EL MITO DEL HOLOCAUSTO

Hay pruebas que avalan la teoría de que ningún judío murió en cámaras de gas durante la Segunda Guerra Mundial. Y esto es así por el simple hecho de que estas cámaras de gas nunca existieron. Durante la guerra, distintos campos de concentración acogieron a cientos de miles de prisioneros que tenían la obligación de someterse a trabajos forzados. Había campos de concentración en Canadá, Rusia, Austria, Polonia, Alemania o Estados Unidos. En esos lugares, la gente estaba privada de libertad y en ellos no solamente se encontraban judíos sino todas las personas que habían sido involucradas en la contienda, contra su voluntad, y conducidas a campos de trabajos forzados. Estos lugares estaban enfocados principalmente a la fabricación de materiales de guerra como armas y municiones. Allí murieron muchas personas, pero ninguna de ellas en cámaras de gas, como se hace alusión en el mito del Holocausto que asegura que seis millones de judíos murieron en estas “cámaras de gas”.

Pero si tiramos de hemeroteca, ya desde la Primera Guerra Mundial se hablaba de los “seis millones de judíos”, tal y como podemos comprobar en artículos de periódicos de los principales medios de comunicación. Así, en el año 1915, en el periódico neoyorkino The Sun se pudo leer el siguiente texto: “Desde la destrucción del Templo de Jerusalén, seis millones de judíos son perseguidos, humillados y torturados”. En 1918, en el The New York Times, apareció este artículo: “Seis millones de almas necesitarán ayuda para llevar una vida normal cuando la guerra termine”. Año 1919: “Ciento veintisiete mil judíos asesinados y seis millones aún en peligro”. Año 1920: “Ruegan a América salvar a seis millones en Rusia”. Año 1936: “Millones de judíos en el “holocausto europeo”. Año 1938: “Una deprimente imagen de seis millones de judíos privados de protección, muriendo lentamente de hambre”. El mito del Holocausto se basa en las “cámaras de gas”, unas dependencias que fueron buscadas, pero nunca encontradas. No existen estas estancias herméticas o cámaras a las que se les inyectaba, a través de las chimeneas, los gases venenosos. Si esto fuera así, al abrir las puertas para retirar los cuerpos, el veneno se expandiría por todo el campo contaminando a las personas, y allí vivían también los oficiales nazis y su familia. Sin embargo, una de las duchas de un campo de concentración fue tomada como prueba de la existencia de las cámaras de gas y mostrada al mundo en diversos medios de comunicación.

En el vídeo en el que aparece esta estancia se aprecian las alcachofas por donde supuestamente salía el gas, pero se olvidaron a propósito de enseñar las ventanas que se encontraban a su lado, o las bañeras, o las tuberías y termos de agua caliente. Se añadió una puerta hermética que no se correspondía con esa estancia sino con otra situada a diez metros de distancia y que era el lugar en donde se desinfectaba la ropa. Y el edificio de la considerada como “cámara de gas” no se diferenciaba por fuera de cualquier otro edificio. Una falsa superviviente del Holocausto, Gena Turgel Goldfinger, afirmó que ella y su madre habían recibido una ducha de agua fría en esa cámara de gas. Lo que significa que ambas entraron en ella y salieron limpias. A pesar de que no puede salir agua por unas tuberías que han sido diseñadas para conducir gases tóxicos, historias como las que contó Gena Turgel fueron divulgadas por todo el mundo como pruebas de la existencia de las “cámaras de gas”. Mientras que una mujer judía de 87 años fue condenada a diez meses de cárcel por negar el Holocausto y por decir que Auschwitz era sólo un campo de trabajo, Gena Turgel recibió innumerables condecoraciones y reconocimientos públicos por su aportación al mito del Holocausto.

Está comprobado que la gente de la época nunca oyó hablar de “cámaras de gas” porque, sencillamente, no existían. Así tenemos el testimonio del doctor judío Benedikt Kautsky quien estuvo varios años en distintos campos de concentración en Alemania y tres años en Auschwitz. En su libro publicado en Suiza en el año 1946, Benedikt Kautsky contó la siguiente historia: “Yo estuve en los grandes campos de concentración de Alemania. Pero, conforme a la verdad, tengo que asegurar que jamás encontré en ningún campo ninguna instalación como cámara de gas. Y es una realidad que los nazis nunca usaron los cuerpos de los judíos y los de ningún otro para la producción de jabón”. En julio de 1984, el Mayor retirado de la USAF, Joseph Stano, hizo llegar una carta al Gobernador de Nueva Jersey, Thomas Howard Kean. El motivo era que el gobernador pretendía imponer en las escuelas públicas de Nueva Jersey el estudio del Holocausto. La carta contiene el siguiente texto: “Quedé alarmado al leer que usted ha introducido en el sistema escolar de Nueva Jersey un curso sobre el Holocausto, el fraude más desacreditado que haya habido alguna vez en la historia. Las enciclopedias no reconocen que seis millones de judíos murieron durante la Segunda Guerra Mundial ni reconocen la existencia de ninguna cámara de gas. Ni una sola cámara de gas ha sido encontrada. Hacia 1965, el gobierno de Alemania tuvo a más de tres millones de judíos reclamando una compensación económica como supervivientes del Holocausto. El Estado de Israel, el guardián del mito, reconoció a regañadientes que no hubo ningún campo de exterminio en Holanda, Francia, Alemania, Austria ni Checoslovaquia. Mucho depende de mantener vivo el mito del Holocausto la reclamación judía de Palestina y la reclamación israelí de la Tesorería de Estados Unidos. La necesidad declarada de una patria judía estuvo basada en el mito del Holocausto, en la mentira de que seis millones de judíos fueron gaseados en aquellas inexistentes “cámaras de gas”. Confío en que usted se dé cuenta de que el reconocimiento por parte de Israel de que no hubo campos de exterminio en Alemania es una admisión bastante sorprendente cuando los alemanes fueron ejecutados como “criminales de guerra” por hacer funcionar aquellas inexistentes cámaras de gas. Durante muchos años, a Auschwitz, en Polonia, le fue asignado por los guardianes del mito, el papel de “campo de exterminio”. En respuesta a las muchas demandas de los turistas para ver “cámaras de gas”, los rusos, a finales de los cincuenta, construyeron una cámara de gas de muestra que ha sido descrita por aquéllos que la han visto como un escenario cinematográfico muy, muy malo. Los israelíes se vieron obligados a admitir que Auschwitz era un campo de trabajo y no un “campo de exterminio”. Era una afirmación absurda puesto que, como un enorme complejo industrial que producía material bélico, estuvo bajo la cercana mirada de los Aliados durante toda la guerra. La Fuerza Aérea Británica y la estadounidense emprendieron muchos vuelos de reconocimiento del complejo y tomaron miles de fotografías aéreas que con claridad descartan el mito de las “cámaras de gas” por absurdo”. Joseph Stano narra a continuación el motivo por el que hasta nosotros han llegado multitud de testimonios gráficos en donde aparecen personas muriendo de hambre. Escribió lo siguiente: “El tratamiento de los prisioneros fue considerado como aceptable hasta los meses finales de la guerra cuando los envíos de alimentos no podían pasar debido a la prohibición aérea Aliada. Y el hambre y la enfermedad cobraron un gran número de víctimas entre los prisioneros. No es sorprendente que la población entera estuviera en un estado próximo a morir de hambre. Un brote de tifus diezmó la población cuando el orden, la disciplina y la falta de higiene se acabaron tras el personal alemán abandonar los campos. Esa fue la razón de que nuestras tropas sellaran los campos y no permitieran salir a los prisioneros”. Según Joseph Stano, el tifus se había hecho endémico en los campos y no querían que se contaminaran ni las Fuerzas Aliadas ni la población civil, por lo que se dejó morir a esas personas. Rodearon la ciudadela no permitiendo que nadie entrara ni saliera, impidiendo incluso la entrada de ayuda humanitaria, destruyendo los caminos de acceso, los puentes y aeropuertos. En cualquier caso, no se trata de un Holocausto, como se nos hizo creer, aunque esas duras imágenes que reflejan un trato inhumano, han sido utilizadas con ese objetivo. A continuación, vamos a ver lo que Joseph Stano escribió acerca del Zyklon B, considerado el veneno utilizado en las “cámaras de gas”: “Los Aliados tenían un nuevo método para tratar con el tifus, un nuevo insecticida que podía ser rociado sobre la gente. Se llamaba DDT. Antes de la invención del DDT, todos los ejércitos usaban un gas de cianuro para desinfectar la ropa. El ejército alemán y los servicios de salud alemanes usaban Zyklon B que estuvo en uso en el Ejército Alemán como un insecticida durante más de cincuenta años. Un insecticida común”.

A continuación, Joseph Stano reprocha al gobernador por utilizar la obra de George Orwell, 1984, como introducción a sus cursos. Si en algún momento de la historia la obra de Orwell se hizo realidad fue justamente durante la Segunda Guerra Mundial. Así, Joseph Stano escribió lo siguiente: “Es curioso que usted eligiera el libro 1984 para la introducción de un curso sobre el Holocausto puesto que éste es Orwell puro. Gobernador, yo no creo realmente que usted haya planificado este tributo a Orwell, ¿o sí lo hizo?” Joseph Stano no fue el único judío que negó la existencia de las “cámaras de gas”, también Winston Churchill desaconsejó firmar la acusación contra Alemania con las siguientes palabras: “No sé cuánto tiempo más podremos mantener que los alemanes están matando judíos en cámaras de gas. Es una mentira grotesca, como la de que los alemanes en la Primera Guerra Mundial fabricaban mantequilla con los cadáveres de sus enemigos”. Las mentiras oficiales sobre el mito del Holocausto han podido expandirse por el mundo entero debido a que las diferentes compañías encabezadas por judíos controlan el noventa y seis por ciento de todos los medios de comunicación. Y controlando la comunicación es como pueden controlar lo que la gente piensa. Ellos también dirigen Hollywood. 

Entre las diferentes películas manipuladoras en las que defienden el Holocausto se encuentra La Lista de Schindler, basada en un libro llamado El Arca de Schindler. El protagonista es Oskar, quien diseñó un ambicioso plan para ganarse la simpatía de los nazis más poderosos. Gracias a esto consiguió la propiedad de un campo de concentración que era una fábrica de armamento militar. Oskar era alto, rubio, alemán y trabajaba en Cracovia como espía nazi. Vivía a todo lujo, con dinero, joyas, trajes caros y cientos de mujeres, y portaba en la solapa de su costoso abrigo, una gran svástica. Gracias al trabajo de los prisioneros, de los esclavos, Oskar ganó muchísimo dinero. Su fábrica en el Campo de Concentración de Plaszow, en Polonia, era su templo, y la obra minimiza sus errores y ensalza sus aciertos, convirtiéndolo en un “dios salvador”. Su principal contacto fue el Comandante de las SS Amon Leopold Göth, quien fue el auténtico Comandante del Campo de Concentración de Plaszow, es decir, el verdadero protagonista de la película. La obra presenta a los alemanes como sicópatas asesinos mientras que todos los judíos son nobles, víctimas y sufridores. Los paisajes y escenarios que aparecen en la película no se corresponden con la realidad si lo comparamos con las fotografías aéreas de la época, la mayoría de las cuales permanecen confiscadas porque desmontarían el mito del Holocausto. 

<< Nuevo campo para texto >>

Pero, sin duda alguna, la obra que más contribuyó a este mito es El Diario de Ana Frank, otra falsificación, otro engaño que entra a formar parte de la “industria de la lástima” que gira en torno a este tema. Se trata de unos manuscritos que se le atribuyen a una niña judía llamada Ana Frank, fallecida en 1945 en la epidemia de tifus del Campo de Concentración de Bergen Belsen. El padre de Ana, Otto Frank, también enfermó de tifus, pero fue enviado a Auschwitz en donde no sólo no fue gaseado sino que fue ingresado en una enfermería y curado de su enfermedad. Lógicamente, los mismos que habían creado el virus sabían cómo curarlo. La prueba más importante que demostraba que Ana Frank no era la autora del manuscrito saltaba a la vista, ya que parte del mismo había sido escrito con bolígrafo, un invento que fue introducido en Europa en el año 1951, es decir, seis años después de la muerte de Ana. En 1960, una perito calígrafa, Minna Becker, dictaminó que todos los textos procedían de una sola caligrafía. Por lo tanto, quien escribió el manuscrito fue la misma persona que escribió parte de él con bolígrafo. Podemos comparar el manuscrito con la verdadera caligrafía de Ana y, como vemos, no coinciden. Pero hay más, no sólo la caligrafía no se corresponde con la de una niña de doce o trece años, sino que su contenido se relaciona más con el pensamiento de un hombre adulto. Como ejemplo, cito este párrafo: “Recuerdo que cuando dormí con una amiga sentí un fuerte deseo de besarla. Llego al éxtasis cada vez que veo la figura desnuda de una mujer, como una venus”. Una niña tampoco podía estar al tanto de la legislación vigente o de las medidas tomadas por los nazis, pero en su diario aporta fechas, números de decretos o nombres propios. También vemos cómo estigmatiza a todos los alemanes con la siguiente frase: “Los alemanes son las bestias más crueles que han pisado la Tierra”. Conocemos la identidad del verdadero autor de El Diario de Ana Frank debido a un pleito judicial que entabló con Otto Frank en el año 1956, reclamando la autoría de la obra. Se trataba de un conocido escritor norteamericano de nombre Meyer Levin. El pleito concluyó con una sentencia dictada por el juez de origen judío, Samuel Coleman, en la que Meyer Levin fue reconocido como el autor, y Otto Frank tuvo que pagarle una cantidad de dinero como compensación. De hecho, en la Enciclopedia Judaica se reconoce a Meyer Levin como el primer escritor que puso en escena el Diario de Ana Frank. En lo que se refiere al impacto en el público, El Diario de Ana Frank es más importante incluso que Los Juicios de Nüremberg. 

Estos juicios se desarrollaron en la ciudad alemana de Nüremberg entre los años 1945 y 46 y, en ellos, veinticuatro principales dirigentes del gobierno nazi fueron acusados de diferentes delitos. Los nazis enjuiciados no se arrepintieron de nada puesto que, como ellos mismos confesaron, trabajaban para un Juez Superior. De hecho, las últimas palabras de Rudolf Hess en Los Juicios de Nüremberg fueron las siguientes: “Me siento feliz de saber que he cumplido con mi deber para con mi pueblo, mi deber como alemán nacionalsocialista, como leal seguidor de mi Führer. No me arrepiento de nada. Si tuviera que comenzar de nuevo actuaría como he actuado, incluso aunque supiera que al final me esperaría una feroz muerte en la hoguera. No importa lo que me hagan los hombres, algún día estaré ante el trono del Juez Eterno. Ante él me responsabilizaré y sé que él me declarará inocente”. El Procurador General de Israel, Gideon Hausner, firmó una acusación contra otro dirigente nazi, Adolf Eichmann, quien había sido el encargado de coordinar las deportaciones de los judíos. Se le acusó de que, por su culpa, los judíos habían perdido sus propiedades ya que no se las pudieron llevar consigo. Adolf Eichmann señaló al oficial de las SS Leopold Von Mildenstein como el responsable principal de estas migraciones. Leopold Von Mildenstein jugó un papel muy importante como puente de unión entre el Nazismo y el Sionismo, quienes siempre fueron de la mano, aunque nos hicieron creer lo contrario. Desde Hitler a todos los que dirigían Alemania, detrás de las Universidades, de la Banca o de la Judicatura, todos eran judíos. La misma palabra “judicatura” hace alusión a los judíos. Y es un hecho comprobado que la fuerza del Sionismo creció de una manera increíble tras Hitler subir al poder en el año 1933. 

Fue el Nazismo el encargado de facilitar la migración de los judíos desde Europa a Palestina, a la Tierra Prometida, con el objetivo de crear allí el Estado de Israel. Con este mismo objetivo, la Federación Judía envió a Kurt Tuchler a reunirse con la cúpula nazi para organizar esta migración. En la primavera de 1933, Kurt Tuchler se reunió con Leopold Von Mildenstein y ambos viajaron desde Berlin a Palestina con la misión de establecer allí las bases para el nuevo Estado de Israel. Las crónicas los sitúan asistiendo a una festividad judía llamada El Carnaval de Purim, en un desfile que narra la historia del pueblo judío. En esa celebración, y al ritmo de los tambores, apareció un dragón con tres cabezas en cuyo cuerpo se hallaba estampado el símbolo nazi de la svástica. Por lo tanto, podemos concluir que los judíos europeos fueron reunidos durante la Segunda Guerra Mundial para ser enviados a un destino concreto. Pero ese no fue su único destino. El segundo lugar, al que llegaron millones de judíos, fue a la nueva Tierra Prometida, Estados Unidos. Allí se instalaron y allí establecieron su poder político, religioso, social y moral. También, un cartel financiero global con el que crean dinero de la nada y esclavizan a las personas y a los países. La Reserva Federal no es Federal porque es una empresa privada perteneciente a los judíos Rothschild y Goldman-Sach, y tampoco es “Reserva” porque no tiene reservas de oro que respalde el dinero que ellos crean de la nada con tan sólo anotar la cifra en un ordenador. Lo que es evidente es que tanto la Primera como la Segunda Guerra Mundiales, aportaron innumerables beneficios al proyecto Nazi-Sionista, convirtiéndolo en poderoso a nivel mundial. Y, sin duda alguna, el mito del Holocausto les ayudó y sigue ayudando, dándoles un respaldo moral y legal muy importante. Aunque nunca existieron las cámaras de gas hay que tener en cuenta que, quien gana la guerra, es quien escribe la historia, y ésta siempre les beneficia. 

GEORGE ORWELL, "1984"

George Orwell, autor de la novela titulada 1984, refleja el ideal de la sociedad Illuminati. La novela fue publicada en Londres en el año 1949 y la obra refleja una sociedad dictatorial en donde el Estado ejerce un control absoluto sobre sus ciudadanos. Una sociedad en la que se manipula la información y se practica la vigilancia masiva y la represión.
La Sociedad secreta de Orwell tiene su sede en Londres y está dividida en tres grupos: los miembros externos, los miembros del Consejo dirigente y el pueblo, al que mantienen pobre para que no pueda siquiera rebelarse. Porque creían que manteniendo al pueblo en la casi miseria, pero haciéndole creer que se encontraba mejor que nunca mediante constantes mentiras,  aseguraba que nadie quisiera mejorar o rebelarse contra una sociedad que consideraban perfecta.
En ese régimen totalitario el Estado disponía de varios Ministerios: El Ministerio del Amor, que era el encargado de administrar los castigos, las torturas y también de reeducar a los rebeldes. El Ministerio de la Paz, que era el encargado de los asuntos relacionados con la guerra y el encargado de que hubiera constantes contiendas. El Ministerio de la Abundancia, relacionado con todo lo que tenía que ver con la economía, encargada de que el pueblo sobreviviera con lo justo, al límite, racionando la comida. Y por último, el Ministerio de la Verdad, que se dedicaba a manipular o destruir los documentos históricos de todo tipo para evitar que la versión oficial fuera puesta en duda.
Y, por supuesto, todas las personas debían pertenecer al partido único, llamado Ingsoc, cuyo lema era Guerra es Paz, Libertad es Esclavitud, Ignorancia es Fuerza. A través de verdaderos lavados de cerebro, el pueblo tenía que aceptar las cosas más absurdas, como que dos más dos son cinco, por lo que las personas, con el tiempo, terminaban creyendo lo que el partido decía y no lo que su razonamiento mental o sus sentidos percibían.
De esta manera era como habían creado una sociedad en donde la intimidad y el librepensamiento estaban prohibidos. Una sociedad que había aprendido a canalizar toda la angustia y frustración hacia un odio irracional al enemigo, al disidente. Una sociedad que debía romper todo vínculo afectivo premiándose las denuncias a los familiares ya que el afecto era algo que tan sólo se podía dar al Gran Hermano.
El Gran Hermano era el Comandante en Jefe, el guardián de la sociedad y el Juez Supremo de un partido político que vigilaba sin descanso todas las actividades cotidianas de la población. De hecho en cada calle y en cada casa había dispositivos de vigilancia que mostraban lo que hacía cada uno a cada instante.
Orwell, que formaba parte del grupo de los Illuminatis, razón por la cual disponía de tanta información al respecto, sabía la manera en que los Estados manipulaban a la gente. En su obra titulada Mi Guerra Civil Española, Orwell escribe:
“Ya de joven me había fijado en que ningún periódico cuenta nunca con fidelidad cómo suceden las cosas, pero en España vi por primera vez noticias de prensa que no tenían ninguna relación con los hechos, ni siquiera la relación que se presupone en una mentira corriente. En realidad vi que la historia se estaba escribiendo no desde el punto de vista de lo que había ocurrido, sino desde el punto de vista de lo que tenía que haber ocurrido según las distintas «líneas de partido». Estas cosas me parecen aterradoras, porque me hacen creer que incluso la idea de verdad objetiva está desapareciendo del mundo. A fin de cuentas, es muy probable que estas mentiras, o en cualquier caso otras equivalentes, pasen a la historia. ¿Cómo se escribirá la historia de la Guerra Civil Española? Sin embargo, es evidente que se escribirá una historia, la que sea, y cuando hayan muerto los que recuerdan la guerra, se aceptará universalmente. Así que, a todos los efectos prácticos, la mentira se habrá convertido en verdad. El objetivo tácito de esa argumentación es un mundo de pesadilla en el que el jefe, o el camarilla gobernante, controla no sólo el futuro sino también el pasado. Si el jefe dice, de tal o cual acontecimiento, que no ha sucedido, pues no ha sucedido. Si dice que dos más dos son cinco, dos más dos serán cinco. Esta perspectiva me asusta mucho más que las bombas. Y después de las experiencias de los últimos años no es una conjetura hecha a tontas y a locas".
 
¿Fantasía o realidad?
El régimen de Enver Hoxha en Albania fue lo más parecido al imaginado por Orwell en su novela 1984. De hecho, en el año 1984 dicho régimen acentuó la represión de sus opositores. Enver nació en Albania y estudió en la Universidad francesa de Montpellier. Colaboró en el periódico comunista L´Humanité desde el cual boicoteó al régimen monárquico albanés. En 1.936 participó en la Guerra Civil Española formando parte de las llamadas Brigadas Internacionales. Consiguió derrotar al monarca albanés y ocupó su lugar desde el año 1946 hasta su muerte en el año 1985. Durante su dictadura convirtió la capital de Albania, de nombra Tirana, en el centro del Comunismo Mundial. Así fue como Enver llevó a la práctica el ideal Illuminati de manipulación humana.
Ismail Gjirokaster, publicó El Palacio de los Sueños en el año 1881. El Palacio de los Sueños narra la historia del joven Mark-Alem, que pertenece a una familia que siempre ha trabajado para el Estado, en concreto para el Ministerio de Control del Inconsciente Colectivo. El lugar donde se recopilaban, seleccionaba e interpretaban todos los sueños de los súbditos del Imperio. Un aparato burocrático creado y destinado para bucear entre los recovecos más ocultos de la mente de las personas.
El Palacio de los Sueños es un edificio administrativo conocido como El Tabir Saray. Un edificio de enormes proporciones. Como sede del Ministerio de Control del Inconsciente Colectivo era el lugar donde se procesaba y tramitaba el estudio de los sueños que cada ciudadano entregaba diligentemente cada mañana, tras cumplimentar el formulario correspondiente en su oficina local de recogida de sueños.
La misión de este Ministerio consistía en recopilar e interpretar diariamente los sueños que habían tenido los ciudadanos la noche anterior. Por lo que cada súbdito debía escribir cada mañana el relato del sueño que había tenido y este informe se enviaba al Tabir Saray desde todas las localidades que integraban el imperio. Y cada semana uno de esos sueños adquiría categoría de Sueño Maestro por sus implicaciones políticas.
Como cualquier indicio de rebelión o traición era duramente castigado, de él dependía las decisiones que pudiera tomar el Jefe. El conocimiento de los espacios ocultos de la mente suponía el control absoluto sobre las personas y una manera infalible de anticiparse a cualquier rebelión.
El trabajo de los funcionarios en este ministerio consistía, pues, en interpretar y clasificar esos sueños. Como el objetivo era encontrar el sueño maestro, el cual contenía la interpretación sobre un acontecimiento político, se ofrecía recompensa a quien tuviera un sueño con ese mensaje secreto. Ese sueño maestro podía ser revelado a cualquiera. Pero corrían rumores respecto a que muchas veces el supuesto sueño maestro era realmente una interpretación intencional dada desde el mismo gobierno y para su propio beneficio.
Hablar de los sueños es algo muy personal, muy íntimo, por lo que si un gobierno se apodera de ellos, se puede sentir dueño absoluto de las personas.
 
Un trabajador del Tabir Saray contó que un día se enteró de que los centinelas habían detenido a un hombre que fue acusado de recibir sueños de seres que habitan en el Mundo Subterráneo. Le llevaron a una estancia que se encontraba vacía y que tenía una puerta al Mundo Subterráneo.

En esa sala se encontraban otros cuatro funcionarios que sentaron al preso en una silla de metal asida al suelo. Le ataron los pies y las manos de modo que sólo fuera capaz de mover la cabeza y contestar las preguntas.

Los funcionarios le bombardearon con preguntas referidas al sueño que le había sido enviado desde la prefectura del Mundo Subterráneo. Pero el preso dijo que hacía demasiado tiempo que había soñado el sueño por el que le interrogaban, que sólo recordaba las pinceladas más generales y aseguró que era incapaz de recordar las particularidades por las que se afanaban en preguntarle.

A base de torturas, confesó que su sueño se refería a que un grupo de arañas se habían coordinado, de alguna forma, para hilar sus telas al mismo tiempo. Luego aparecían más y más araña que se coordinaban para hilar grandes y poderosas telas. La última escena del sueño consistía en que las arañas derribaban a un león y lo cubrían de tela, sepultándolo en el olvido.

Los funcionarios interpretaron que el león simbolizaba el poder del Jefe supremo, obsesionado en someter a su pueblo, y que las arañas representaban a los minúsculos cuerpos revolucionarios que finalmente se unirían para orquestar una revolución en el Mundo Subterráneo, donde dicen que se organizan los rebeldes.

Estos “rebeldes” estaban acabando con la influencia que el Estado había conseguido con la alianza de ciertos miembros de la población subterránea. 

Como los rebeldes se habían organizado y preparaban una ofensiva imparable, el ejército planeó múltiples incursiones para acceder al Mundo Subterráneo.

Pero se topó con un enorme obstáculo, unas puertas automáticas que eran programadas desde una central general de mando y que se encontraban dotadas de tecnología avanzada. Por lo que nada más pudieron hacer.

 

El Mundo Subterráneo está habitado por una minoría de Anunaki y una mayoría de seres muy elevados que nos están ayudando y que a través de los sueños nos inspiran para que no seamos sometidos por la élite gobernante.

Por este motivo, el control de los sueños es muy importante porque, a través de ellos, se dan las claves de cuanto sucede en otras dimensiones y de lo que va a ocurrir en el futuro. 

Soñar es recordar cuanto vivimos en esas otras dimensiones y tener en cuenta su mensaje nos permite poder liberarnos de nuestros enemigos. 

 

 

LA MUERTE, ESA DESCONOCIDA

La muerte, entendida como destrucción de nuestro vehículo físico pasajero es mucho más hermosa de lo que nos han contado las religiones. En su intento de romper los lazos con nuestros seres queridos que se fueron a otras dimensiones, las religiones nos presentaron la Muerte como algo horrible, pavoroso, abominable. Utilizaron temas como el perdón de los pecados, el crujir de dientes, el juicio final y símbolos como guadañas, esqueletos, plañideras… todo en un ambiente oscuro que embargaba a todo aquel que perdía físicamente a un ser querido en un sentimiento de abatimiento, de depresión, de amargura…

Pero la muerte no es esto, la muerte es mucho más y más bello de lo que nos han contado bajo amenazas y utilizando el miedo para dominarnos. Pero para entender este maravilloso concepto debemos entender que una cosa somos nosotros, los espíritus, y otra son los vehículos físicos que decidimos utilizar para llevar a cabo nuestra encarnación en la Tierra. Elegimos los vehículos que más nos pueden ayudar para este fin. Estos vehículos pueden ser humanos, animales o incluso vegetales o minerales. Existe una gran demanda de cuerpos físicos para ser habitados lo cual significa que existen muchos espíritus que desean nacer en este planeta para llevar a cabo su misión pero que deben esperar el vehículo adecuado.

La realidad es que nacen más personas de las que se van y esto, que supone una amenaza para los dominadores oscuros de este mundo, sin embargo para las Fuerzas del Bien significa todo lo contrario, y por eso en estos últimos tiempos, están encarnando muchos seres espirituales. Porque todos tenemos un plan perfectamente orquestado desde antes de venir a este mundo y contamos con la ayuda de nuestros hermanos cósmicos que, desde que nacemos están con nosotros para ayudarnos y protegernos. 

La muerte, que significa el final del vehículo físico, aunque haya sucedido en circunstancias dramática o antes de lo que consideraríamos normal, es el tránsito hacia otras dimensiones.

Cuando dejamos nuestros cuerpos físicos podemos ver todo cuanto acontece físicamente a nuestro alrededor, pero los demás no nos pueden ver. Aunque esto causa un poco de tristeza sentimos una inmensa paz interior, una sensación de calidez y nos elevamos espiritualmente. Una luz muy intensa nos atrae de una manera que sólo deseamos llegar hasta ella.

Pensamientos fugaces de las experiencias que vivimos, de las personas que conocimos… pasan por nuestra mente. Nadie nos juzga, nosotros mismos nos damos cuenta de aquello que hemos hecho mal y que nos gustaría corregir. Cuando llegamos a la Luz percibimos una sensación de paz absoluta.

Nos sentimos ligeros, poseemos la apariencia física que teníamos cuando estábamos encarnados pero todo es más sutil. Nuestro aspecto físico es saludable, joven y han desaparecido las heridas, las enfermedades… Es más, el ciego ve y el sordo oye y esto es literal. Y a aquella persona que, por ejemplo, le falta algún miembro lo recupera o aquél que no podía caminar se ve caminando.

Se desarrollan en nosotros otros sentidos y también se agudiza nuestra vista. Tenemos una sensación de tranquilidad, seguridad y confianza.

Siempre viene alguien a recibirnos. Puede ser uno o varios con quienes tenemos una sensación de familiaridad. Ellos nos conducen a nuestro verdadero hogar, con nuestra verdadera familia. Vemos a aquellas personas que fueron importantes en nuestras vidas y entendemos que nuestra relación con ellas en la Tierra fue organizada antes de nacer.

La percepción sobre la realidad se agudiza. Podemos comprenderlo todo. Descubrimos nuestras capacidades dormidas y las volvemos a reactivar.

Hay personas que llegan hasta allí y regresan porque aún no era el momento de partir. Esa experiencia supone un antes y un después en su vida porque, tras comprender su trascendencia espiritual, su misión en la vida y su pertenencia a una familia cósmica de Luz, la persona cambia sus valores y prioridades en la vida.

Entiende lo que antes no entendía y, debido a que su vida tiene mucho sentido, la felicidad la acompañará así como el deseo de trabajar por el bien común. Sus pensamientos se tornan positivos emanando una energía de Amor.

Aunque la Muerte es el nacimiento a la verdadera Vida no por ello debemos desear irnos antes de tiempo, por muy dura que nos resulte esta vida, porque evidentemente lo es. Si nos vamos antes de tiempo debemos volver porque nos daremos cuenta de que no completamos nuestra misión, que la dejamos a medias. Es como volver a repetir curso y esto no le gusta a nadie.

Si somos conscientes de esto valoraremos más cada cosa que hagamos por nosotros o por los demás, cada esfuerzo incluso cada lágrima que derramemos.

Y es importante comprender que los seres queridos que se van permanecen con nosotros espiritualmente como guías y protectores para cuidar de nosotros y ayudarnos a evolucionar. Si entendemos esto entenderemos también que no hay que llorar cuando un ser querido se va porque supone su liberación y su felicidad, y debemos alegrarnos de la felicidad de los demás. Y encima también debemos celebrar la suerte de tener a nuestro lado un nuevo ángel de la guarda que cuidará de nosotros el resto de nuestras vidas. 

 

 

 

 

 

LAS PELIGROSAS VACUNAS

Hay un método de eugenesia que utiliza la élite dominante con el objetivo de reducir la población mundial, conocido como vacuna. La palabra vacuna proviene del latín "vacca" porque fue en las vacas donde comenzó a introducirse los virus y las bacterias que luego comenzaron a ponerse dentro del cuerpo de las personas.

Aunque hacía tiempo que la élite había causado pandemias en todo el mundo, fue el inglés Edward Jenner, en 1796, quien insertó en el brazo de un niño de 8 años el fluido compuesto por el material de vacas enfermas, por lo que el niño pronto mostró los síntomas de la infección de la viruela vacuna. Después, en 1882, Louis Pasteur experimentó en vacas inyectándoles ántrax y fue él el que introdujo los términos "vacuna" y "vacunación". 

En los años posteriores a Pasteur se crearon las enfermedades de la rabia, tétanos, difteria, peste, tosferina, tuberculosis, fiebre amarilla, tifus, gripe, poliomelitis, encefalitis, sarampión, paperas, rubeola, varicela, neumonía, meningitis, hepatitis, influenza, papiloma humano, sida o malaria. 

Todas las vacunas son peligrosas porque causan la enfermedad que se supone previenen y afectan al sistema inmunológico que resulta dañado. Y las estadísticas demuestran que las personas que no son vacunadas no contraen la enfermedad relacionada con la vacuna.

Esto es lógico si tenemos en cuenta que para la elaboración de estas mortales vacunas se usan órganos enfermos de animales y algunas han sido elaboradas con tejido fetal abortado, sangre de personas infectadas, anticongelantes, cabello humano o mucosidades de personas enfermas.

También están compuestas de químicos como el mercurio o el aluminio, y la vacuna de la fiebre tifoidea contiene excremento humano. Este peligroso material entra en el torrente sanguíneo humano enfermando y matando, sobre todo a los niños, cuyo sistema inmunológico no es capaz de hacer frente a los muchos contaminantes y tóxicos que contienen estas vacunas.

Hay niños que estaban sanos antes de vacunarse y que enferman o mueren tras ser vacunados, y a los pequeños se les aplica con bastante periodicidad.

Existe relación entre las vacunas y el autismo así como con los problemas mentales porque el virus del sarampión produce una infección en el intestino que ocasiona que éste permita pasar todo tipo de sustancias, sin ser digeridas, desde el intestino al torrente sanguíneo y de ahí al cerebro, atacando al tejido que aisla los nervios del cerebro y alterando, así, la transmisión nerviosa e inflamándose la parte afectada.

O la vacuna para la meningitis, que arrastra bacterias de la nariz o la garganta introduciéndolas en el torrente sanguíneo y llegando al cerebro o a la médula espinal, provocando así la meningitis.

virus extraños, inyectados en el cuerpo, se funden con las células sanas y se multiplican junto a ellas, por lo que el sistema inmunológico no puede identificar estas sustancias extrañas que cambian nuestra estructura genética ocasionando cáncer, esclerosis múltiple, retraso mental, ceguera, asma, epilepsia, muerte súbita infantil, diabetes o problemas hepáticos, cardíacos o renales.

Cada día hay más casos de autismo en recién nacidos y lactantes relacionado con la introducción de estas vacunas y el autismo era prácticamente desconocido hasta 1943, hasta que se identificó la vacuna a base de mercurio y aluminio aplicadas a los bebés. Por este motivo, los niños presentan un alto índice de metales pesados en su organismo. Y el aluminio se relaciona también con el alzheimer. 

Tenemos innumerables ejemplos de esta peligrosidad: así está el caso de los bebés que murieron en Chiapas, Méjico, tras recibir un lote de vacunas contra la hepatitis, o las vacunas del virus del papiloma humano, con aluminio, llamado Gardasil, e inyectado en niñas desde los 9 años, provocando desde una leve reacción local hasta un desenlace fatal ocasionando la muerte.

Son muchos los casos de niñas enfermas por efectos secundarios del Gardasil. Así está también el caso de decenas de niños sirios muertos tras una campaña de vacunación o la misma peste negra que asoló Europa en el siglo XIV provocando cerca de 100 millones de muertos, lo cual indica que se está enfermando a las personas desde hace mucho tiempo.

Los experimentos con animales de laboratorio demuestran que los animales que desarrollan síntomas por daños de las vacunas luego mueren. Las vacunas cambian nuestro código genético ya que introducen en ellas ADN infectado, y ya se están desarrollando una serie de vacunas con biotecnología para incorporarla a distintos alimentos, con el objetivo de vacunar a un gran número de personas. 

Aunque se nos dice que introducen la enfermedad con las vacunas para que los niños desarrollen defensas contra ella, está comprobado que los niños no vacunados son más sanos y menos propensos a desarrollar estas enfermedades. Es decir,  quienes padecen estas enfermedades, previamente han sido vacunados contra ellas, pero generalmente esto no se denuncia.

Aunque los brotes de estas enfermedades se han dado en las poblaciones vacunadas, los médicos se niegan a admitir que sus vacunas son las responsables de las enfermedades y muerte de los niños y alegan que estas enfermedades se deben a factores genéticos o a un virus que anda suelto por ahí.

Se ha comprobado que en los países donde se empieza a vacunar alguna enfermedad en concreto aumenta el caso de los niños enfermos por esa enfermedad, pero muchos médicos, que conocen estos datos, niegan esta realidad por miedo a ser sancionados.

Por este motivo, Pasteur, antes de morir y como última voluntad, pidió que se destruyeran las vacunas porque eran peligrosas.

Pero hay médicos que sí han denunciado públicamente esta práctica delictiva. La médica canadiense Guyslaine Lanctot, autora del Best seller “Medical Mafia” afirmó lo siguiente: Las autoridades médicas son mentirosas. La vacunación ha sido un desastre para el sistema inmune y causa gran número de enfermedades. Estamos ahora cambiando nuestro código genético a través de la vacunación y de aquí a diez años sabremos que el mayor crimen contra la Humanidad fueron las vacunas”.

El objetivo, pues, es la reducción de la población mundial y conseguir fieles esclavos, tal y como confirmó Bertrand Russell, en el siglo XVIII, cuando afirmó lo siguiente: “Las vacunas con mercurio y otros tóxicos provocarán que la población se convierta en zombi sumisa y manejable”. 

En la misma línea está la Fundación Bill y Melinda Gates, fundación que respalda financieramente y apoya públicamente las vacunas con el virus de la polio. Vacunas que causan una nueva ola de parálisis física.

Bill Gates anunció públicamente que las vacunas podrían ayudar a reducir la población mundial en un 15% y que todos los recién nacidos debían ser registrados para una vacunación inmediata con el objetivo de asegurar la meta de que el 90% de la población sea vacunada. Claro, ese diez por ciento restante serán sus hijos y los hijos de la élite dominante que, por supuesto, no van a ser infectados por estas enfermedades.

Según Bill Gates, cito textualmente: “El mundo tiene 6 mil 800 millones de personas y va a llegar a los 9 mil millones. Y si hacemos muy buen trabajo con nuevas vacunas, podremos bajar eso en un 10 o un 15%”. 

Aquí también debemos incluir las vacunas que se aplican cuando viajamos a otros países, las vacunas a los animales, las de la gripe a la población mayor o la de la rubeola en las mujeres embarazadas. Hemos sido adoctrinados para creer que somos malos padres si no ponemos las vacunas a nuestros hijos, pero todo obedece a un plan de eugenesia mundial de la élite dominante y del lobby de la industria farmacéutica, una industria billonaria por lo que hay un billón de razones para que ellos continúen con la vacunas y nosotros tenemos un billón de razones para que nuestros hijos no sean enfermados o asesinados. 

Aunque es todo un desafío oponerse a las autoridades, el calendario oficial de vacunas no es obligatorio sino recomendable. En concreto en España no es obligatorio poner vacunas a nuestros hijos, sin embargo nos presionan para que les vacunemos.

Según la Constitución Española, artículo 15, toda persona tiene derecho a la vida y a la integridad física y moral. Según esto sería lícita si sirvieran para prolongar la vida de las personas pero es ilícita si se prueba que las vacunaciones no sólo no alargan la vida sino que la acortan.

Y según el Tribunal Constitucional, cito textualmente: “no se puede implantar tratamientos sin el consentimiento expreso de la persona, salvo para salvaguardar el interés social y el orden público, y en este caso sólo mediante una orden judicial”.

Parece, pues, ser necesaria una orden judicial para obligar a vacunarse. Sin epidemia no cabe la obligación de someternos a tratamiento alguno y si existiera un peligro inminente de salud pública las medidas a tomar serían siempre temporales. 

Según la Ley General de Sanidad, artículo 10: “Todas las personas tienen el derecho de negarse al tratamiento”. Es decir, no se nos puede obligar a vacunar a nuestros hijos porque científicamente se ha demostrado que la vacuna conlleva el riesgo de contraer la enfermedad contra la que presumiblemente se les intenta proteger. Por lo tanto, la obligación de vacunarse es ilegal y vulnera el derecho de la libertad personal y de la integridad física.

Esta decisión debe ser tomada por los padres, que somos los que tenemos la obligación de velar por la salud de nuestros hijos. Podemos alegar ante los médicos que nuestros hijos son alérgicos a algún componente de la vacuna. 

Pero, como a pesar de todo, hay muchos centros educativos en donde les ponen vacunas sin el conocimiento o consentimiento paternos, nos vemos en la obligación de enviar una carta al director o directora del centro donde nuestros hijos están escolarizados, con un texto similar a este:

“Me dirijo a Ud. Con el fin de hacerle saber que no doy mi consentimiento para que mi hijo o hija sea vacunado. Mi decisión se basa en que las vacunas conllevan el riesgo de desarrollar reacciones adversas, además existen innumerables antecedentes que ratifican mi decisión, efectos secundarios y muerte que las vacunas pueden presentar. Es por ello que, como representante legal de mi hijo-hija, teniendo a mi cargo su cuidado y bienestar, ejerzo en su nombre los derechos reconocidos en la Declaración de Lisboa de la Asociación Médica Mundial, sobre los derechos del paciente, declarando de forma inequívoca que no doy mi consentimiento para que mi hijo o hija sea vacunado. Sé que Ud. tomará las medidas necesarias para respetar mi decisión ya que, de lo contrario, me veré en la obligación de tomar las acciones legales pertinentes”.

Recuerda que el centro te firme una copia de esta carta.

 

 

 

¿GIRA LA TIERRA MÁS DEPRISA?

Últimamente se está escuchando mucho en YouTube que nuestro planeta está girando más deprisa sobre su propio eje y que, por este motivo, el día ya no tiene 24 horas sino 16, razón por la cual estamos percibiendo que el tiempo pasa más deprisa.

Vamos a analizar esta teoría, de dónde sale y cuál es su propósito. El estudio que habla de que la Tierra ha aumentado su velocidad de rotación es conocido como “Resonancia Schumann”, teoría que nació del físico alemán Winfried Otto Schumann, cuyo trabajo se desarrolló en la Universidad Tecnológica de Munich en la década de los 50. Según esta teoría, antes la Tierra giraba sobre su propio eje a 7,8 hertzios pero, en las últimas décadas, este número cambió hasta llegar a los 12 hertzios.

Schumann afirmó que si nuestro planeta llegaba a la frecuencia de 13 hertzios, la Tierra detendría su rotación y, tras 3 días de oscuridad total, comenzaría a girar nuevamente pero en la dirección opuesta a como lo hace ahora, lo que produciría una reversión de los campos magnéticos de los polos, ocasionando catástrofes medioambientales.

Schumann atribuyó este efecto a que, debido a que nuestro planeta se estaba adentrando en la cuarta dimensión, este hecho alteraría los campos magnéticos terrestres, provocando terremotos, maremotos o mayor actividad volcánica.

Ahora vamos a ver la realidad o mentira de esta teoría catastrofista. Estas resonancias de las que habla Schumann hacen referencia a las ondas de radio que se propagan en ciertas frecuencias y que rebotan entre la superficie de la Tierra y la capa alta de la atmósfera terrestre.

La llamada “Resonancia Schumann” mide la aceleración de estas ondas que rebotan y regresan a la superficie asegurando que con ello se puede calcular el movimiento de rotación de la Tierra y hasta predecir las catástrofes medioambientales.

Una noticia, disfrazada de verdad científica, que esconde una trama oculta que vamos a desvelar.

Estas ondas de las que hablaba Schumann, realmente se modulan de forma intencionada mediante la tecnología Haarp, tecnología comenzada por Nikola Tesla y que continuó Schumann. La manipulación de este tipo de ondas, estimuladas a propósito, constituye una de las armas militares más sofisticadas del presente y, a través de ellas, la élite dominante interfiere de forma negativa en la mente y en los cuerpos de todos los seres que habitamos este planeta, para impedirnos evolucionar.

Porque estas ondas, que son generadas a propósito por impulsos electromagnéticos a través de relámpagos o de rayos de alta frecuencia, pueden alcanzar hasta los 50 hertzios. Como la frecuencia natural de nuestros cerebros es de 7,8 hertzios, este aumento de herzios causa desde dolor de cabeza, disminución de la concentración hasta alteraciones en el ritmo cardíaco.

El espacio entre la superficie terrestre y la capa alta de la atmósfera actúa como una cavidad resonante para estas ondas que, en realidad, son provocadas por las antenas Haarp. 

Este sistema de antenas capaces de alterar el campo electromagnético del planeta, también se conoce como el “Arpa del Diablo”, y se alimenta de las redes de transmisión eléctricas en donde se emplea corriente alterna con esa misma frecuencia. Es decir, lo que consideran algunos el mayor descubrimiento del mundo, la electricidad con electrones, en realidad es una trampa que permite que las antenas Haarp se retroalimenten.

Tal es así que todos los aparatos eléctricos nos perturban y alteran, y también es necesario saber que, mucho antes de que nos impusieran esta electricidad con electrones, llamados los “electrones de los dioses”, no necesitábamos tecnología porque nuestras mentes eran potentes ordenadores, y tampoco existía la noche porque vivíamos cerca de nuestra galaxia con dos soles que nos iluminaban. 

Pues bien, enviando a la atmósfera, a propósito, estos haces de partículas electromagnéticas, orientadas y enfocadas, los manipuladores de este mundo ocasionan terremotos y otras calamidades al mismo tiempo que alteran la vida de los seres que habitamos este planeta. Porque genera un efecto microondas que quema, envejece y produce enfermedades, algo que no se puede atribuir al Sol ya que el Sol emite radiaciones ultravioletas beneficiosas, necesarias para la salud.

Es decir, Schumann nos miente en sus planteamientos puesto que el motivo que alega  de por qué la Tierra gira más deprisa y puede causar catástrofes es, en realidad, un arma utilizada por la élite dominante, las antenas Haarp. 

Esto se entiende si sabemos que Schumann era miembro de la Sociedad Thule y de la Sociedad Vril nazi y que formó parte de la Operación Paperclip que organizó la instalación de los nazis en Norteamérica para continuar con su trabajo.

De hecho él fue un empleado militar de la base Wright Patterson de las Fuerzas Aéreas Norteamericanas, y también trabajó con la energía vril en la construcción de platillos voladores.

Su teoría, como no podía ser de otra manera, ha sido validada por la Nasa, quien se suma a la propagación de teorías catastrofistas que, en realidad, están basadas en la propia manipulación de la frecuencia de la Tierra causada por ellos mismos.

La realidad es que la Historia de la Humanidad ha sido una completa sucesión de mentiras, engaños y falsas creencias impuestas por la élite dominante, mediante las cuales se nos ha mantenido intencionadamente en la más absoluta ignorancia. Algo que les viene bien con el objetivo de implantar en nuestras mentes el pesimismo, el miedo que paraliza, lo cual conviene a sus objetivos. 

A lo largo de la historia de la Humanidad la ciencia oficial pasó de decir una cosa a decir justamente la contraria, que si la Tierra era el centro del Universo o que si era el Sol el que era el centro del Universo.

También se nos dijo que la Tierra giraba sobre sí misma en un período de 24 horas, pero esto no es así, lo que se nos ha enseñado en las escuelas no es verídico, no es real. Sencillamente es falso.

Se nos ha adoctrinado para que pensemos que la Tierra gira sobre su propio eje, como Schumann nos pretende hacer creer,  y que éste es el motivo de que haya día y noche. También se nos ha dicho que la velocidad de rotación de nuestro planeta, según la ciencia oficial, es ni más ni menos que de 1.700 kilómetros por hora.

Si esto fuera así, estaríamos viendo el cielo como indica esta foto, con estrellas que giran a una velocidad increíble sobre nuestras cabezas. Y posiblemente estaríamos mareados, muertos, o habríamos salido despedidos.

Curiosamente no percibimos este movimiento, podemos ver el cielo y notar cómo nuestro planeta se desplaza lentamente y cómo las estrellas tardan un tiempo largo en moverse. No lo vemos rotando a la velocidad que nos dicen.

Hay muchas razones para pensar que la Tierra no gira sobre su propio eje y son muchos los científicos que afirman que esto es mentiras, que la Tierra no gira. Y no sólo científicos y astrónomos sino también pilotos de aviones que han demostrado que, si la Tierra girara sobre su propio eje a la velocidad indicada, los aviones tardarían más o menos en llegar de un lugar a otro. 

Voy a poner un ejemplo, un avión que sale de Los Ángeles a Tokio tarda 10 horas, las mismas que dura el viaje inverso, de Tokio a Los Ángeles. Lo cual demuestra que viajando al este o al oeste el vuelo dura exactamente lo mismo. Esto no podría ser así según la teoría de la rotación de la Tierra.

Lo lógico, si la Tierra girara sobre su propio eje, sería que, si un avión viaja en el sentido de la rotación del planeta, en la dirección en la que se dice que la Tierra está girando, tendría que llegar más rápido a su destino que un avión que viaja en contra del sentido de la rotación, porque el mismo giro le habría acercado o distanciado de su destino.

Por este motivo muchos pilotos deducen que la Tierra está inmóvil, que no gira sobre su propio eje. Otro experimento que valdría la pena tener en cuenta es el que realizó el paracaidista Félix Baumgartner quien, en el año 2012 batió el récord al lanzarse en caída libre desde casi 40.000 metros de altura.

Despegó desde Roswell, Nuevo México y aterrizó en el mismo desierto estadounidense desde donde se había lanzado y donde le esperaba su equipo de control.

Si la Tierra estuviera girando sobre su propio eje, el paracaidista, según cálculos matemáticos, habría aterrizado 4.000 kilómetros al oeste de donde realmente aterrizó.

También dicen que la Luna gira sobre sí misma, sin embargo la Luna siempre nos ofrece la misma cara, lo cual demuestra que esto no es así. Entonces, ¿cuál es el motivo de que exista la noche y el día, aspecto que se ha atribuido a la rotación de la Tierra? Que los planetas no se mueven en órbita o círculos alrededor del Sol, tal y como nos han enseñado. Todos se mueven unos en círculos sobre otros, al mismo tiempo que van haciendo una espiral.

Cuando la Tierra se encuentra a un lado del Sol ésta se ilumina por un lado y cuando se encuentra al otro lado, se ilumina la otra parte del planeta.

Todos los planetas se mueven, en círculos unos sobre otros, no rotando sobre su propio eje, sino en un interminable baile que, a su vez, va formando una espiral. 

La espiral es la forma en la que se forman las galaxias, en la que gira el agua en los desagües o incluso está presente en nuestro ADN.

Pensar que nuestro sistema solar es estático es falso, todo está en movimiento, avanzando hacia nuestra galaxia, como demuestra la séptima profecía maya, que data de la época de la Atlántida, y que asegura lo siguiente:

“El momento en el que el sistema solar, en su giro cíclico, salga de la noche para entrar en el amanecer de la galaxia, la luz emitida desde la galaxia sincronizará a todos los seres vivos. La energía transmitida desde el centro de la galaxia activará el código genético, generando una nueva realidad individual, colectiva y universal, una de las transformaciones más grandes ocurridas a nivel planetario. Las conciencias individuales de los seres humanos despertarán a una nueva conciencia en la que todos comprenderán que forman parte de un mismo Ser”. 

Según esta profecía, nos estamos acercamos a la eterna luz y nuestras capacidades innatas se activarán, volviendo nuestras mentes a ser los poderosos ordenadores que eran.

Así que el hecho de percibir que el tiempo pasa más deprisa también está relacionado con nuestra cercanía a la Galaxia. Y nuestra entrada a elevadas dimensiones hará que no necesitemos regirnos por el concepto tiempo, días, horas y semanas, impuesto para mantenernos en la tercera dimensión.

Por lo tanto, no demos crédito a las teorías catastrofistas que lo único que pretenden es sumirnos en el pesimismo. Y tenemos buenas razones para ser optimistas, algo que veremos en los próximos y cercanos años, cuando los ejes terrestres se coloquen lentamente en su lugar correspondiente y cuando el Sol central de la Galaxia, Alción, acabe con la noche en este planeta, permitiéndonos vivir en un constante día.

Esto activará de forma automática nuestros centros de energía y nos permitirá liberarnos de nuestros manipuladores.

LOS PASAJEROS DEL AVIÓN DE MALAYSIA FUERON TELETRANSPORTADOS A MARTE

El vuelo MH370 de la compañía aérea Malaysia Airlines desapareció el día ocho de marzo del 2014 cuando volaba desde Kuala Lumpur, en Malasia, con destino a Pekín.

Con el avión desaparecieron doscientas treinta y nueve personas, y hay testimonios que aseguran haber tenido contacto telefónico con alguno de los desaparecidos, contactos que se produjeron días después del suceso.

También se reportaron llamadas telefónicas que hicieron los familiares de los desaparecidos a  estos, a sus móviles, confirmando que las llamadas entraban aunque después alguien las cortaba.

Pues bien, entre los pasajeros del avión se encontraban veinte ingenieros que trabajaban para una empresa norteamericana, involucrada en la fabricación de microchips, que es el instrumento de control de los Illuminatis que pretenden poner a todas las personas para controlarlas mejor.

También se encontraban cuatro personas de nacionalidad china, que eran, justamente, los titulares de esas patentes.

Lo curioso del tema es que, tras la desaparición del avión, en concreto cuatro días después del suceso, esas patentes pasaron a ser de la familia Rothchild.

Fue Jacob Rothchild quien se quedó con el 100% de la patente (antes una de sus empresas tenía un 20%). A él no le interesaba la muerte sino la desaparición de estas personas, que era lo que legalmente le beneficiaba. 

Cuando hablamos de Rothchild o de Rockefeller, estamos hablando de los Illuminatis jefes, por así decirlo. La familia Rothchild financió el comunismo y el capitalismo. Junto a Rockefeller apoyó a Hitler en su ascenso al poder. Estas dos familias están también detrás de todas las guerras, de los medios de comunicación de masas y de la economía.

Porque ellos crearon la Reserva Federal. Así es como la fortuna de los Rothchild es más de la mitad de los recursos mundiales.

Pues bien, el avión no sólo transportaba a los técnicos en la fabricación e implantación de microchips sino que también llevaba un cargamento entero de estos chips. 

Fue la Marina estadounidense, que es la que controla el transporte de materiales biológicos y atómicos, quien gestionó el cargamento de este avión.

 

 

Si el avión hubiera tenido alguna emergencia habría tenido tiempo para comunicarse con la torre de control y pedir ayuda o informar de lo sucedido. También en el aparato existen unos marcadores que informan a la torre de control en situación de emergencia y que se activan solos. Sin embargo, nadie emitió una señal de socorro.

Los radares dejaron de captar la señal del avión dos horas después de despegar de Kuala Lumpur. in embargo, hasta siete horas después de su desaparición el satélite siguió recibiendo la señal del avión. Es por esto que se dedujo que el avión había cambiado su rumbo, dirigiéndose al Océano Pacífico.

También el satélite detectó subidas a 13.000 metros de altura y bajadas, por encima y por debajo de la altura de un vuelo normal. Esto lo hacía en su intento por eludir los radares.

Curiosamente, la empresa telefónica Chinamobile, que era la única que operaba en esa zona del Pacífico, bloqueó las telecomunicaciones para evitar que los radares encontraran la ubicación del avión.

También se comprobó  que alguien había desconectado los sistemas de envío y recepción de comunicación del avión, y esto no es un interruptor que se aprieta, esto lo tiene que hacer un experto, y esto sólo se puede hacer desde dentro del avión.

¿Quién cambió el rumbo del avión desconectando el sistema de comunicación?

Este avión en concreto es un modelo avanzado tecnológicamente. Es un Boeing 777 y dispone de un motor marca Rolls Royce con un innovador sistema de vuelo por cable. Esto quiere decir que el avión puede ser pilotado desde tierra sin la intervención del piloto, como lo hacen los drones, que son aviones sin pasajeros, teledirigidos.

 

Si lo hubieran desviado de esta manera estaríamos hablando de cibersecuestro.

Sin embargo, la sospecha sobre el piloto es lógica teniendo en cuenta podía estar simplemente siguiendo órdenes de sus superiores. Cuando, tras la desaparición, se le investigó, se confirmó que el piloto disponía de varios simuladores de vuelo, y que uno de ellos figuraba bajo el nombre de Isla de Diego García. Pista importante que vamos a seguir.

Efectivamente, en la Isla de Diego García existe una base norteamericana que cuenta con un gran aeropuerto, helipuerto, establecimientos militares varios y muchos aviones.

Teniendo en cuenta también que las compañías aéreas pertenecen a los Illuminatis, los oscuros dominadores de este mundo, es más fácil entender esta trama.

El avión, según el satélite, pasó por las Islas Maldivas antes de llegar a Diego García, a la base norteamericana del Pacífico.

Allí llegaron los expertos en implantación de microchips y el cargamento de este material, ya que en esta base se encuentra un portal subterráneo de teletransportación a Marte.

Pero, atención, que tengan estos oscuros objetivos no significa que consigan lo que se proponen, porque no es así.

Otro avión de la misma compañía aérea: Malaysia Airlines, en concreto el vuelo MH17, fue abatido por un misil norteamericano cuando sobrevolaba Ucrania. Casi trescientos muertos, entre ellos ochenta niños y más de cien investigadores del Sida que asistían a una Conferencia en Sidney.

Pues bien, este avión fue abatido por un misil cuando sobrevolaba Varsovia (hacía la ruta Amsterdam-Kuala Lumpur).

Casualmente el avión presidencial de Putin pasó por el mismo punto y nivel, treinta minutos después, por lo que podemos deducir que el objetivo era Putin. Y, casualmente, ambos aviones tenían la misma estructura, color y tamaño.

La razón de querer asesinar a Putin es porque éste se ha vuelto muy molesto para la élite dominante. Principalmente porque está haciendo muchos intentos por crear un Banco Mundial, al margen de la Reserva Federal. Va por su cuenta y es un personaje especialmente molesto por sus megalómanas excentricidades.

 

De hecho, el primer ministro británico David Cameron, pidió a Angela Merkel que presionara para conseguir más sanciones contra Putin. El 20 de julio, tras el atentado aéreo, declaró: “Es el momento de hacer que nuestro poder, influencia y recursos cuenten. Sin embargo a veces nos comportamos como si necesitáramos a Rusia más de lo que Rusia nos necesita”.

Esto es una guerra de poder, está claro.

O esta otra declaración, en donde Cameron amenaza a Rusia por haber abatido el avión: “Si Rusia es el principal responsable, podemos emprender más acciones contra ellos”.

Claro, todo esto para justificar acciones militares.

Si en lugar de equivocarse hubieran destruido el avión presidencial de Putin, habrían matado varios pájaros de un tiro.

Eliminar al molesto Putin haciendo creer que fueron los ucranianos quienes lo hicieron, podría ser la justificación que ellos necesitan para iniciar la Tercera Guerra Mundial.

La realidad es que la economía estadounidense está empezando a derrumbarse y el dólar está a punto de colapsar. China, Rusia y muchos otros países están dejando de utilizar los dólares en el comercio mundial.

Por lo tanto, podemos hablar de un intento fallido de utilizar un incidente prefabricado para iniciar una guerra en Ucrania que se extienda al mundo entero.

Excusas, como siempre, como hicieron en Japón en Pearl Harbour y como hicieron con el derribo de las Torres Gemelas para justificar la guerra en Irak.

Hay que recordar que la Primera Guerra Mundial se justificó por el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria en 1914. .

El caso es que se equivocaron, cometieron un tremendo error. Últimamente todo lo que intentan se les vuelve en contra.

Y aunque pretenden condicionar a las masas para que acepten un evento militar inminente, al día de hoy ningún ejército está listo para cumplir con estas órdenes.

Las fuerzas armadas de Rusia, China, Estados Unidos y otros países, ya han llegado a un acuerdo para no iniciar otra Guerra Mundial.

Y no tardaremos en ver cómo asesinos en serie como Bush junior o Netanyahu, así como otros importantes conspiradores, son arrestados. De hecho a estos criminales ya se les ha prohibido viajar a más de 180 países, y pronto también se les prohibirá viajar fuera de las celdas de sus respectivas cárceles.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© www.positivaenergia.com