muy bien que, con esas capacidades bien activas, los descubriríamos y no habrían podido reducirnos y dominarnos como lo han hecho.

Nos volvimos frágiles y serviles a sus nefastos propósitos y olvidamos la realidad del mundo en el que vivimos porque nos durmieron con falsas creencias y religiones.

Y hay que estar muy maduros para cuestionarnos las verdades que xonsideramos oficiales y abrir la mente para encontrar la auténtica Verdad.

Nos mantuvieron en la ignorancia porque tenían miedo de que evolucionáramos y despertáramos dándonos cuenta de todo. Fue así como convirtieron a los seres humanos en una especie débil, dependiente y materialista.

Siempre les ha preocupado que seamos demasiados por lo que suelen organizar guerras para eliminar parte de la población, ocasionando sufrimiento, energía de la que ellos se alimentan.

Ellos son la causa del sufrimiento en este planeta.

En las elevadas frecuencias no existe la maldad, ésta es la razón por la que los dominadores están haciendo todo lo posible por mantener baja la frecuencia de la Tierra.

La agresividad, el odio, el miedo y la tristeza mantienen nuestra energía baja pero mediante la elevada frecuencia del Amor Cósmico podemos transformar el mundo en el que vivimos y ser creadores conscientes de nuestra realidad.

Ellos no podrán permanecer en un lugar luminoso y renunciarán a su estancia en este planeta.

 

EL SOL

 

Cuando comenzó el Gran Proyecto en este planeta se organizó la vida para que sus habitantes pudieran ser guiados e inspirados por los Pleyadianos.

Es como si el hijo se independiza de su familia para vivir su vida adulta. Aunque el hijo tiene libre albedrío es ayudado en todo momento por sus guías y protectores.

Por este motivo siempre están a nuestro lado, aunque no los podamos ver, aportándonos las energías que necesitamos a cada momento.

Y la mayor fuente d energía de nuestro sistema solar es el mismo Sol. el Sol es un portal dimensional y está intimamente conectado con el sol de Las Pléyades, Alción.

Está claro que la luz solar nos transmite energía y alegría. En los lugares en donde los rayos de sol no llegan con claridad las personas están más tristes y deprimidas.

Muchas personas entran en depresiones diarias justo a la hora en la que el sol se oculta.

El Sol nos envía energía ultravioleta pero ésta choca con la malla electromagnética y es devuelta. La malla, por su lado, crea un efecto microondas porque las ondas terrestres chocan contra ella y regresan a la superficie.

Este efecto se acentúa cuando no hay nubes. Luego lo que nos quema y produce enfermedades no es el Sol sino el efecto microondas creado por los Reptilianos y alimentado por las antenas Haarp.

El Sol nos envía mucha energía positiva porque hay allí Pleyadianos que viven y trabajan arduamente para enviarnos esa sublime energía que nos activa.

¿Te podías imaginar algo así? Seres de Luz que trabajan para que no nos falte la luz, la energía que nos activa. Seres que nos ayudan a evolucionar espiritualmente.

Porque son los encargados de recordarnos nuestra misión en la vida, para qué hemos venido.

Sin embargo hay planetas que nos envían energías negativas, como Saturno o la misma Luna, que es una nave extraterrestre Reptiliana.

Todos los planetas son naves que se pueden dirigir a cualquier lugar o permanecer en la órbita, según sus necesidades. Inmensas naves nodrizas.

 

LA CONFEDERACIÓN GALÁCTICA

 

El grupo al que pertenecen los Pleyadianos de Pléyades y demás seres de Luz se llama Confederación Galáctica, que no tiene nada que ver con la Federación Galáctica de Ashtar Sheran y sus Maestros Ascendidos. Simplemente eligieron ese nombre para confundir, para hacerse pasar por los buenos, cuando en realidad se trata de pleyadianos malos, de Reptilianos también llamados Anunaki, "aquellos que vinieron del cielo a la Tierra".

No olvidemos que todos somos pleyadianos.

Ubicada en Las Pléyades, la Confederación Galáctica está dirigida por seres muy evolucionados estando Jesús a la cabeza.

Todos trabajan para los mismos objetivos cada uno aportando sus capacidades y talentos.

Son como nuestrso padres espirituales puesto que están en constante contacto con la Fuente.

Desde allí se organiza El Gran Cambio. Ellos tienen el control de la situación y sus naves se encuentran sobrevolando constantemente nuestro planeta.

Siempre controlando, siempre supervisando, siempre trabajando arduamente por el bien común.

Uno de sus objetivos es eliminar la malla electromagnética para que las elevadas energías puedan llegar hasta nosotros con facilidad.

Cada día será más fácil ver sus naves y será lo que nos ayudará a evolucionar, y llegará un día en el que las veamos con naturalidad.

Cada cual conectará con su familia cósmica y comenzará una nueva etapa en nuestras vidas. Esta es la labor de la Confederación Galáctica, preparar este camino para que todos podamos caminar por él.

 

UN MUNDO NUEVO

 

Día a día las influencias planetarias y cósmicas que recibimos son más intensas y positivas. Estamos recuperando los nexos de comunicación con nuestros hermanos y beneficiándonos de ello.

Por lo tanto, el tránsito de la tercera a la cuarta dimensión en donde se activarán nuestros centros de energía está empezando a producirse.

Se desarrollará la telepatía y la clarividencia y con nuestras mentes podremos crear las circunstancias que más nos beneficien.

Podremos defendernos y protegernos porque seremos conscientes de la realidad de este planeta.

Luego evolucionaremos a la quinta dimensión donde se acrecienta nuestra capacidad creativa y creadora, donde nuestros cuerpos se vuelven más sutiles, en donde no enfermaremos ni moriremos porque nuestras células estarán constantemente regenerándose. En donde no existe la mentira, la falsedad o el engaño, en donde no tendremos que comer, respirar o dormir...

Porque la noche desaparecerá en el momento en el que Alción ilumine nuestro planeta junto con nuestro Sol.

Dispondremos de dos soles, por un lado estará nuestro Sol iluminando una parte del planeta y por el otro Alción que iluminará la otra.

Habrá una eterna primavera con cielos limpios en donde podremos ver lo que se encuentra sobre nosotros a simple vista.

No tendremos que vestirnos con cosas materiales porque nuestras vestiduras serán creadas por nosotros mismos, con nuestras mentes, y serán vestiduras de luz.

Desarrollaremos nuestra imaginación para crear las vestiduras y los hogares más bellos.

Como nada ocultaremos y nada temeremos, nuestros hogares serán transparentes y brillarán con su propia luz.

Viajaremos en cuestión de segundos de un lugar a otro, nos teletransportaremos y se volverán a activar las puertas interdimensionales que han sido cerradas a propósito.

No tendremos necesidad de respirar aire, imagínate lo que podremos hacer bajo el mar ya que también nuestras vistas se agudizarán y veremos lo que ahora no vemos.

¿Te gustaría vivir en un mundo así en donde todo es perfecto?

Y es perfecto porque hay seres muy evolucionados que llevan las riendas de este planeta. Seres que representan todos los planetas de este Universo, seres que quieren lo mismo que nosotros: paz y felicidad.

¿Has pensado quién es tu familia cósmica?

Piensa en ello, no estamos solos. Nadie está solo.

Por lo tanto, limpia tus heridas y seca tus lágrimas porque ha llegado el momento de empezar a ser feliz.

Porque feliz es aquél que conoce los mecanismos mentales y espirituales para cambiar las cosas a su alrededor.

Feliz también es aquél que se siente querido, amado, protegido y guiado aunque esto no lo vea con sus ojos físicos.

Feliz es aquél que tiene esperanza, una ilusión, porque sabe que las cosas están cambiando y es el momento de soñar.

Ten en cuenta que tu evolución espiritual está diseñada para llegar a este momento. Nada de lo que te sucede es por azar.

Entenderás que formas parte de una familia que, a su vez, petenece a una mucho más amplia.

te sentirás un ser poderoso capaz de transformar no sólo lo que hay a tu alrededor sino el mundo en el que vives.

empezarás a desarrollar tus capacidades ya olvidadas pero que te pertenecen: el poder de la mente sobre la materia, la telepatía, la precognición, la sanación...

Vive cada día disfrutando cada detalle. Aunque no te hayas dado cuenta, todo es mágico a tu alrededor.

Ha llegado el momento de coger las riendas de tu vida y tomar el rumbo deseado porque hasta ahora han sido los demás los que han tomado las decisiones más importantes para ti. No lo permitas más.

Aprende a pensar por tí mismo, discierne por tí mismo, que nada ni nadie te arrebate ese legítimo derecho.

La Luz es información, la oscuridad es desinformación.

Es hora de una revolución global en la que ayudemos a los Pleyadianos y a todos los seres de Luz a vencer a las fuerzas de la oscuridad, y estamos a punto de conseguir la victoria pero te necesitamos.

Existe un plan de rescate que está durmiendo en tu interior y que se está activando, así que contribuye con tu pensamiento positivo a transformar este planeta.

Abre tu corazón al Amor de la Fuente, la energía Positiva que nos ilumina y nos permite sentir felices en cualquier dimensión en la que habitemos.

Cierra los ojos, respira profundamente e imagina que una luz violeta muy poderosa entra por tu cabeza y te llena por dentro. Siente cómo esa energía enciende tus centros de energía y sale por las palmas de las manos y de los pies.

Siente el Amor de la Fuente.

 

Contacto

positivaenergia.com en redes sociales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© www.positivaenergia.com